<
>

Cómo la NBA se movió tan rápido para obtener pruebas de coronavirus

play
Adam Silver considera algunas ideas para dar a los fanáticos algún entretenimiento (1:05)

El comisionado de la NBA no descarta que algunos jugadores compitan entre ellos para dar a los aficionados algún tipo de entretenimiento durante la pandemia por el coronavirus. (1:05)

LOS PRIMEROS INFORMES comenzaron a llegar al inbox del comisionado de la NBA, Adam Silver, casi al mismo tiempo que estaba escribiendo el elogio para su mentor, David Stern.

Era mediados de enero, y la noticia del coronavirus en China, donde la NBA tiene 200 empleados en oficinas en Shanghai, Beijing, Hong Kong y Taipei, comenzó a indicar que COVID-19 se había extendido fuera del epicentro de Wuhan en la provincia de Hubei.

Silver monitoreó la situación de cerca, manteniéndose en contacto diario con empleados de la liga en China que presenciaron la devastadora propagación del virus de primera mano. La relación de la NBA con China había sido tensa desde el otoño, luego del tweet del gerente general de los Houston Rockets, Daryl Morey, sobre Hong Kong. Pero Silver creía que era imperativo mantener la conexión, después de haber sido aconsejado por el ex Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Hank Paulson, que el futuro del mundo dependía de que Estados Unidos y China trabajaran juntos en asuntos de importancia global.

Las crisis de salud pública surgieron anteriormente en todo el mundo en lugares con empleados de la NBA, pero no habían alcanzado esta escala o gravedad.

El funeral del ex comisionado fue el 21 de enero en el Radio City Music Hall en Nueva York, y Silver fue un orador destacado. Ese mismo día, Estados Unidos confirmó su primer caso de COVID-19 en el estado de Washington. Dos días después, comenzaron las cuarentenas masivas en China cuando el país intentó controlar la propagación del virus.

La NBA comenzó a activar sus protocolos de pandemia a partir de la guía de gestión de crisis que distribuye internamente y a los equipos cada año.

El ex cirujano general de EE.UU., Dr. Vivek Murthy, aconsejó a la liga sobre la necesidad de tal planificación años antes, incluso abordando la posibilidad de una pandemia en una reunión de la junta de gobernadores en 2016, según las fuentes.

En la celebración del Año Nuevo Lunar Chino de los Brooklyn Nets el 29 de enero, Silver le pidió al Dr. David Ho, Persona del Año de Time Magazine en 1996 por su trabajo innovador en el tratamiento del VIH, comenzar a asesorar a la liga sobre COVID-19.

El vicepresidente senior David Weiss comenzó a preparar una nota para distribuir a los equipos, alertándolos sobre la amenaza creciente y brindando orientación sobre cómo prepararse para ella.

Weiss, un abogado de profesión, ha dirigido los programas de salud de jugadores de la NBA desde 2012, estableciendo protocolos para tratar conmociones cerebrales, enfermedades infecciosas y salud mental. El desafío frente a él a fines de enero, cuando el virus se extendió por todo el mundo, fue enorme.

Luego, el 26 de enero, Kobe Bryant y otras ocho personas murieron en un accidente de helicóptero. Todo el mundo de la NBA fue afectado. Debían tomarse decisiones sobre si posponer el juego de los Lakers-Clippers el 28 de enero. Pero no había tiempo para detener la planificación para una pandemia.

El 31 de enero, pocos días después del brote en China que obligó a la Asociación China de Baloncesto a cerrar, y cinco días después de la muerte de Bryant, Weiss entregó su primer memorando a los equipos:

"A la luz del alcance global de la NBA y los frecuentes viajes de equipos y personal, estamos monitoreando de cerca la propagación de una enfermedad respiratoria causada por un nuevo coronavirus (2019-nCoV) tanto en los Estados Unidos como a nivel internacional", escribió Weiss.

"A partir de hoy, la Organización Mundial de la Salud (WHO por sus siglas en inglés) ha declarado que el nuevo brote de coronavirus es una emergencia de salud pública de preocupación internacional. Los CDC han confirmado seis casos en cuatro estados de EE.UU. (Arizona, California, Illinois y Washington), incluido el primero confirmado caso de propagación de persona a persona del virus dentro de los Estados Unidos, que se confirmó ayer en Illinois".

play
0:31

Silver explica la decisión de paro de 30 días

Adam Silver habla sobre la pausa de 30 días por el coronavirus y la posibilidad de reiniciar la temporada 2019-20 de la NBA.

ESA ADVERTENCIA a finales de enero fue dura.

"Actualmente no existe una vacuna para prevenir la infección por el coronavirus”.

"Por favor recuerden a los jugadores y al personal del equipo que las acciones preventivas para reducir la propagación de la gripe se aplican a la propagación de todos los virus, incluido el coronavirus". Al enviarlo, Weiss inició una serie de protocolos y preparativos que tenían a la NBA y sus equipos al frente de la línea para las pruebas cuando la liga descubrió su primer caso confirmado del virus y posteriormente suspendió las operaciones el 11 de marzo.

