<
>

Cole Hamels y Charlie Manuel tienen emotivos, pero contrastantes regresos a Philadelphia

play
Segundo jonrón de la noche para Bryce Harper (0:48)

La estrella de los Phillies llegó a 24, esta temporada. (0:48)

PHILADELPHIA -- Una reunión tuvo un gran comienzo y otra fue todo menos impresionante, al tiempo que el nuevo coach de bateo de los Phillies, Charlie Manuel, vio a su lineup anotar 11 carreras, ocho de ellas ante Cole Hamels, ex lanzador de los Phillies.

Hamel fue recibido como héroe en su regreso a Philadelphia y luego, fue apedreado rápidamente al permitir nueve hits y regalar dos bases por bolas sin poder sacar un out en la tercera entrada del duelo en el que los Phillies vencieron 11-1 a los Chicago Cubs.

La ovación de pie que Hamels recibió cuando salió a su primer turno al bat en la parte alta de la tercera entrada no se sintió tan bien luego de permitir cuatro carreras.

“Estoy agradecido por el apoyo de los aficionados, pero cuando te patean el trasero por dos entradas consecutivas, estoy un poco enfocado en eso”, dijo Hamels. “No puedes seguir con juegos como los que he tenido los últimos dos partidos. No soy esa persona y no son las expectativas a las que me sujeto”.

Hamels ha sumado cinco entradas y 12 carreras en sus últimas dos salidas, no mucho tiempo después de dejar la lista de lesionados. Dice que su mecánica está mal, pero, quizá, la familiaridad de Manuel con él tuvo algo que ver con su actuación el miércoles.

El ex manager campeón de Serie Mundial de 75 años fue contratado el martes por su ex equipo para ser el coach de bateo para la pelea por un lugar en Playoffs.

“Es sorprendente”, dijo Hamels sobre el regreso de Manuel al dugout. “Ama el beisbol y es muy bueno en él.

“(Charlie) realmente tiene una buena perspectiva y le tengo el mayor de los respetos. Fue como un padre para nosotros y uno nunca quiere decepcionarlo. Fue una inspiración, includo cuando permites ocho carreras o cuando estás en blanco en cinco turnos al bat con cinco ponches, él sabía cómo prepararte para el día siguiente”, agregó el ahora lanzador de los Cubs.

Ya sea que Manuel tuviera o no oportunidad de sugerir algún cambio a los peloteros que han batallado en la caja de bateo, su mera presencia en el dugout animó a una afición que le guarda un lugar especial al manager de los Phillies campeones de 2008.

Los aficionados corearon “¡Charlie! ¡Charlie! ¡Charlie!” durante todo el encuetro del miércoles en el Citizens Ball Park.

“Hubo una energía increíble en el parque y con razón”, dijo Gabe Kapler, manager de los Phillies al hablar de Manuel, quien remplazó a John Malle, quien fue despedido el martes. “Charlie se ha ganado esa clase de adulación por mucho tiempo”.

Al elogiar a Manuel, Hamels ciertamente se refería sobre su propia situación. Irónicamente, lo que aprendió bajo el mando de Manuel es lo que pudiera ayudarle a superar sus problemas.

“El exigente amor de Philly es loque me enseñó a cómo recuperarme”, dijo Hamels al hablar de sobreponerse a la adversidad.

La derrota del miércoles puso a los Cubs en un empate con los St. Louis Cardinals en el liderato de la División Central de la Liga Nacional, pero, técnicamente, son el segundo equipo comodín, sólo un .001 por ciento detrás de los Cardinals.

Los Phillies, que han ganado los primeros duelos ante los Cubs, están dos juegos atrás en la pelea por un lugar como comodín en Playoffs, lo que significa que no importa lo que suceda en el tercero y último de la serie el jueves, los Cubs no han ganado una serie en gira en sus últimos 12 viajes.