<
>

Davidovich, la promesa del tenis español que destaca en el US Open

play
Davidovich festejó ante Norrie en el US Open (1:13)

El español avanzó a la cuarta ronda del Grand Slam luego de vencer al británico por 7-6 (2), 4-6, 6-2 y 6-1. (1:13)

Alejandro Davidovich Fokina (99° del ranking mundial) es uno de los tantos juniors que están comenzando a mostrar su potencial en el circuito.

Nacido hace 21 años en La Cala del Moral, Málaga, es hijo de Eduardo (un ruso-sueco que llegó a ser un boxeador profesional) y Tatiana (rusa). Es una de las grandes promesas del tenis español y el más jóven de esa nacionalidad en el Top 100.

Su pasión por el tenis comenzó desde muy pequeño. "Me dijeron que agarré mi primer raqueta a los dos o dos años y medio. A partir de allí no la solté hasta ahora" le confesó en una entrevista al Diario AS en 2017.

Si bien durante sus primeros años su ídolo fue Roger Federer, a medida que fue creciendo se inclinó hacía Novak Djokovic. "La verdad es que me reflejo más en él. Tanto en juego como un poco mentalmente, pero allí ya voy cambiando un poco mi actitud para considerarme yo mismo" explicó el malagueño.

Su gran aparición se dio a mediados de 2017, cuando se convirtió en el primer español en ganar Wimbledon junior en los últimos 50 años (el anterior había sido Manuel Orantes). Ganar aquél título fue un shock para él, ya que nunca se imaginó dicho logro. "Estoy feliz por ser el segundo español que gana en Wimbledon" confesó post triunfo en el All England ante el argentino Axel Geller.

Pese a aquel triunfo, Davidovich no apuró sus tiempos. Disputó 26 Challengers hasta su debut en cuadro principal de un torneo ATP. Fue en Marrakech ante Philipp Kohlschreiber con una ajustada derrota de 7-6 (4) y 7-5. "Entrenamos por la mañana, por la tarde… son muchas horas pensando en el tenis. Ahora mismo solo estoy pensando en mejorar cada día, ojalá me queden muchos años de carrera”, le confesó al diario El Español.

Pese a que tenía la ilusión de disputar la mayoria de los torneos ATP del 2020, la pandemia le jugó en contra. Solo pudo jugar en el cuadro principal de Auckland, el Abierto de Australia, Río de Janeiro, Santiago de Chile y el Masters de Cincinnati. "Ahora puedo enfrentarme a cualquier jugador que esté al otro lado de la red" contó con confianza a medios españoles. Además, cuando comezó el parate del tenis, tuvo posibilidad de entrenar con ídolo Novak Djokovic. "Entrené bastantes veces en dos semanas, justo después del confinamiento. A nivel mental es una bestia. Se aprende mucho, ya que estás dos horas entrenando a tope y pegando cada pelota donde tiene que ser”, definió el español sobre el serbio al sitio oficial de la ATP.

Además contó en donde hizo hincapié durante su preparación en la cuarentena. "Hemos hecho mucho físico, pero también trabajamos en lo mental. Estoy muy contento y bastante satisfecho del trabajo durante la cuarentena, y también después".

En cuanto a sus características él se define como "un jugador muy agresivo, aunque ahora intento ser más constante y no tan acelerado como antes, no tan ansioso".

En octubre de 2019 ingresó por primera vez en su carrera al Top 100 del ranking mundial pero la escalada de posiciones no es su motivación principal. "Llegar al Top 100 fue un gran paso. Veo grandes cosas en mi futuro, pero no estoy pensando en subir posiciones en la clasificación, estoy pensando en ser mejor. He ido consolidando mi juego en los Challenger y eso me ha llevado hacia arriba. Gané ritmo en este tipo de torneos para acabar probando en el circuito ATP", destacó.

Pablo Carreño Busta (27°) lo definió de esta manera luego de que venciera a Cameron Norrie en el US Open: "Estoy seguro de que llegará muchas veces más hasta la tercera ronda de un Grand Slam, todavía es joven, tiene mucho camino por delante, muchas cosas que aprender y mejorar. Ojalá que le sigamos viendo muchos más años por aquí”.