<
>

Buccaneers reafirman compromiso por ganarlo todo con suma de Rob Gronkowski a Tom Brady

play
¡Es hora del regreso! Brady "llama" de vuelta a Gronkowski (0:15)

Así dió la bienvenida el ahora QB de los Buccaneers a Rob Gronkowski. (0:15)

TAMPA -- Primero firmaron a Tom Brady en la agencia libre. Ahora han canjeado por Rob Gronkowski. En un lapso de sólo dos meses, los Tampa Bay Buccaneers han pasado de la irrelevancia nacional a una potencial potencia, con una posibilidad real de no sólo llegar a la postemporada por primera vez desde 2007, sino de ganar el Super Bowl en su propia ciudad. Ningún equipo de la NFL ha hecho eso.

Brady y Gronkowski pueden convertirse en el tercer dúo de Salón de la Fama en conectar pases de touchdown con múltiples franquicias, según una investigación de Elias Sports Bureau. Se unirían a Y.A. Tittle y Hugh McElhenny de los 49ers y Giants, y Ken Stabler y Dave Casper de los Raiders y Oilers.

Gronkowski se suma a la riqueza de receptores que Brady tendrá a su disposición en Tampa. El receptor abierto Mike Evans es el cuarto en yardas por recepción en la NFL en las últimas dos temporadas (2.681), y su compañero Chris Godwin fue tercero en yardas por recepción (1,333) en 2019. Gronkowski lideró a todas las alas cerradas en yardas por recepción en 2017 (1,084) con Brady en New England. Gronkowski tuvo un año "bajo" en 2018, registrando 682 yardas por recepción en 13 partidos con los Patriots, pero eso habría sido la mayor cantidad en una temporada por un ala cerrada de los Bucs desde Kellen Winslow Jr. (763) en 2011.

Agregar a Gronkowski es una indicación clara de que el entrenador Bruce Arians está más que dispuesto a colaborar con Brady, ya que la ofensiva de Arians no es conocida por el uso significativo de alas cerradas, con 74 objetivos para alas cerradas en 2019 --N° 15 en la liga-- mientras que Brady lanzó a la posición extensamente en New England.

"Creo que algo que nos unió a ambos es que siempre he colaborado con mis quarterbacks, ya sea armando un libro de jugadas junto con Ben [Roethlisberger] o empezando con Andrew [Luck] desde cero", dijo Arians el mes pasado. "Se trata de descubrir los gustos y aversiones de un mariscal de campo".

En este caso, era un ala cerrada de 6 pies con 6 pulgadas desarrollándose en la WWE. A Gronkowski todavía le quedaba un año en su contrato con los New England Patriots después de retirarse tras la temporada 2018. Los Bucs ahora pagarán la cuenta con su precio de 10 millones de dólares. Tendrán que mover algo de dinero, ya que sólo tienen 13.5 millones en espacio del tope salarial y todavía tienen que pagar sus selecciones de draft, pero es viable, ya que se bifurcaba sobre una selección de cuarta ronda a cambio de una séptima.

En Las Vegas el 3 de febrero, los Bucs abrieron en 50-1 para ganar el campeonato, antes de fichar a Brady. Ese número cayó a 22-1 (noveno mejor) el 17 de marzo, y a 14-1 (empatado en quinto lugar) el 21 de abril, después de que el intercambio de Gronkowski fue finalizado. Los Bucs están ciertamente tratando de maximizar sus posibilidades en 2020. Pero todavía hay muchas preguntas más allá de esta temporada, con respuestas que las matemáticas simples no pueden responder. ¿Cuánto tiempo tiene intención Gronkowski de seguir jugando, después de haber sido sometido a más de una docena de cirugías en su carrera de nueve años? Ha hablado abiertamente sobre el dolor debilitante que soportó para seguir actuando a un alto nivel, y que la noche en que ganaron un Super Bowl, estaba llorando por él.

"Realmente necesitaba un descanso, física y mentalmente", dijo el agente Drew Rosenhaus en SportsCenter el martes. "Luchó duro --el año en que ganaron el Super Bowl, jugó lesionado prácticamente toda la temporada [2018]-- nunca fue realmente él mismo. Es un jugador de equipo. Su tiempo libre lo revitalizó físicamente. Me dice que se siente fantástico, lo mejor que se ha sentido jamás".

¿Sin embargo, qué pasa si Gronkowski juega sólo un año, y aún así los Bucs se separan de O.J. Howard, decimonovena selección general del draft en 2017? ¿Arians se ha dado por vencido con él por completo? No se ha hecho ningún movimiento en plantilla, pero es difícil imaginar mantenerlo a él, Gronkowski y Cam Brate, a quien reestructuraron contrato a principios de esta temporada baja. No cuando esos recursos podrían utilizarse en otro lugar.

