<
>

Los mayores ganadores y perdedores de una extraña temporada baja en MLB

play
ESPN Datos: Dodgers apuntan al título con la llegada de Mookie Betts y David Price (1:13)

Según Jeff Passan, de ESPN, la novena de Los Angeles también estaría recibiendo dinero de Boston Red Sox, para cubrir la mitad de los 96 millones de dólares que restan del contrato del lanzador. Alex Verdugo y los ligaminoristas Jeter Downs y Connor Wongs (1:13)

Voy a estar haciendo algo de análisis de MLB aquí para ESPN, así que hace sentido a medida que doy mis primeros pasos aquí que comience haciendo una verificación de estatus sobre la temporada baja en general. La mayoría de los equipos llevaron a cabo una ejecución razonable de sus listas de tareas pendientes durante la temporada baja, pero un puñado de equipos sobresalieron en mi lista, ya sea por un movimiento que definió su temporada baja, una ejecución particularmente fuerte de su plan o porque su nivel de recursos en juego durante la temporada baja fuese una muesca clara más alta o más baja de lo habitua.

Aquí les presentamos los equipos que ganaron y perdieron en esta temporada del béisbol de estufa, con un destaque especial al mayor ganador, y también al mayor perdedor:

Ganadores en la temporada baja

New York Yankees: Los Yankees tenían mucho dinero para gastar en mejoras al equipo, siendo la mayor necesidad el conseguir un as, y consiguieron al mejor lanzador en el béisbol en Gerrit Cole. Solo les costó dinero -- $324 millones - pero nada en términos de jugadores jóvenes.

En realidad ellos no han hecho otras cosas notables, más allá de haber perdido a Didi Gregorius, Edwin Encarnación y Dellin Betances con contratos de una temporada con actuaciones de rol. La lesión de James Paxton les dolerá en la primera mitad, pero tienen algo de profundidad y juventud en su cuerpo de abridores por lo que podrían llenar su hueco hasta que vuelva.

La esquina del cuadro interior podría ser otro punto vulnerable, pero Miguel Andujar estará en el cajón de espera detrás de Gio Urshela y Luke Voit si su magia del 2019 se acaba. Pero con la adición de Cole, el título del mejor equipo en la Liga Americana está ahora en franca competencia entre los Yankees, los Astros, y de forma callada, este siguiente equipo:

Minnesota Twins: Al entrar a la temporada baja, Minnesota tenía cuatro quintas partes de su rotación encaminada a la agencia libre, pero los Twins se las han arreglado para llenar de forma efectiva esos huecos.

Jake Odorizzi y Michael Pineda firmaron de vuelta, mientras Rich Hill, Homer Bailey y Jhoulys Chacín fueron firmados por un total combinado de $10 millones garantizados y Kenta Maeda fue adquirido en el cambio de Mookie Betts que mayormente les costó un relevista a corto plazo en Brusdar Graterol. Maeda y las otras tres piezas de Hill, Bailey y Chacín pueden razonablemente aproximarse a la producción de Kyle Gibson y Martín Pérez en la fuerte rotación abridora de los Twins en 2019 que logró 101 victorias.

La mayor pérdida en esta alineación es Jonathan Schoop, y su rol como fuente de poder a la derecha fue reemplazado rápidamente por Josh Donaldson (por cuatro años y $92 millones). De forma silenciosa, Minnesota ha logrado construir una variación más barata de la fórmula de los Dodgers para ser un contendiente sustentable que no hace errores no forzados y con un fuerte sistema de fincas.

Chicago White Sox: Otro equipo a la alza en la Liga Americana es Chicago. La reconstrucción de los White Sox ha dado el siguiente paso donde el equipo de liga grande ha sido suplementado con gastos en la agencia libre. Yasmani Grandal (cuatro años, $73 millones), José Abreu (tres años, $50 millones) y Dallas Keuchel (tres años, $55 millones) lograron grandes garantías multianuales, mientras Edwin Encarnación, Steve Cishek y Gio González se subieron al barco con acuerdos de una temporada. Y Luis Robert fue el jugador joven más reciente en conseguir una buena extensión de contrato al inicio de su carrera (seis años, $50 millones).

