<
>

Cómo LeBron James y los Lakers lucharon contra la angustia para ganar las Finales de la NBA

play
¡Campeones! Los Lakers se llevaron las Finales de la NBA (1:58)

Con un triunfo 106-93 sobre el Miami Heat, la franquicia de LeBron James ganó la serie 4-2 y se consagraron campeones de la NBA en la burbuja de Disney. (1:58)

APENAS UNOS DÍAS ATRÁS Jeanie Buss envió un mensaje de texto a Phil Jackson, el Último entrenador que había llevado a Los Angeles Lakers a ganar un título. No fue un hecho inusual. Los dos siguen siendo amigos y hablan a menudo. Pero el motivo de este texto fue extraordinario.

El equipo de Buss estaba a punto de ganar su primer título de la NBA desde que asumió el control del equipo de manos de su padre, el Dr. Jerry Buss, y desde que Jackson se retiró después de la temporada 2011. Ella conocía como era ganar y disfrutar un campeonato, pero esta fue completamente diferente. Y conectarse con el entrenador que ha ganado la mayor cantidad de títulos en la historia de la NBA (11) parecía una buena idea.

"Hemos estado yendo y viniendo un poco sobre el último juego", dijo Jackson. "Y cómo no sobrepasar el borde de los esquís y mantener el equilibrio".

Jackson había estado siguiendo a los Lakers durante toda la temporada y sentía que era importante que Buss supiera que su mano firme y su liderazgo habían sido esenciales para el éxito del equipo. Todo lo que tenía que hacer ahora era mantenerse fiel a eso.

Y en el día 356 de la 74 temporada de la NBA, la franquicia de los Lakers reclamó su 17º campeonato en una victoria por 106-93 sobre el Miami Heat.

El domingo hubo confeti y champán en la arena casi vacía en Lake Buena Vista, Florida, donde la NBA buscó refugio de la pandemia mortal que interrumpió su temporada y la sociedad tal como la conocemos. Mientras el reloj marcaba 0.0 en el Juego 6, el banco de los Lakers rodeó a LeBron James, abrazándolo con alegría en la cancha. Y Anthony Davis se sentó en la mesa de anotadores, inclinando la cabeza hacia adelante mientras las emociones se apoderaban de él.

Antes de presentar el Trofeo Larry O'Brien a Buss, el comisionado de la NBA, Adam Silver, habló sobre todo lo que su liga y sus jugadores habían soportado solo para llegar a esta línea de meta.

"Encontramos una manera de superar una pandemia, mantener a todos a salvo y poner el foco en estos temas de importancia crítica [la justicia social]", dijo Silver. "Por eso, todos los equipos merecen ser celebrados".

Buss vestía una chaqueta color burdeos y una camisa blanca impecable, pero el cuello estaba lo suficientemente abierto como para ver la cadena de oro que llevaba alrededor del cuello, con la firma de su difunto padre, el Dr. Jerry Buss.

Y luego hizo lo que su padre le enseñó a hacer: ceder el centro de atención a los jugadores dejándolos tomarlo primero.

"Todos hemos tenido muchos desafíos en 2020", dijo Buss antes de la victoria. "Realmente te deja sin aliento".

Y, por lo tanto, es apropiado que los campeones de la NBA de 2020 sean el equipo que más lo mantuvo unido.

"Eso es lo que las familias hacen unas por otras", dijo Buss. "Levántense el uno al otro cuando sientan que no pueden seguir".

Desde el tumulto de la última temporada baja, hasta la muerte del ícono de la franquicia Kobe Bryant en enero, la pandemia, las protestas a nivel nacional tras el asesinato policial de George Floyd, hasta la creación de una burbuja libre de virus donde la NBA podría reanudar su temporada, hasta la casi cancelación de la misma después del tiroteo policial de Jacob Blake, esta temporada ha puesto a prueba y ha humillado a todos.

"No importa qué", dijo Buss. "La prueba está en el trabajo. Ahí es donde encontramos nuestro consuelo y nuestra misión".

Los Lakers pudieron estabilizarse constantemente en los momentos que podrían haberlos quebrado.

"Empiezas a reflexionar sobre los desafíos", dijo Buss. "Estar aquí en las Finales de la NBA es en un momento tan edificante, pero también desgarrador por todas las pérdidas que hemos pasado, y porque no estamos juntos como fanáticos de los Lakers viviendo estos momentos que este equipo nos brinda".