"Hemos estado viviendo esto en la oficina de la liga desde mediados de enero", dijo Silver a Rachel Nichols de ESPN el miércoles. "Hemos estado alerta al menos sobre cuáles serían las consecuencias si el coronavirus se hubiera extendido a los Estados Unidos"

La NBA envió al menos tres memorandos de "Actualización de Coronavirus", que ESPN obtuvo y revisó, a los funcionarios de equipos en febrero, instándolos a prepararse para la pandemia que vendría a Norteamérica.

Silver incluso mencionó la crisis en sus comentarios del 15 de febrero durante el Fin de Semana del Juego de Estrellas de la NBA en Chicago.

"Se movió a la cima de la agenda de prácticamente todos", dijo. "Quiero decir, particularmente en la provincia de Wuhan. Es casi difícil para nosotros tener conversaciones sobre la transmisión de juegos cuando está ocurriendo una gran crisis de salud nacional, si no global".

El 29 de febrero, al mismo tiempo que California, Nueva York y el estado de Washington documentaron la propagación comunitaria del virus, Weiss instruyó a cada equipo para que se comunicara con los funcionarios locales de salud pública, especialistas en enfermedades infecciosas y un centro médico local "para poder proporcionar evaluaciones para COVID-19 en caso de sospecha de exposición o síntomas ".

Si hubiera una razón para evaluar a un jugador, entrenador o miembro del personal por COVID-19, la NBA debería estar alineada para actuar rápidamente.

Se creía que Stephen Curry fue el primer jugador en tomar una prueba para detectar el virus. El 7 de marzo, los Golden State Warriors informaron que había dado positivo por influenza A y que no tenía COVID-19. Los Warriors se negaron a decir oficialmente si Curry fue examinado, pero el entrenador Steve Kerr dijo a los periodistas que creía que Curry lo había sido. El miércoles, el gerente general Bob Myers dijo que ningún jugador de los Warriors había sido examinado.

Los protocolos se activaron nuevamente el 10 de marzo, cuando, según las fuentes, el pívot del Utah Jazz, Rudy Gobert, informó por primera vez que sentía escalofríos, dolor de cabeza y tos seca a los médicos de Jazz, un día antes de su juego en Oklahoma City. Las pruebas de influenza A y B, estreptococos e infecciones respiratorias superiores resultaron negativas.

De acuerdo con un memorando enviado por el Jazz y obtenido por ESPN, debido a que Gobert tenía fiebre de más de 100 grados e informó haber tenido invitados de áreas de alto riesgo, los funcionarios de salud de Oklahoma, junto con los médicos del Jazz y Oklahoma City Thunder, decidieron que debía tomar la prueba de COVID-19.

"No sabíamos exactamente cuál era la situación una vez que obtuvimos la única prueba positiva, no sabíamos cuál era el alcance de eso", dijo el comisionado del Departamento de Salud del Estado de Oklahoma, Gary Cox. "Así que ciertamente deseas concentrarse en aquellos que tienen contacto personal cercano con un caso positivo, y en este caso un contacto muy cercano en cuanto a viajes y cosas de esa naturaleza".

En el tiempo transcurrido desde entonces, ocho equipos han sido evaluados para detectar el virus en centros médicos o laboratorios con los que la NBA estableció una conexión semanas antes. Después de que los Nets informaron cuatro casos positivos de COVID-19, otros equipos solicitaron a los Nets, buscando información sobre las pruebas, dijeron las fuentes a ESPN.

Pero la facilidad con la que estos equipos obtuvieron las pruebas, mientras que la nación está experimentando una escasez de kits, generó olas de críticas. Ha habido una renuencia entre los equipos y los jugadores a admitir si fueron evaluados y por qué medios obtuvieron una prueba.

El martes, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, criticó lo que percibía como tratamiento preferencial, sugiriendo que los equipos y jugadores de la NBA estaban usando su riqueza y conexiones para llegar al frente de la línea, por delante de "pacientes críticamente enfermos que esperaban ser examinados".

El miércoles se le preguntó al presidente Donald Trump por qué los atletas profesionales asintomáticos se realizaban pruebas mientras que otros luchaban por obtenerlas.

"Quizás esa es la historia de la vida", respondió Trump. "Eso sucede en ocasiones, y he notado que las personas han sido evaluadas con bastante rapidez".

En respuesta, la directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto, Michele Roberts, le dijo a ESPN el miércoles: "El problema de que muchos de nosotros no podamos recibir las pruebas, y no me disculpo por decirlo, en mi opinión descansa al pie del gobierno federal. Ellos eran responsables de asegurarse de que estuviéramos protegidos en ese sentido, y creo que fallaron”.

"No deberíamos estar peleando por esto ahora ... pero una vez que esto esté hecho y lo superemos, y lo haremos, debemos descubrir quién falló y arreglarlo".

