<
>

Kyle Allen y Daniel Jones, los mejores de la Semana 3

play
Daniel Jones demostró ser el quarteback del presente para los Giants (0:57)

Javier Trejo destaca el liderazgo de Jones mostrado en el duelo ante Tampa Bay. (0:57)

En una jornada con varios rostros nuevos en el puesto de quarterback titular, sustituyendo a pasadores más que conocidos, dos de estos brazos nuevos se quedaron con los honores de la Semana 3 como los mejores jugadores individuales de la NFL:


KYLE ALLEN, QB, CAROLINA PANTHERS

Para algunos, no existe mayor temor que tener que iniciar un partido con el segundo quarterback. Para Carolina, fue lo mejor que les pudo haber pasado, en la Semana 3. Sustituyendo a un físicamente disminuido Cam Newton, quien acusa una lesión en el pie desde la pretemporada, Allen sumó su segunda victoria en igual número de salidas de inicio como jugador de NFL. La primera ocurrió en la jornada final de la temporada pasada, cuando inició un partido que eventualmente ganó Carolina por 33-14 a los New Orleans Saints, debiendo salir de dicho encuentro por lesión. Esta vez, fue mucho mejor. Allen completó 19 de 26 pases para 261 yardas y cuatro touchdowns sin intercepciones, luciendo francamente cómodo en el timón de Carolina. Su mejor socio de la tarde fue Greg Olsen, hablando del juego aéreo, conectando con el ala cerrada en seis ocasiones para 75 yardas y dos touchdowns. La pregunta ahora: ¿la actuación de Allen la dará tranquilidad a Newton para terminar de rehabilitar bien su pie, o lo hará desesperarse por regresar más pronto al campo de juego, para recuperar su puesto titular?


DANIEL JONES, QB, NEW YORK GIANTS

Eventualmente, tenía que suceder. Ninguna franquicia recluta a un quarterback tan alto en el draft como los Giants con Jones --sexto global-- sin la idea de alinearlo más pronto que tarde. Dos partidos fueron suficientes para que los Giants se dieran por vencidos con Eli Manning, a pesar de que los problemas del equipo en términos generales van más allá de la posición, y darle las riendas a Jones. Yo me incluyo entre los que criticaron el movimiento porque, siendo sincero, ¿cómo puede un jugador arreglar tantos problemas diferentes, a ambos lados del balón? No hay que dejarnos llevar por el resultado: los Giants todavía tienen un montón de carencias. No es casualidad que llegaron a estar en desventaja de 18 puntos ante otro equipo tan disfuncional como los Tampa Bay Buccaneers. Sin embargo, Jones cumplió con creces en lo individual, completando 23 de 36 envíos para 336 yardas y dos touchdowns, además de correr el balón en cuatro oportunidades para 28 yardas, y otros dos touchdowns. Por si fuera poco, la mayor parte de su trabajo positivo llegó sin Saquon Barkley sobre el campo, luego de que abandonara el partido con lesión de tobillo. El primer paso para Jones está dado, y tiene que ver con la confianza del resto de sus compañeros en él. Ahora, también debe encontrar el modo de elevar el juego de quienes le rodean, algo que suena más fácil de lo que es. Curiosamente, como Allen, Jones también consiguió su brillante triunfo fuera de casa.


MENCIONES HONORÍFICAS

Keenan Allen, WR, Los Angeles Chargers. Es imposible ignorar el esfuerzo de Allen, con todo y que los Chargers terminaron derrotados por 27-20 a manos de los Texans. Una actuación de 13 recepciones para 183 yardas y dos touchdowns, que incluyó varias atrapadas cruciales para mantener vivas las esperanzas del equipo angelino en la recta final, colocan a Allen

Ezekiel Elliott y Tony Pollard, RBs, Dallas Cowboys. Los Cowboys estaban obligados a ganar convincentemente ante los Dolphins, y eso hicieron, a base del juego terrestre, aunque es verdad que tardaron un poco para entrar en calor. Elliott se despachó con 125 yardas en 19 acarreos, y dos atrapadas para 14 yardas, mientras que Pollard le sumó 103 yardas y un touchdown en 13 acarreos, y 25 yardas en tres recepciones, en la victoria por 31-6 de Dallas.

Mike Evans, WR, Tampa Bay Buccaneers. El denominador común de la jornada fue que los mejores desempeños para receptores llegaron por parte de jugadores en equipos que salieron derrotados. Evans, como Allen arriba, fue parte de la tendencia. El enorme receptor abierto de los Bucs lideró a la liga con 190 yardas y tres atrapadas de touchdown en apenas ocho recepciones, incluyendo una que dejó a Tampa Bay a tiro de piedra para ganar el partido con gol de campo en los momentos finales. La patada fue mala, y los Bucs se quedaron con las manos vacías, por marcador de 32-31, pero, nuevamente, hay que reconocer que Evans tenía a su equipo en posición de ganar.

Mark Ingram II, RB, Baltimore Ravens. No creo que exista duda de que la defensiva de los Chiefs ha mostrado mejoría en lo poco que hemos visto del 2019 con respecto al año pasado, pero los pupilos de Steve Spagnuolo todavía tienen largo camino por delante si han de aspirar a ser una unidad de élite. Eso quedó de manifiesto esta tarde cuando le concedieron 103 yardas y tres touchdowns en 16 acarreos a Ingram, además de permitirle atrapar cuatro pases para 32 yardas adicionales. Baltimore nunca estuvo realmente fuera del partido, y quizás con un mejor desempeño defensivo de KC, ese no tenía que haber sido el caso.

Patrick Mahomes, QB, Kansas City Chiefs. Todo mundo quería ver el duelo de jóvenes pasadores en Kansas City, y la realidad es que no decepcionaron. Mahomes jugó particularmente fino, completando 27 de 37 intentos para 374 yardas con tres touchdowns, sin intercepciones, y alcanzado un par de hitos importantes en su todavía joven carrera. Es de resaltar cómo Mahomes y el sistema ofensivo de Andy Reid ha logrado involucrar a tantos personajes distintos en el ataque, ante la ausencia por lesión de Tyreek Hill.

Christian McCaffrey, RB, Panthers. Si Olsen fue el mejor socio de Allen en el día, nadie fue un mejor protector que McCaffrey, quien pudo quitarle la presión a su quarterback con una salida sólida de 153 yardas terrestres en 24 acarreos, incluyendo uno de touchdowns, y tres recepciones para 35 yardas. Hace tiempo ya que el corredor de los Panthers es el arma más importante del equipo, sin importar quién juegue como quarterback.

Deshaun Watson, QB, Houston Texans. Fue un partido de mitades diametralmente opuestas para los Texans, quienes mostraron su mejor nivel hasta el segundo tiempo. Watson fue espectacular, completando 25 de 34 intentos de pase para 351 yardas y tres touchdowns, dos de ellos para Jordan Akins, y se vio bien respaldado por una defensiva que consiguió ponerle los frenos a los Bolts en la serie final, para preservar una victoria apretada.

Russell Wilson, QB, Seattle Seahawks. Lástima que Russell Wilson no recibió más ayuda de parte de sus compañeros, porque este domingo le tocó hacer de todo al quarterback de los Seahawks. Completó 32 de 50 pases para 406 yardas --la mayor cantidad en la jornada-- y dos pases de touchdown, y a eso le agregó siete acarreos para 51 yardas y otros dos touchdowns. Con todo y eso, Seattle tropezó por 33-27 ante los Saints, perdiendo la etiqueta de invicto en el proceso.