Hizo una pausa mientras pronunciaba estas palabras. El sentimiento impulsó una vieja historia que Jackson solía contarle a la gente sobre su mentor, Tex Winter.

"Muchas de las peculiaridades de Tex se debieron al hecho de que vivió la Depresión y que no tenía comida en la mesa", dijo. Cuando los Chicago Bulls o Lakers salían a comer a un buen restaurante o al buffet del hotel, Winter siempre terminaba llevándose todo lo que había sobrado en su plato.

"Eso volvía loco a Phil", dijo. "Phil dice, 'No puedes llevarte esto contigo, estamos en un hotel'.

"Pero supongo que ahora todos somos personas que podemos decir que hemos vivido esta pandemia, esta angustia, estos tiempos difíciles".

M'AS: Lakers regresan a lo más alto de la NBA e

JEANIE BUSS HABÍA APRENDIDO cómo administrar una franquicia de baloncesto durante décadas al lado de su padre. Y precisamente él la había elegido entre sus seis hijos para que fuera quien dirigiera a los Lakers después de su muerte.

"Me gusta decir que tuvo sus hijos, pero los Lakers eran su bebé", dijo Buss. "Y me puso a cargo del bebé porque sabía que haría lo que fuera necesario para protegerlo".

Reclutar a James fue un gran paso para restaurar la marca de los Lakers, pero el trabajo no se terminó hasta que ella armó un equipo capaz de ganar un campeonato a su alrededor, y eso tomó tiempo. James fue paciente, pero la base de fanáticos no lo fue.

Buss y su círculo íntimo fueron objeto de fuertes críticas cuando Kawhi Leonard, oriundo del sur de California, decidió firmar con los Clippers, sus rivales en la agencia libre, con una especie de acuerdo global con Paul George, quien fue adquirido a través de un cambio con Oklahoma City.

Amigos y colegas la instaron a considerar reemplazar al gerente general Rob Pelinka por un ejecutivo más establecido. A veces llamaba a Jackson para pedirle consejo, pero él siempre la obligaba a confiar en su instinto.

"Nunca perdí la fe en las personas con las que estaba trabajando, así que esa parte fue fácil", dijo. "Lo difícil fue no defenderme, ni defender a las personas que me importan como Rob y como Linda [Rambis].

"Pero me advirtieron: 'Este será el momento más difícil de tu vida, pero lo único que lo detendrá es hacer bien tu trabajo'. Esa se convirtió en nuestra misión: simplemente hacer el trabajo".

Vio cómo Pelinka construía una relación de confianza con James y Davis, muy similar a la que tenía con su ex cliente Bryant. Vio también cómo consultó con ellos sobre movimientos de personal y los empoderó como co-arquitectos del equipo, sin que eso lastimara su propio ego.

Ella tomó nota de lo rápido que se movió para llenar la nómina después de que Leonard los mantuvo esperando hasta el 5 de julio, mientras que otros objetivos de la agencia libre firmaban en otros lugares.

Reemplazar a Pelinka con un ejecutivo experimentado de otra franquicia habría ganado la conferencia de prensa inicial. Pero había renunciado a intentar ganar conferencias de prensa.

"Sin embargo, como he aprendido, con las redes sociales, muy a menudo el punto es convertirlas en un arma o manipular la opinión", dijo Buss. "Pero no puedes manipular la opinión cuando estás ganando y estás en las Finales de la NBA. Pase lo que pase, la prueba está en el trabajo, y ahí es donde encontramos nuestro consuelo y nuestra misión. La parte más difícil fue tener tomar las flechas, el barro y el ridículo y no luchar ".

Esas eran las veces que llamaba a Jackson o Bryant.

"Kobe siempre decía, 'No escuches eso'", dijo. "Fue fácil para él dejarlo fuera. Fue genial en eso. Phil fue genial en eso".

Más tarde, descubriría que James también era genial en eso.

LeBRON JAMES HIZO un compromiso con Buss cuando se reunieron en el restaurant Wally's para cenar en el hotspot de Beverly Hills en marzo de 2019.

"Estamos comprometidos contigo y saldremos de esto", recordó el agente de James, Rich Paul, quien asistió a la cena junto con Rambis. "Saldremos de esto de manera diferente a lo que ve el mundo. Dejemos que la gente que hable y hable. Solo tenemos que hacer el trabajo".

Aquella frase fue la precursora del mantra organizacional que Buss establecería para la franquicia durante ese verano. Lo cual no fue una coincidencia.