Roberts dijo que los funcionarios de salud pública han expresado su preocupación por los jugadores infectados de la NBA que exponen a otros al virus debido a la gran cantidad de personas con las que entran en contacto y cuánto viajan. "Estábamos haciendo juegos donde decenas de miles de personas entraban a nuestras arenas", dijo Roberts. "Estábamos exponiendo potencialmente a muchas personas a la infección”. "En muchos sentidos, creo que hubiera sido irresponsable que los equipos no pusieran a prueba a sus jugadores y empleados porque las personas ... tienen derecho a saber si han estado expuestos".

play
1:03

Rudy Gobert se disculpa por no haber tomado el coronavirus más en serio

El jugador del Utah Jazz Gobert da una actualización sobre su salud después de ser el primer jugador de la NBA en dar positivo por el coronavirus.

WEISS HA CONTINUADO enviando notas regulares a los equipos desde que la liga suspendió las operaciones.

Muchas están numeradas: Hiatus Memo No. 1, No. 2, No. 3. Se han entregado dieciséis memorandos de hiato a los equipos.

Las actividades grupales están prohibidas desde el 12 de marzo. Los empleados de la liga de la NBA tienen el mandato de trabajar desde su casa desde el 13 de marzo. Y el jueves, el memo No. 16 de Hiatus ordenó el cierre de las instalaciones del equipo a los jugadores y al personal a partir del viernes.

Nadie sabe cuántos memorandos más se enviarán, pero cada uno es acompañado por una sensación de temor.

Silver dijo el miércoles que ocho equipos habían obtenido pruebas porque habían estado expuestos a personas infectadas conocidas o tenían jugadores con síntomas. Hasta el momento (20 de marzo), 14 personas han dado positivo, de los cuales los jugadores Gobert, Donovan Mitchell, Christian Wood de Detroit, Kevin Durant de Brooklyn y Marcus Smart de Boston han sido nombrados públicamente.

Es posible obtener pruebas de compañías privadas como Roche, Quest Diagnostics, LabCorp o instituciones académicas como Stanford o UCLA. La clave, dijeron las fuentes, es tener un médico que tenga relaciones con aquellas compañías o laboratorios académicos que puedan ordenar las pruebas rápidamente. Thunder y Nets han señalado públicamente que pagaron a compañías privadas para administrar sus pruebas, a fin de no usar o quitar recursos públicos.

Los equipos de la NBA tienen una gran cantidad de médicos con acceso a opciones de atención acelerada. Muchos también tienen patrocinio directo y acuerdos de cooperación con los mejores hospitales y sistemas médicos. Los Lakers están patrocinados por el UCLA Medical Center. Los Cleveland Cavaliers están patrocinados por la Clínica Cleveland. Los Minnesota Timberwolves están patrocinados por la Clínica Mayo. Las tres instituciones han desarrollado sus propias pruebas para COVID-19.

Wendy Bost, portavoz de Quest Diagnostics, le dijo a Tisha Thompson de ESPN que la mayoría de las pruebas realizadas por Quest han sido para sistemas de salud y médicos. Pero un pequeño porcentaje también se destinó a equipos deportivos, dijo, todos los cuales tenían al menos un caso diagnosticado de COVID-19.

"Por supuesto, entiendo el punto [de Blasio] de que es desafortunado que estemos en esta posición como sociedad en la que hablamos de triaje cuando se trata de pruebas", dijo Silver. "Y, por lo tanto, el problema fundamental es que obviamente no hay pruebas suficientes. Solo diría que en el caso de la NBA, hemos estado siguiendo las recomendaciones de los funcionarios de salud pública".

Eventualmente, la NBA tendrá que estar satisfecha de que el virus no se está propagando entre su población. Las pruebas son la única forma de hacerlo. Pero si bien la planificación de la pandemia de la NBA podría haberlo puesto al frente de la línea para las pruebas, no hay caminos claros o rápidos para reanudar la temporada.

La liga ahora está estudiando los efectos del aislamiento social en la salud mental de sus jugadores, entrenadores y empleados, según las fuentes. Se realizan llamadas diarias con expertos en salud mental, y se están elaborando planes para utilizar la tecnología para ayudar a mitigar los efectos de ese aislamiento.

La oficina de la liga ha estado cerrada desde el viernes pasado, pero nadie ha dejado de trabajar.

"Ciertamente aprendí en este trabajo y en este proceso que cuando las personas fingen que pueden predecir el futuro, generalmente se equivocan", dijo Silver.

"Intentaremos por todos los medios que podamos volver a jugar baloncesto, pero digo que la seguridad y la salud de nuestros jugadores es lo primero, y de nuestros fanáticos, por eso no quiero especular más sobre eso".

Brian Windhorst, Royce Young, Zach Lowe, Tim Bontemps, Adrian Wojnarowski y Bobby Marks contribuyeron en este reporte.