Aunque el gerente general Jason Licht dijo en el Combinado de la NFL, "Tenemos planes para que O.J. esté en nuestra ofensiva este año", los Bucs han escuchado y continuarán escuchando ofertas".

Una fuente le dijo a ESPN que los Bucs estaban en conversaciones para canjear a Howard hace dos meses a los Washington Redskins a cambio de tackle ofensivo Trent Williams, pero las conversaciones fracasaron. Los Bucs tienen hasta el 5 de mayo para determinar si van a tomar la opción de quinto año en el contrato de Howard para 2021.

¿Cómo afecta este movimiento, junto con el fichaje de Brady, al equipo actual de los Bucs? Muchos argumentarían que el año pasado, los Bucs no estaban a uno o dos jugadores de distancia de ser contendientes, o en posición de hacer movimientos tan audaces. Tuvieron una secundaria joven, con dos de sus tres cornerbacks comenzando como novatos en Sean Murphy-Bunting y Jamel Dean, y su tercer titular, Carlton Davis, en su segundo año. Hasta la Semana 10 de la temporada pasada, habían cedido la tercer mayor cantidad de touchdowns por pase en la liga (19).

En las últimas ocho semanas de la temporada, ese grupo mejoró para terminar en empate por decimocuarto con 11 touchdowns de pase permitidos, pero aun así terminaron con 1,974 yardas por pase en ese lapso, la mayor cantidad en la liga. El grupo ahora tiene que crecer mucho más rápido, ya que estos movimientos cambiaron drásticamente la ventana de los Bucs para contender; la secundaria va a sentir el peso de eso.

Los Bucs tienen sólo una ventana de dos años con Brady, de 43 años, quien ha indicado que le gustaría jugar hasta los 45. Pero también tienen una pequeña ventana con Arians, que salió del retiro para entrenar a los Bucs en 2019. Está bajo contrato por cuatro temporadas más, pero muchos, cerca del entrenador de 67 años, sienten que podría entrenar sólo dos temporadas más antes de pasar la antorcha. ¿Cómo será la organización entonces?

Los Bucs ya han demostrado en el pasado que no tienen miedo de sacrificarse a corto plazo. Bajo el ex entrenador Jon Gruden, tuvieron un carrusel de quarterbacks veteranos en acuerdos a corto plazo: Brad Johnson, Jeff Garcia y Brian Griese. También firmaron a receptores abiertos envejecidos como Charlie Garner y David Boston porque habían entregado selecciones de draft para conseguir a Gruden y no tenían espacio en el tope. Pagaron caro, yendo 103-161 desde que ganaron el Super Bowl en el 2002, para colocarse N° 29 en la NFL, con cero continuidad organizacional. Tuvieron que pulsar el botón de reinicio varias veces, resultando en tres gerentes generales, cinco entrenadores e innumerables cambios en el roster desde entonces.

La buena noticia es que los Bucs no tuvieron que hipotecar el futuro para conseguir a Gronkowski o Brady. También tienen una situación mucho más saludable en la cuestión salarial. Y con Brady y Arians uniendo fuerzas, están más cerca de lo que jamás habrían estado.

Cuando los Bucs anunciaron el movimiento, Licht habló brillantemente no sólo del nivel de juego de Gronkowski, sino de su pasión. Puede ser otro cambiador de cultura, un área que han estado tratando de abordar y han hecho avances significativos.

"Lo que realmente lo hace especial", dijo Licht, "es el hecho de que es un ganador probado que trae esa mentalidad de campeonato y ética de trabajo".

Los Bucs ahora van a tener que acostumbrarse a jugar bajo el microscopio y las expectativas que trae, algo que no manejaron muy bien bajo el anterior entrenador Dirk Koetter. Salieron con 9-7 en 2016 y fueron considerados como contendientes a los playoffs la temporada siguiente en "Hard Knocks" de HBO, pero terminaron 5-11 los siguientes dos años y se deslizaron de nuevo a la irrelevancia.

En ese momento, los jugadores reconocieron que se desempeñaron mejor lejos de los reflectores, que más bien eran un tipo de equipo "bajo el radar". Adelanta a 2020, con un entrenador en jefe diferente y dos superestrellas de buena fe uniéndose al equipo; no se pueden escabullir ahora. Pero esta vez, estarán mejor equipados para manejarlo.