James estuvo notablemente tranquilo durante el verano, pero lo vio todo. Observó cada minuto de los playoffs, dejando que su motivación aumentara mientras otros equipos y jugadores eran protagonistas.

Para un hombre que había estado en ocho finales consecutivas, era extraño ver a Leonard hacerse con el centro de atención como el Jugador Más Valioso de las Finales para los Toronto Raptors y entrar en la discusión como el mejor jugador del juego.

Pero canalizó todo eso para demostrar que seguía siendo el mejor de la NBA. A menudo se despertaba a las 4 a.m. para poder hacer ejercicios durante unas horas en el set de "Space Jam 2" antes de que comenzaran los largos días de filmación.

Fue un verano muy parecido al que tuvo Michael Jordan en 1995, cuando filmó el "Space Jam" original después de una salida anticipada de los playoffs. Y algo que Jackson, observando desde lejos, tomó nota.

"Parece que LeBron tomó un poco de Michael Jordan-Kobe Bryant, 'les mostraremos quiénes somos realmente por nuestra fuerza y nuestro temperamento'", dijo Jackson. "Ese es siempre un recurso para incentivarte, así que ha hecho un buen trabajo en eso. Creo que su liderazgo ha sido bueno y eso es algo que cuestioné el año pasado con el grupo de jóvenes que jugaban en ese momento. Pero aquí él se siente muy enfocado. Y eso es maravilloso ".

EL LEGADO que dejan estos Lakers, no es solo que se convirtieron en campeones, sino también cómo respondieron a cada nuevo desafío.

Si el campeonato en Cleveland cumplió la promesa de LeBron James a su ciudad natal, este título cumplió la promesa de su viaje al baloncesto. Cuando tenía 16 años, a James le asignaron el apodo de "El Elegido". Hubo campañas construidas en torno a ser testigo de su carrera. En su 17ª temporada, a la edad de 35 años, fue la longevidad de excelencia de James lo que atrajo a una audiencia cautiva.

"Significa mucho representar a esta franquicia", dijo James desde el podio. "Le dije a Jeanie cuando vine aquí que iba a volver a poner esta franquicia en la posición que le corresponde. Su gran padre lo hizo durante tantos años y ella simplemente lo asumió después de eso. El hecho de ser parte de una franquicia tan histórica, es un sentimiento increíble".

Las Finales 2020 de la NBA marcaron el cuarto premio de MVP de las Finales de James con su tercer equipo diferente. Fue la sexta vez en la carrera de James que promedió 25 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias en las Finales de la NBA. Los otros cinco jugadores que lograron eso lo hicieron solo una vez (Kevin Durant, Shaquille O'Neal, Hakeem Olajuwon, Charles Barkley, Kareem Abdul-Jabbar). El triple-doble del Juego 6 de 28 puntos, 14 rebotes y 10 asistencias de James fue su undécimo, la mayor cantidad en la historia de las Finales.

Sin embargo, a su llegada a Los Ángeles, James sugirió que no había mucho más que demostrar en los últimos capítulos de su carrera. Eso parece una tontería ahora, después de ver cuánto demostró en esta temporada tan larga. Que lo haya hecho contra el Miami Heat, el equipo en el que aprendió tanto de su disciplina y enfoque, es aún más significativo.

Llámelo completo, o simplemente un hombre en su totalidad, el viaje de James hacia este título y MVP de las Finales fue la culminación de todo lo que había aprendido y logrado a lo largo del camino.

"Solo queremos nuestro respeto", continuó James desde el podio. "Rob quiere su respeto, el entrenador Vogel quiere su respeto. La organización quiere su respeto, la nación Laker quiere su respeto. Y yo también quiero mi maldito respeto".

Hubo un momento en el Juego 5 en el que parecía que James tendría que ir solo a la última etapa de este viaje por el campeonato. Davis había caído torpemente sobre su talón derecho, para caer al suelo con dolor, como un hombre que acaba de romperse el tendón de Aquiles.

Todo el equipo de los Lakers corrió a ver a Davis mientras agarraba su pie derecho. Las cámaras capturaron el rostro de James mientras procesaba la idea de que Davis sufriera una lesión grave. Su rostro lo decía todo.

Durante toda la temporada, James y Davis se habían empujado mutuamente. Jugar a su máximo nivel, a través de las lesiones y la adversidad. Para bloquear el ruido y los escépticos. Para mantener, en uno de los dichos favoritos de James, lo principal, lo principal.

