<
>

Vistazo al paro de la NBA por coronavirus: Cómo unas pocas horas tensas lo cambiaron todo

play
Sebastián Martínez: 'En un mes, jugar a puerta cerrada en la NBA sería una medida irresponsable' (2:50)

'Sin embargo, la liga necesita terminar la temporada y hará todo lo posible'. (2:50)

MIÉRCOLES POR LA TARDE, hubo un breve momento en que las personas en la NBA sintieron que tenían un plan.

Enfrentando preocupaciones por el brote de coronavirus, los Golden State Warriors anunciaron que recibirían a los Brooklyn Nets el jueves sin fanáticos en el Chase Center en San Francisco. Luego, a las 3:30 p.m. ET, los dueños de la liga se reunieron por conferencia telefónica y se fueron con la expectativa de que el comisionado de la NBA, Adam Silver, pronto declararía que todos los juegos continuarían sin fanáticos.

Habría algunos intentos por lograr una sensación de normalidad. Los jugadores de los Warriors, por ejemplo, sintieron que era importante tener música en la arena vacía para mantener un poco de ambiente, después de una mala experiencia en un juego libre de música y sonido contra los New York Knicks en 2017.

Pero nada sobre esta situación era normal, y el consenso no fue fácil de alcanzar.

Jugar partidos de NBA sin fanáticos fue una idea asombrosa con amplias consecuencias en todo el mundo del deporte, donde otras ligas luchaban con las mismas preguntas. Ningún fanático significaba que no habría ingresos por puertas o concesiones. En última instancia, eso le costaría a los equipos decenas de millones de dólares y le llegaría a los jugadores a través de la pérdida de ingresos relacionados con el baloncesto, así como a los empleados del equipo y los trabajadores de la arena. Pero la situación llegó a un punto en el que los funcionarios de salud pública recomendaban que se cancelaran todos los eventos importantes para frenar la propagación del virus.

Un puñado de propietarios de la NBA, incluido Joe Lacob de los Warriors, había presionado para un aplazamiento temporal de los juegos. El dueño del Oklahoma City Thunder, Clay Bennett, dijo a sus compañeros que sería una tontería creer que no había jugadores ni personal sin el coronavirus, y el propietario de los Houston Rockets, Tillman Fertitta, sugirió una pausa de tres a cuatro semanas mientras expresaba su frustración por el golpe financiero que él ya sufrió con restaurantes vacíos y los problemas al principio de la temporada con China.

La mayoría de los propietarios estaban a favor de un plan para evitar la presencia de los fanáticos en los juegos temporalmente con miras a que la temporada pudiera continuar.

El presidente del equipo de Warriors, Rick Welts, estuvo estudiando la situación y reuniéndose con funcionarios locales de salud pública durante semanas. En su mente, estas precauciones se habían vuelto imperativas. Y cuando el día laboral cerró el miércoles, Welts repasó todos los diferentes escenarios con sus empleados por última vez. Estaban tan listos como podían estarlo.

"Pero ya sabes", le dijo Welts a un ejecutivo del equipo, "todo esto podría cambiar en unas pocas horas".


play
0:31

Silver explica la decisión de paro de 30 días

Adam Silver habla sobre la pausa de 30 días por el coronavirus y la posibilidad de reiniciar la temporada 2019-20 de la NBA.

SIN EL CONOCIMIENTO DE otros 29 equipos, el Utah Jazz se había comunicado con funcionarios de salud locales en Oklahoma City el miércoles por la mañana para solicitar asistencia con un jugador, más tarde identificado como el pívot Rudy Gobert, que mostraba síntomas consistentes con COVID-19. Ya había dado negativo a influenza, una infección de las vías respiratorias superiores y faringitis estreptocócica.

Gobert se quedó en el hotel mientras los oficiales del equipo y de la liga esperaban los resultados, que tomarían al menos cuatro a seis horas. Las leyes de privacidad impidieron que cualquiera compartiera detalles de su condición. Solo un pequeño grupo, el personal de entrenamiento de Jazz y la oficina principal, Gobert, funcionarios de la NBA y funcionarios de salud pública de Oklahoma City, sabían de la situación.

El resto de la liga todavía estaba tratando de internalizar la posibilidad de jugar sin fanáticos comenzando el jueves. En todo caso, parecía haber un esfuerzo consciente para disfrutar el último día de juegos con los fanáticos por un tiempo.

