<
>

15 imágenes simbólicas de Kobe Bryant, captadas por el fotógrafo que lo vio todo

play
Volcada en reversa de LeBron recuerda al Kobe de 19 años atrás (0:21)

En la misma arena, en el mismo aro, todo muy similar. La jugada de LeBron James contra los Rockets refleja una acción similar de la leyenda, Kobe Bryant. (0:21)

Si existe una foto memorable en la historia de la NBA (como bien puede ser la volcada flotadora en reversa lograda por LeBron James el pasado 6 de febrero), hay buenas probabilidades de que haya sido captada por el legendario fotógrafo de la NBA Andrew Bernstein, quien actualmente cumple su temporada número 38 como fotógrafo oficial del equipo Los Angeles Lakers.

Durante las cuatro décadas en las cuales ha capturado instantáneas del deporte de los gigantes, Bernstein ha sido creador y desempeñado el cargo de director senior de NBA Photos, ha laborado en las últimas 37 ediciones de las Finales de la NBA y en 2018, se hizo acreedor del premio Curt Gowdy, otorgado por el Salón de la Fama del Básquetbol a miembros ejemplares de los medios de comunicación encargados de dar cobertura a este deporte.

A pesar de la ilustre carrera de este fotógrafo, no fue sino Kobe Bryant a quien Bernstein captó con mayor frecuencia, logrando así una voluminosa colección de imágenes simbólicas, entre las cuales elegimos algunas para ofrecerles este recorrido en instantáneas a través de la imborrable carrera de 20 años de actividad del jugador, siempre vistiendo la camiseta de los Lakers.


Kobe, los inicios

1996: Siendo un jovencito de 18 años, durante el día de atención de los Lakers con los medios de comunicación, Kobe Bryant se acercó a estrechar la mano de Bernstein. Si bien Bryant aún no había disputado su primer partido, le comentó que sabía todo con respecto al fotógrafo oficial de la NBA. Bernstein se mostró sorprendido: él no necesariamente se trata de una figura conocida y ambos jamás se habían conocido. Pero los posters de la NBA con imágenes captadas por Bernstein, según le dijo Bryant, se encontraban adheridos por toda su habitación de niñez. "¿Quién lee los créditos fotográficos de los afiches?", pensaba Bernstein. La respuesta: Kobe Bean Bryant.

Kobe y los grandes

1998: Antes de cumplir 20 años, Bryant participó en su primer Juego de Estrellas, cuando se produjo este momento, durante el cual cinco futuros miembros del Salón de la Fama (Michael Jordan, Karl Malone, Gary Payton, Dikembe Mutombo y Shaquille O’Neal) fueron testigos de esta volcada de Bryant. Bernstein preparó especialmente para la ocasión una serie de cámaras remotas, incluyendo ésta, ubicada justo detrás del tablero, la cual recogía la acción desde detrás del cristal. "Literalmente, está ascendiendo por encima de los demás", afirma Bernstein. "Esta fotografía lo resume todo".

Kobe y Shaq

2000: Esta foto, tomada con una cámara ubicada justo sobre el tabloncillo, antes de que la NBA prohibiera dicha práctica, nos ilustra como funcionaba la combinación entre Kobe y Shaq: un hombre llamaba la atención y así causar que su compañero se hiciera prácticamente imposible de marcar. "Esta es una foto que capta el verdadero significado del trabajo en equipo", afirma en la actualidad un melancólico Bernstein, con respecto a la dupla que se unió para alcanzar tres títulos antes que su dinámica, famosa por su volatilidad, se hiciera inmanejable.

Kobe y Michael Jordan

2003: "Yo no iba a desperdiciar un momento con Michael". Bernstein recuerda haber escuchado decir esa frase a un Bryant sin reservas, cuando se le preguntó con respecto a esta foto varios años después. El juego de Bryant, obviamente, ha sido comparado durante largo tiempo con el de Jordan, tanto en su estilo como en su actitud implacable. Y así era precisamente como Bryant lo quería. De hecho, Bryant lo deseaba con tanta ansiedad, que éste utilizó el último Juego de Estrellas disputado por Jordan, entre todos los sitios probables, para meterse en la psique deportiva de MJ. El dueto compartiría la cancha en apenas una oportunidad más antes del retiro definitivo de Jordan, a finales de la campaña 2002-03.

Kobe supera a Yao

2003: Bernstein, sentado a un lado de la cancha, captó esta instantánea mediante una cámara remota ubicada en una plataforma de equipos de televisión que se encontraba detrás de él. (Nótese el codo de Bernstein alzado en la propia foto). Y si bien es cierto que la imagen muestra a Bryant, de 6 pies, 6 pulgadas de estatura por encima de la figura de los Rockets Yao Ming, quien lo supera en estatura por un pie, Bernstein debió persuadir a Bryant para incluirla en un libro autoría de ambos, que fue publicado en 2008. "Kobe pensaba que las volcadas eran como la guinda del pastel", expresa Bernstein. "Él pensaba más en el pastel".

Kobe y Phil

2009: Luego de que los Lakers se hicieran con el campeonato de la temporada 2008-09, Bernstein capturó un momento entre Bryant y el entrenador Phil Jackson, con quien la estrella de los Lakers sostuvo una relación llena de altibajos. Bernstein esperó hasta que ambos terminaran de abrazarse para así captar los gestos de agotamiento y reivindicación de Bryant. Es la única de las fotos tomadas por Bernstein que se mantiene exhibida en su hogar. ¿Por qué? Cuando sus hijos adolescentes comienzan a discutir, el fotógrafo los hace ubicarse frente a esta instantánea. "Miren, estos dos hombres se llevan bien", les dijo. "Esto se llama respeto. Ustedes también lo pueden hacer".