Es raro ver en los anales de la historia de la NBA que un dúo de superestrellas encuentre tanto éxito en su primera temporada jugando juntos, sin egos llenando el carril.

Pero James y Davis reconocieron su propósito común desde el principio, habiendo pagado un precio de reputación por el intercambio que llevó a Davis a Los Ángeles en el verano de 2019. Pasaron tiempo juntos, entrenaron juntos y, quizás lo más importante, entendiendo que se necesitaban el uno al otro.

"Tuve siete años en mi primera temporada en Cleveland. Sentí que no podía superar la montaña, sentí que necesitaba ayuda, sentí que necesitaba a alguien que me empujara", dijo James en el podio. "Y ahí fue cuando pude ir a Miami y ser empujado por D-Wade [Dwyane Wade] y [Chris] Bosh y la propia franquicia.

"Entonces, al poder atrapar a [Davis], lo presionamos y le hacemos saber lo grandioso que es simplemente haciéndolo ver mejor el baloncesto y ser parte de algo que es especial, de eso se trata. Entonces, poder ver donde está hoy significa mucho para mí y el hecho de que confíe en mí significa aún más ".

Para James, Davis fue su mejor oportunidad, quizás la última, de hacer que sus años dorados en Los Ángeles fueran realmente dorados. Para Davis, James era el mentor que siempre había buscado.

"Antes era un gran jugador, pero el jugar con LeBron le enseñó a ver de lo que se trata todo esto", dijo Anthony Davis Sr. "Para él aprender de LeBron y de ellos a unirse tan rápido, es como, 'Wow'".

El talón derecho magullado de Davis lo estaba matando. Pero habían llegado demasiado lejos juntos como para terminar de esa manera. Davis se levantó, caminó a lo largo de la línea lateral y luego rechazó a todos los entrenadores que se atrevieron a acercarse a él. Jugó el resto del partido 5 y fue una amenaza defensiva en la victoria de la serie en el Juego 6.

"Lo que la gente no entiende sobre Anthony", dijo su padre, "si regresan y ven el partido por el campeonato que jugó en Kentucky, fue un partido horrible. Creo que anotó cinco puntos en total, pero tuvo como 15 rebotes y cinco tiros bloqueados.

"Me dijo, 'No lo tengo esta noche, pero voy a bloquear y defender todo lo que llegue al aro'. Todavía tiene esa mentalidad. No tiene que anotar. Todo lo que le importa es ganar. Esa es la mentalidad que ha tenido desde Kentucky ".

HAN PASADO tantas cosas desde que Bryant falleció junto con su hija, Gianna y otras siete personas el 26 de enero, que no podíamos imaginar que fuera solo el primer golpe en nuestras vidas colectivas en 2020.

"Todavía está fresco", dijo Buss. "Creo que va a ser algo que nunca superaré".

Ella dice que encuentra fuerza al saber que él siempre será recordado y que seguirá inspirando a la gente. Pero no es lo mismo que tenerlo aquí, sobre todo en un año como este.

"Es una derrota tan dura", dijo. "Pero saber que todos sintieron la misma pérdida hace que parezca que no estamos tan solos".

Esas primeras semanas después de la muerte de Bryant ahora son algo borrosas. Hubo un período inicial de conmoción y profunda tristeza. Estaba el dolor de su familia, luego la increíble fuerza de Vanessa Bryant en la celebración de la vida de Kobe y Gianna el 24 de febrero.

Y luego estaba la temporada de baloncesto que se detuvo por un día, cuando los Lakers y Clippers pospusieron su juego el 28 de enero. Un juego que había parecido tan significativo solo unos días antes, ya que los dos rivales de la ciudad y los aspirantes al campeonato estaban listos para enfrentarse por tercera vez, pero que después de todo carecía sin sentido.

El entrenador Frank Vogel trajo al equipo de regreso para una práctica después de unos días, solo para que todos estuvieran juntos nuevamente. Vogel pasó la primera parte de la práctica al aire libre, bajo el sol de California, con la esperanza de que el aire fresco y la vitamina D les sirvieran de algo.

"Ese es uno de los lujos de vivir en Los Ángeles", dijo Vogel.

Unos días después, se suponía que los Lakers volverían a jugar un partido. James sabía que el momento requería su voz.