Algunas de las proyecciones iniciales tienen a los Sox alrededor de los .500, justo detrás de Cleveland en una competencia por el segundo puesto en la Central LA, ya que el núcleo de los Indians se está volviendo demasiado caro para mantenerse juntos, y el joven núcleo de talento de los White Sox va en ascenso constante.

Y el mayor ganador en la temporada baja lo es...

Los Angeles Dodgers: De manera similar a como aparecen aquí los Yankees tras haber abordado sus mayores necesidades con un jugador estrella sin haber perdido mucho, los Dodgers agregaron a Mookie Betts. Para hacer eso, ellos movieron algunas piezas y el costo fue de dos jugadores jóvenes en Alex Verdugo y Jeter Downs. El perder a Hyun-Jin Ryu en la rotación es una pérdida que van a sentir, pero ese espacio en la nómina les despejó el camino para lograr el acuerdo por Betts. Alguna combinación de Alex Wood, Dustin May, Julio Urías, Tony Gonsolin, Ross Stripling y Brusdar Graterol debería poder compensar el hueco por la partida de Ryu.

Los Dodgers se quedaron a una victoria detrás de los Astros por el mejor record en todo el béisbol el año pasado. Hay argumentos convincentes para alegar que, luego de esta temporada baja, ahora elos se han llevado esa corona al entrar al 2020.

Los perdedores en la temporada baja... y lo que pudieron haber hecho de manera diferente

Nuestros tres perdedores están cerca del límite en su nómina, por lo que el remedio realista no es un país de fantasía donde se exige que el dueño gaste más dinero. La solución sería evitar un contrato o dos que sus oficinas centrales hayan entregado en el pasado para poder crear un respiro y así poder hacer cambios en esta temporada baja. Es un poco injusto hacer esto en retrospectiva, pero todas estas reducciones en nómina eran previsibles al asumir estos contratos.

Houston Astros: No es realmente tan complicado. El perder a Gerrit Cole, al gerente Jeff Luhnow, el mánager AJ Hinch y el respeto del resto del mundo del béisbol puso a los Astros en esta posición.

El equipo sigue siendo increíblemente talentoso y mayormente sin cambios más allá de estas pérdidas, lo que los coloca fácilmente en el grupo de mejores contendientes en cuanto a talento. Por otro lado, ellos tienen que enfrentar los problemas existenciales de tener un objetivo en la espalda y cada bateador debe preocuparse por la atención alrededor de un lento comienzo, que de otro modo sería algo inocuo, junto con una pérdida de continuidad que lo convierte en uno de los raros casos en los que los problemas no relacionados con el talento parecen impactar al equipo de manera real durante la temporada 2020 y posiblemente más allá.

Una temporada baja alterna para los Astros: El cambio de Zack Greinke incluyó el perder cuatro jugadores jóvenes que están cerca de las grandes ligas (Corbin Martin, J.B. Bukauskas, Josh Rojas, y Seth Beer) y asumir un contrato complicado que tiene al menos $50 millones en garantías por las próximas dos temporadas de Greinke. Es posible que ambos precios aún funcionen para Houston si él se mantiene saludable y/o ganan otro título, pero el desgarramiento del sistema de fincas y la falta de flexibilidad en su nómina no les da margen de error ahora. Con un núcleo que se está volviendo más viejo y más caro, ese margen de error se está volviendo más importante. El acuerdo de Grienke era para ganar ahora, no ganaron, Greinke solo lució OK en los playoffs, y un gran desastre en la temporada baja significa que ellos necesitan un margen de error más que nunca.

Chicago Cubs: Los Cubs están en el tipo de lugar en términos de construcción de roster que los Astros podrían llegar pronto: contra su techo de nómina con un sistema de fincas en la mitad inferior de la lista y un núcleo de talento que se está poniendo más viejo y más caro.

La inacción casi completa de los Cubs en esta temporada baja ha sido un punto clave, pero lo más preocupante es que todavía se les ubica en el nivel medio entre los equipos contendientes, justo al lado de los White Sox y otras franquicias con ritmo ascendente, en lugar de más arriba. En el papel, los Cubs no van a ser muy diferentes a lo que fueron en el 2019, pero eso podría ser suficiente para constituir cambios reales en el Lado Norte para el 2021.