"Los fanáticos ayudan", dijo el base J.J. Barea de los Dallas Mavericks. "Especialmente en casa".

Incluso en Oklahoma City, el ambiente parecía el mismo antes del juego Thunder-Jazz. Ball boys persiguieron largos rebotes y pasaban la bola a los jugadores que calentaban por ambos equipos. Pero solo unos minutos antes del inicio del partido, el gerente general de Jazz, Dennis Lindsey, recibió la llamada. Gobert había dado positivo por el coronavirus.

En cuestión de minutos, Lindsey, el gerente general de Thunder Sam Presti, el propietario Clay Bennett, Adam Silver y los funcionarios de salud del condado de Oklahoma City tuvieron que decidir cómo proceder. Aterrizaron en posponer el juego, encerrar a ambos equipos en sus vestuarios, examinar a todos los que estuvieron en contacto cercano con Gobert, y poner a cualquiera que haya estado en contacto cercano con esas personas de forma aislada hasta que los resultados de la prueba estuvieran disponibles.

Tan pronto como un jugador dio positivo, Silver supo que tendría que suspender la temporada de la NBA indefinidamente. No hubo más debate. Ni siquiera hubo tiempo para notificar a los otros equipos.

"Esta fue una decisión de una fracción de segundo", diría Silver más tarde.

La parte difícil fue la coreografía. El juego estaba a punto de comenzar.

El director de servicios médicos de Thunder, Donnie Strack, corrió hacia la cancha para convocar a los tres oficiales del juego. Los jugadores seguían caminando, confundidos y curiosos. El base del Thunder, Chris Paul, se acercó al banco de Utah y preguntó: "¿Qué le pasa a Rudy?" Unos momentos después, los tres árbitros llamaron a los entrenadores Quin Snyder y Billy Donovan, quienes hicieron señas a sus equipos para que abandonaran la cancha. El alero del Jazz Joe Ingles saludó a los fanáticos como diciendo adiós.

Para evitar el pánico, se decidió que la arena debería estar libre de fanáticos antes de que se anunciara la prueba positiva COVID-19 y se suspendiera la temporada. Esa no fue una tarea pequeña. El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, presente habitualmente en los juegos de Thunder, estaba en el edificio. Las fuentes dijeron que eso ayudó a facilitar y acelerar los recursos para limpiar el edificio y administrar la situación de salud pública.

Mientras los funcionarios públicos de Oklahoma se movilizaban, el locutor que se dirige al público de OKC le dijo a la multitud que el juego estaba retrasado. Aproximadamente 10 minutos después, a la multitud se le dijo que el juego se había pospuesto y luego se aseguró, dos veces, de que estaban seguros y a salvo.

"Acordamos rápidamente que esto no debería ser una decisión comercial", dijo Silver.

play
0:30

Coronavirus: Gobert rompió el protocolo y luego dio positivo

El jugador de Utah Jazz tocó los micrófonos, desoyendo el pedido de la Liga. Al confirmarse su caso, la NBA decretó la suspensión de la temporada.

JUGADORES DE JAZZ recibieron inmediatamente máscaras protectoras y guantes y se les dijo que esperaran en el vestuario sin una explicación. Y no se les ofreció un marco de tiempo para la duración de su confinamiento.

Los jugadores y el personal llamaron y enviaron mensajes de texto a agentes y amigos para tratar de averiguar qué estaba pasando. Finalmente, los funcionarios estatales llegaron para evaluar a cada uno de los 58 miembros del Jazz de gira, un proceso que tomaría más de cuatro horas.

La noticia de la prueba positiva de Gobert y la posterior suspensión de la temporada de la NBA se extendió por toda la liga. Varios partidos todavía se estaban jugando. El juego de los New Orleans Pelicans-Sacramento Kings estaba a menos de una hora de comenzar.

Cada equipo comenzó a buscar contactos, tratando de evaluar la última vez que se habían enfrentado a Gobert y el Jazz o alguien que había estado recientemente con Utah. Los funcionarios de los Pelicans pronto determinaron que el árbitro Courtney Kirkland trabajó el partido Jazz-Raptors el lunes y podría haber estado expuesto. Los jugadores de ambos equipos lo discutieron y no se sintieron cómodos con el riesgo de exposición. Ese juego también fue pospuesto.