"Ahora, tengo algo escrito", comenzó. "Pero los estaría vendiendo en corto si leo esta porquería, así que voy a ir directamente desde el corazón.

"Mientras miro alrededor de esta arena, todos estamos de duelo, todos estamos heridos, todos estamos desconsolados y cuando estamos pasando por cosas como ésta, lo mejor que puedes hacer es apoyarte en los hombros de tu familia.

"Ahora, escuché sobre la nación Laker antes de llegar aquí el año pasado, sobre la gran familia que es y eso es absolutamente lo que he visto esta semana", continuó James. "No solo de los jugadores, el cuerpo técnico y la organización, sino de todos. Todos los que están aquí, esto es verdaderamente, verdaderamente una familia".

TODO ES MÁS GRANDE cuando lo haces como Laker. Campeonatos, declaraciones, momentos, tu voz.

Como Bryant, James es un historiador del juego. Sabe qué franquicias son las guardianas de la llama con legados que trascienden a grandes jugadores y épocas. Había hecho mucho en su carrera antes de venir a Los Ángeles, pero si ganaba aquí, el impacto sería grande.

Después de la muerte de George Floyd, James llamó a sus asesores Adam Mendelsohn y Maverick Carter. Quería decir algo, pero también quería hacer algo.

Mendelsohn y Carter le contaron sobre un proyecto en el que habían estado trabajando llamado More Than a Vote, en anticipación a las elecciones de noviembre. James adhirió al mismo inmediatamente y comenzó a organizar videollamadas y reuniones con otros atletas para que pudieran unir fuerzas y amplificar su mensaje.

Cuando los Milwaukee Bucks organizaron una salida improvisada de su juego contra el Orlando Magic en respuesta al tiroteo de Jacob Blake, James volvió a hablar con amigos y asesores hasta altas horas de la noche. Apoyó a los Bucks y su causa, pero la falta de planificación y estrategia fue frustrante. Integrantes de su círculo íntimo reconocen que James estuvo muy cerca de alejarse de la temporada esa noche.

Lo que cambió todo fue cuando él y Paul hablaron por teléfono con el ex presidente Barack Obama. Antes de ser presidente o senador, Obama fue un organizador comunitario. Sus palabras a altas horas de la noche se basaron en esa experiencia: consigue algo por esto. Empuje a la NBA, empuje a los propietarios, empuje a la sociedad a hacer más.

A la mañana siguiente, James, Paul y Andre Iguodala consiguieron compromisos firmes de la liga y los propietarios en tres iniciativas: establecer una coalición de justicia social, usar arenas como lugares de votación e incluir anuncios publicitarios en cada juego de playoffs para crear un mayor compromiso cívico en elecciones nacionales y locales.

Luego James y los Lakers reanudaron su temporada.

A PESAR de que aprecia el regreso a la gloria que James le ha brindado a la franquicia, es su fuerza y convicción lo que Buss dice que admira más.

"No tiene miedo de usar su plataforma para hablar sobre cosas que son importantes sin preocuparse por la reacción o la opinión pública", dijo Buss. "Él defiende lo que cree, y me ha fortalecido al ser franco por las cosas de las que ahora me he dado cuenta, hablando por las cosas que son correctas".

Escribió y habló sobre temas de justicia social a lo largo de la temporada más que nunca antes, y no se preocupó por las reacciones negativas.

Quizás fue solo confiar en su propio consejo, como dijo Jackson. Quizás fue sobrevivir a las críticas del verano anterior y ver su fe en Pelinka y en el equipo recuperada por su desempeño.

Un alto ejecutivo de los Lakers dijo: "Si bien algunos de nuestros supuestos rivales gastaron literalmente cientos de millones de dólares tratando de ganar batallas en los medios, siempre mantuvimos la cabeza baja y nos concentramos en el baloncesto, porque lo único que nos ha importado ganar son campeonatos ".

Pero Buss también había crecido a lo largo de esta temporada más larga.

Mientras su padre estaba a cargo, Buss era popular entre los fanáticos de los Lakers. Ella se sentaba en la segunda fila del Staples Center. Ella era accesible para todos.

"Esa es una de las cosas que siempre me han sorprendido de ella y de su padre", dijo Jackson. "Sentían que el equipo era de la ciudad, los Lakers pertenecen a Los Ángeles".

Inicialmente, fue difícil saber si James había calculado mal la forma en que los fanáticos de los Lakers lo recibirían. O si simplemente se estaba tomando un tiempo para aclimatarse con su nueva ciudad.

