<
>

Finales NBA: Cómo los Lakers impidieron la remontada del Heat

play
Lakers lucen a la defensiva para acariciar el título de la NBA (1:58)

Las estadísticas ofensivas llaman la atención, pero Sebastian Martínez Christensen destaca la labor defensiva de los Lakers en el Juego 4 de las Finales de la NBA. (1:58)

Los Angeles Lakers tomaron una ventaja de 3-1 en las Finales de la NBA apoyándose en lo que ha definido su grandeza durante toda la temporada: la defensa. No solo mantuvieron al Heat en 96 puntos, su producción más baja de la postemporada, sino que también lo hicieron con un ajuste táctico clave, poniendo a Anthony Davis sobre Jimmy Butler, que apagó al hombre que que se había mostrado imparable en el Juego 3.

Echemos un vistazo a cómo los Lakers lograron esta victoria que puede resultar decisiva y su significado de cara al Juego 5 a disputarse este viernes

Los Lakers lucieron muy enfocados

Davis fue el principal defensor contra Butler en 11 de los 17 lanzamientos que el alero de Miami realizó tiros el martes, según el seguimiento de ESPN, luego de haber defendido solamente cuatro tiros de Butler en los primeros tres juegos de la serie. Butler solo anotó tres de sus últimos 12 intentos, incluído 1 de 7 con Davis como su defensor principal.

Es un testimonio de la versatilidad de AD por el cual el entrenador Frank Vogel consideraró ponerlo a defender a Butler. Davis es un jugador de 7 pies que casi siempre defiende a los grandes. Pero también es un atleta fenomenal. Luego de que el alero del Heat dominara a los Lakers en la pintura en el Juego 3, AD y LeBron James se aseguraron de que eso no volviera a suceder. De los 17 tiros de Butler, 15 fueron defendidos por alguno de ellos.

Estos no son los Showtime Lakers, vale aclararlo. Pero este equipo ha sido un monstruo defensivo durante toda la temporada y los Lakers lo demostraron una vez más en el Juego 4. Su eficiencia defensiva en la media cancha mejoró a 98.6 puntos permitidos por cada 100 posesiones en el Juego 4 después de que cedieron 123.9 en los Juegos 2 y 3, según Second Spectrum.

Mientras que Butler comenzó fuerte y terminó mal, James hizo lo contrario. Después de un primer cuarto incómodo y que incluyó cinco pérdidas de balón, LeBron terminó el juego como el máximo anotador y el líder en rebotes. Los 20 de sus 28 puntos totales que llegaron en la segunda mitad, resultaron fundamentales para llevar a su equipo a quedar a solo una victoria de un nuevo título.

Si hubo una secuencia que personificó este juego, sucedió al final del último cuarto. Con los Lakers arriba 90-88 y 3:05 restantes, Butler falló una un triple abierto desde la esquina derecha. James tomó el rebote, corrió una transición rápida y encontró a Kentavious Caldwell-Pope en la esquina, quien anotó un triple clave.

Caldwell-Pope fue el factor X para el equipo angelino, anotando 15 puntos y sumando cinco asistencias. Los Lakers tienen marca de 12-1 en esta postemporada cuando él anota al menos 10 puntos y sus tiros de tres puntos le han dado a este equipo un gran impulso. KCP lleva anotados 40 triples en la postemporada, empatado en el segundo lugar en playoffs en la historia de los Lakers. Solo Kobe Bryant en 2010 tuvo más triples.

Los Lakers hicieron todas las jugadas ganadoras en la recta final. No debería sorprendernos. Este equipo tiene marca de 56-0 después de liderar al final del tercer cuarto.

Los Lakers saben terminar partidos. Incluso cuando fallaron tiros en la recta final, obtuvieron sus propios rebotes, privando a Miami de la capacidad de hacer las paradas necesarias para igualar el marcador. Los cuatro rebotes ofensivos de los Lakers en el último cuarto fueron absolutamente cruciales.

¿Qué es lo que sigue?

Desde la perspectiva de Miami, la ausencia de Goran Dragic es muy importante. Con Davis y James capaces de concentrarse en contener a Butler, el Heat no cuenta con la potencia de fuego suficiente en otros lugares.

play
1:21

Lección del Coach Morales del Juego 4 de las Finales de la NBA

Carlos Morales analiza cómo la decisión del coach de Lakers, Frank Vogel, en la forma de administrar a sus estrellas, en particular a LeBron James y Anthony Davis, para estar frescos para detener a la estrella del Heat, Jimmy Butler.

Dragic es más que el armador titular de este equipo. También fue su máximo anotador al llegar a estas Finales. En las finales de conferencia contra los Boston Celtics, Dragic realizó más de 24 jugadas de pick-and-roll por juego, de acuerdo a Second Spectrum. Con su base titular sin poder jugar, las opciones de media cancha de Miami no son lo suficientemente buenas como para dominar a una de las mejores defensas de la liga, incluso con Bam Adebayo en cancha.

El pívot jugó bien en su regreso a la acción, pero no estuvo a la altura de sus altos estándares. Adebayo terminó el juego con una sola asistencia, su marca más baja desde enero.

Desafortunadamente, las lesiones son una realidad en la NBA y, por segundo año consecutivo, las Finales se han visto afectadas por ellas.

La temporada pasada, los Golden State Warriors no pudieron frenar a los Toronto Raptors tras de perder a Kevin Durant y Klay Thompson. Adebayo y Dragic no tienen la misma influencia de superestrella que aquellos jugadores, pero son dos de los tres más importantes de Miami. Es difícil ver cómo el Heat hubiera llegado tan lejos sin ellos. De hecho, es impresionante que Miami haya hecho las finales tan competitivas mientras que echa de menos a ambos jugadores contra un equipo de LeBron James disparando a toda máquina.

De cara al Juego 5, la ofensiva de Miami tiene que ser mejor para extender la serie. Butler tendrá que superar el enfrentamiento de Davis y sus compañeros de equipo tendrán que darle más ayuda. El banco del Heat se combinó para completar 4 de 19 tiros de campo con solo 13 puntos el martes y sus tiradores convirtieron solo tres de sus 14 triples abiertos, por Second Spectrum. Es una liga de éxito o fracaso, y los jugadores sin balón de Miami no anotaron suficientes tiros para poder ganar.

Para que un equipo del Heat sin personal pueda vencer a LeBron, AD y los Lakers en las Finales, Miami tendrá que jugar bastante cerca de la perfección. Hizo eso en el Juego 3, pero no pudo volver a hacerlo en el Juego 4. Ahora el Heat necesita tres juegos perfectos seguidos para robar el campeonato.