Cualquier plan en sitio solo unas horas antes cambiaba rápidamente.

"'Sin precedentes' es una palabra que mucha gente dice", comentó un gerente general. "Pero esto realmente no tiene precedentes".

Ahora no había juegos programados. Las carreras por clasificar a los playoffs eran irrelevantes. La votación del JMV, la rivalidad de los Lakers-Clippers, el gran experimento de ‘small-ball’ en Houston, todo fue descartado.

"Esta sigue siendo una situación complicada y en rápida evolución que nos recuerda que todos somos parte de una sociedad más amplia con la responsabilidad de cuidarnos unos a otros", escribió Silver en un comunicado a los fanáticos el jueves. "Eso es lo que la NBA continuará haciendo".

EL ESCOLTA DE LOS PHILADELPHIA 76ERS Josh Richardson se enteró de que la temporada había sido suspendida cuando encendió su teléfono luego de una victoria sobre los Detroit Pistons.

"No podíamos creerlo", dijo Richardson. "Todo se volvió muy real, porque ahora hay personas que sienten que saben. Es Rudy Gobert. Oh, Dios mío. Es Donovan Mitchell. Tom Hanks ... y eso es demasiado. ¿Forrest Gump lo tiene?"

Richardson es de Oklahoma City, por lo que llamó de inmediato a los miembros de la familia para asegurarse de que estaban bien. Los jugadores de los Sixers comenzaron a hablar sobre lo que esto significaba y lo que vendría después.

Nadie en la liga tenía respuestas aún, excepto que todos deberían irse a casa, aislarse, observar los síntomas y esperar más instrucciones.

"Estuve en casa con mi perro todo el día [jueves]", dijo Richardson. "Pero todos están realmente, realmente en contacto, ya sea por (mensaje) texto del grupo del equipo, hablando con entrenadores o agentes".

Richardson es fanático del fútbol. Había estado prestando mucha atención a todas las cancelaciones de las ligas europeas, pero ver que las cosas suceden desde lejos es diferente a vivirlo en tiempo real.

"Me imaginé que alguien terminaría teniendo (el virus)", comentó Richardson. "Pero es una de esas cosas en las que uno espera lo mejor y anticipa lo peor".

Queda por ver si esto es lo peor. Los jugadores y el personal de Utah que fueron evaluados para COVID-19 el miércoles permanecieron durante la noche en Oklahoma City en el 21c Museum Hotel mientras esperaban sus resultados. El jueves por la mañana, antes de regresar finalmente a Utah, descubrieron que el escolta estrella Donovan Mitchell también dio positivo. Emmanuel Mudiay se sintió enfermo antes del partido, pero dio negativo.

También se les dijo a los cinco equipos que jugaron contra el Jazz en los últimos 10 días -los Washington Wizards, Cleveland Cavaliers, New York Knicks, Boston Celtics, Detroit Pistons y Toronto Raptors- que se aislaran. Ningún jugador de esos equipos reportó síntomas o dio positivo a coronavirus.

La liga tuvo otra serie de llamadas con propietarios, ejecutivos, el sindicato de jugadores y entrenadores el jueves para discutir los próximos pasos. Se discutieron temas como la compensación de jugadores, la importancia de mantener la privacidad individual sobre información médica y el impacto económico en los trabajadores a tiempo parcial. Se formó el bosquejo de un nuevo plan: Esta pausa durará al menos 30 días. Luego, la NBA verá dónde están las cosas, tanto internamente como en el mundo en general.

En privado, los equipos y los propietarios se están preparando para cualquier cosa.

"Es notable estar aquí hablando con ustedes esta noche sobre esta pausa", dijo Silver en TNT el jueves por la noche, 24 horas y aparentemente toda una vida después de tomar la decisión de suspender la temporada, "cuando fue solo ayer que la NCAA tomó la decisión de jugar sin fanáticos, que parecía sin precedentes, y fue una decisión histórica”.

"Creo que solo hace hincapié que sobre este tema y todas las cosas con las que todos hemos lidiado durante tantos años que cambian día a día, esto literalmente cambia hora a hora en términos de lo que sabemos".

Royce Young, Zach Lowe, Brian Windhorst, Tim MacMahon y Andrew Lopez contribuyeron a este reportaje.