Kobe, sobre hielo

2010: Bryant, quien cumpliría 32 años durante el transcurso de esa temporada, se sentó frente a su vestidor en el Madison Square Garden, preparándose para el segundo partido de dos jornadas consecutivas; un ritual de acondicionamiento que él prefería hacer en soledad. En el Staples Center, el equipo Los Angeles Kings de la NHL le permitían utilizar su sala de entrenamientos cuando estaba vacía. Durante las giras, Bryant aprovechaba un armario o un pasillo de duchas sin utilizar. En el Madison Square Garden, donde no había recovecos para refugiarse, Bernstein se sintió preocupado de que un clic del obturador de su cámara pudiera perturbar a un Black Mamba en plena meditación. Bernstein le confesó a Bryant sus reservas, años después. ¿Cuál fue la respuesta de Kobe? "Ni siquiera sabía que te encontrabas dentro del salón".

Kobe, trabajando

2010: Bernstein, quien acompañó al equipo durante la totalidad de la campaña 2009-10 para recopilar imágenes en preparación de un libro con Phil Jackson como coautor, en una ocasión se encontraba dentro de la oficina de la propietaria del equipo Jeanie Buss esperando a Jackson, quien tenía pautada una entrevista con NBA Entertainment. Bernstein, como parte de su trabajo, se hizo a un lado para captar lo que sería la foto fija de la producción. Mientras el equipo comenzaba sus preparativos, el fotógrafo se dio cuenta de que Bryant jugaba una partida improvisada de "uno contra uno" con el asistente al entrenador Craig Hodges, sobre la cancha de prácticas ubicada debajo de ellos. Ocurrió hora y media después de la práctica y Bryant (quien estuvo fuera de acción durante los cinco encuentros anteriores debido a una lesión) se sentía ansioso por regresar a la cancha.

Kobe, en siluetas

2010: Con el fin de recrear la característica silueta de Bryant, Berstein apagó siete de las ocho instalaciones de luces estroboscópicas ubicadas en la pizarra del Staples Center (la cual, en aquel entonces, no tenía vallas publicitarias por debajo). "La preparación, pensar en algo, resolver un problema a través de la fotografía y ver los resultados", afirma Bernstein. "Todo resulta sumamente gratificante cuando logra compaginarse de esta manera".

Kobe, en reposo

2012: Según comenta Bernstein, quien fue testigo de primer orden durante dos décadas, la súper estrella de los Lakers era especialmente hábil a la hora de despegarse mentalmente de situaciones caóticas. Las luces ubicadas alrededor de la pizarra indican que el partido estaba a punto de comenzar, pero también nos refieren a un tema superior: Bryant, con las gotas de sudor ya corriendo sobre su frente, podía concentrarse y desprenderse de todo, incluso cuando era la hora de involucrarse al máximo. "Probablemente, sus pulsaciones se encontraban a la mitad de lo que eran las mías en ese momento", afirma Bernstein hoy en día.

Kobe y LeBron

2012: En el último partido de exhibición antes de iniciarse los Juegos Olímpicos de Londres, la selección de Estados Unidos se enfrentó en Barcelona al quinteto de España. Según afirma Bernstein, en todos los años de su labor con la NBA, jamás había visto a un jugador atarse sus zapatillas por cuenta propia. Usualmente, los recoge balones lo hacen por ellos. Aquí podemos ver a los dos mejores jugadores de la NBA hacer justamente eso.

Kobe, mero mortal

2013: Bryant estaba sentado sobre el tabloncillo después de haber sido objeto de una falta cometida por Harrison Barnes, de los Golden State Warriors. Poco después, se enteró de que la fractura sufrida en su tendón de Aquiles. "Fue la única vez en la cual pude ver temor en su mirada", expresa Bernstein. No obstante, Bryant convirtió los dos tiros libres. Poco después, salió del vestuario usando muletas y eventualmente, fue trasladado en un carrito hasta las afueras de la arena. Según comenta Bernstein, quien permaneció para captar la escena, fue allí cuando Bryant escondió sus preocupaciones. Su esposa e hijas habían llegado a saludarle.

Kobe, el papá

2013: Gianna, segunda hija de Bryant, se sentó sobre los hombros de su padre durante una práctica previa al Juego de Estrellas abierta al público. "A él le encantaba ser padre", comenta Bernstein. "Mientras salían de la arena, terminaba el ‘Mamba Time’ y comenzaba el momento de ser ‘papito’. Era algo realmente hermoso".

Kobe, el campeón

2014: Durante un evento comunitario para niños, celebrado en el complejo de prácticas de los Lakers, Bryant se encontraba en un salón, rodeado por cinco trofeos de campeonato. Bernstein miró los trofeos y Bryant, el cinco veces campeón, veía a Bernstein. Simultáneamente, se encendieron los bombillos en las mentes de ambos.

Kobe, el final

2016: Bryant anotó 60 puntos producto de 50 disparos en su último partido en la NBA, para abandonar la cancha por última vez como jugador activo. ¿Cómo pudo Bernstein conseguir esta imagen, justo en medio del tabloncillo? "Hay que hacerse muy buen amigo de los chicos de seguridad", expresa.