Los fanáticos se enojaron cuando pensaron que anunció una aparición en Blaze Pizza y no se presentó. Pintaron murales alrededor de Los Ángeles afirmando que Kobe Bryant seguía siendo el rey de los Lakers, no el Rey James. Es posible que nunca viva en el camino hacia el Staples Center cuando las cámaras captaron a James, que estaba herido en ese momento, bebiendo una copa de vino.

"Bueno, lo que he aprendido siendo un Laker es que a los fieles de los Laker les importa un bledo lo que has hecho antes", dijo James el jueves. "A ellos no les importa tu currículum para nada hasta que te conviertes en un Laker. Entonces tienes que hacerlo como un Laker y luego te respetan. Eso lo he aprendido".

Al igual que Buss, James llegó aquí manteniéndose concentrado en el trabajo. Cada día, cada desafío, era algo que superar. Su sentido de propósito nunca vaciló.

"No me gustó la forma en que terminó nuestra temporada el año pasado, especialmente yo mismo con la lesión y con nuestro club de béisbol", dijo James el 17 de septiembre. "Mi mamá me dijo: 'No hables de eso, sé sobre eso.' Así que no hablé mucho. Solo sal y haz tu trabajo ".

TODOS LOS TIEMPOS DIFÍCILES tienden a desaparecer cuando el champán del campeonato comienza a fluir. Los momentos brillantes pasan rápidamente al frente de tus pensamientos. Los desafíos retroceden.

Davis gritando "Kobe" después de conectar un triple ganador desde uno de los lugares favoritos de Bryant en las finales de la Conferencia Oeste. El confeti cayendo después de la final de la Conferencia Oeste y nuevamente al final, justo antes de que levantaran el trofeo.

Pero esos momentos fueron más dulces debido a los otros momentos que casi los quebraron y la forma en que respondieron.

"El hecho de que esté aquí ahora significa mucho para mí", dijo James cuando se dirigió a la multitud del Staples Center antes del primer partido que jugaron después de la muerte de Bryant. "Continuar con su legado no solo por este año, sino mientras podamos jugar el juego que amamos".

Buss sintió escalofríos cuando Davis conectó ese triple y gritó el nombre de Bryant.

"Fue como, está bien, él está aquí", dijo. "La gente decía, 'Está planeado, ustedes están forzando esto'. Y es como, '¿Estás bromeando? Esto es completamente orgánico. Viene del corazón de las personas, no viene de un momento que se pueda planificar'".

Uno de los regalos de estar tan aislado en la burbuja de la NBA durante tanto tiempo fue que me dio mucho tiempo para pensar y reflexionar.

Buss llegó la semana pasada y permaneció en el nivel exterior durante las Finales. Tan cerca del equipo que se unió para ganar este título y, sin embargo, tan lejos, en un balcón, detrás de una máscara, vitoreando junto a una de sus mejores amigas de las últimas cuatro décadas: la ejecutiva Linda Rambis.

Una vez que el equipo ganó y la misión se completó, finalmente se le permitió bajar al piso para aceptar el trofeo y cumplir con su derecho.

"Estoy muy orgullosa de ustedes tanto dentro como fuera de la cancha", le dijo al equipo. "Han hecho que Los Ángeles se sienta orgulloso de su arduo trabajo, su profesionalismo y su dedicación. Han escrito su propio capítulo inspirador en la gran historia de los Lakers.

"A toda la nación Laker. Hemos pasado por una tragedia desgarradora con la pérdida de nuestros amados Kobe Bryant y Gianna. Que éste trofeo sirva como un recordatorio de que cuando nos unimos y creemos en los demás, pueden suceder cosas increíbles.

"Cuando sea seguro, espero celebrar con ustedes. Hasta entonces, llevaré el trofeo a Los Ángeles, donde pertenece".

Pelinka se puso de pie con el equipo que formó. Su corazón todavía estaba apesadumbrado por la pérdida de Bryant, su antiguo cliente y amigo. Pero ha pasado suficiente tiempo para que pueda apreciar lo que aún le queda y lo que hicieron todos juntos.

"Cuando llegó la prueba más profunda de la vida, confiamos en la fuerza de los demás", dijo Pelinka. "Y nuestras creencias individuales, para encontrar un camino a seguir. Seguimos creyendo que todas las cosas se pueden trabajar juntas de alguna manera, de alguna manera, de alguna manera, encontrar un bien".