Temporada baja alterna de los Cubs: Dos cambios en los libros lucieron problemáticos en el momento en que fueron firmados, y ahora lucen mucho peor: Tyler Chatwood (tres años, $38 millones) antes del 2018 y Craig Kimbrel (tres años, $43 millones) en medio del 2019. Chatwood era una apuesta a la alza para "arreglar" un abridor que había pasado su carrera en Colorado y que había sido utilizado como relevo largo. Kimbrel tenía esencialmente todos los indicadores del inicio de su curva descendiente y fue peor de lo que cualquiera pudo haber esperado en la segunda mitad del 2019. Un acuerdo que se veía bien en ese momento y que ha sido la verdadera limitación en el roster de los Cubs es el de Jason Heyward por ocho años y $184 millones que corre hasta el 2023. Los Cubs estaban pagándole a un perenne Todos Estrellas y en cambio recibieron a un sólido jugador de rol o un titular de poca monta.

Y el mayor perdedor en la temporada baja lo es...

Colorado Rockies: Los Rockies también se acerca a su límite de nómina y no han hecho mucho en esta temporada baja, excepto alinear a su jugador franquicia y hacer que el propietario Dick Monfort ayude a hacer obvio que la administración es un problema real aquí. Dar prioridad a la continuidad sería una forma caritativa de describir la larga correa que se le ha dado al puñado de gerentes que ha pasado por la historia del equipo, más allá de su desempeño. El gerente Jeff Bridich tiene una reputación con otros clubes de no ser especialmente fácil de trabajar, mientras que su gestión con la nómina del equipo no ha inspirado mucha confianza para una recuperación este año.

Después que la situación con Nolan Arenado se saliera de control, Monfort proclamó que su equipo ganaría 94 juegos en el 2020. Ganar 94 partidos sería una nueva marca para la franquicia y solo la tercera ocasión en la que alcanzan las 90 victorias en los 28 años de existencia del equipo. La evidencia de Monfort era inexistente ya que el equipo gano 71 juegos el año pasado con un diferencial de carreras de menos-123 y sin cambios significativos en su roster para este año.

Más allá de los escándalos de los Astros/Red Sox, la llegada de Arenado a los campos de entrenamiento será la historia más importante que se verá en las próximas semanas, ya que esta situación preocupante podría empeorar aún más.

Temporada baja alterna para los Rockies: Los Rockies tuvieron que elegir entre vender a Arenado o firmarlo con una extensión de contrato, y eligieron hacer las dos. Ese no es el único error en ruta al actual desastre que enfrentan, solo es el más reciente. El acuerdo de Ian Desmond (cinco años, $70 millones) fue rotundamente ridiculizado en ese momento y es como ver el accidente de un auto a cámara lenta, al lograr un abundante WAR de menos-1.7 en los primeros tres años del acuerdo, pero al menos ha sido consistente en ser negativo en cada uno de esos tres años. La completa falta de planificación que llevó a darle ese contrato a Desmond y luego tomarlo, un campocorto defensive que probablmente se ajuste mejor a defender la segunda o la tercera base a largo plazo, y colocarlo exclusivamente en la primera base y en los jardines, posiciones en las que casi no tiene experiencia de juego, es un acto de locura.

Charlie Blackmon es ahora un lujo de $64 millones en los próximos tres años para ser un solido abridor entre las edades de 33 y 35 años, acuerdo que le fue dado tras el mejor año de su carrera. El generoso acuerdo dado al relevista Wade Davis (tres años, $52 millones) se convirtió en un desastre en el Año 2 cuando tuvo efectividad de 8.65 en 42⅔ entradas. El relevista Bryan Shaw también recibió contrato por tres temporadas, el suyo por $27 millones, y ha lucido por debajo de nivel reemplazo en los primeros dos años del trato. El relevista Jake McGee también recibió $27 millones port res años y ha lucido por debajo del nivel reemplazo en ambas campañas. Ya está fuera de los libros, pero el relevista Mike Dunn recibió $19 millones por tres temporadas y devolvió un WAR de exactamente 0.0 antes de ser dejado en libertad durante el contrato y anunciar su retiro la semana pasada. Es posible que veamos algunas similitudes emergentes.

Incluso la extensión de Arenado, un jugador franquicia bona fide en su mejor momento, el tipo de jugador al que uno quisiera darle una extensión de contrato, se vio un poco por encima del valor de mercado cuando se firmó, dada la cantidad de dinero garantizada y la cláusula de salida incluida, la que ahora ha ayudado a intensificar los problemas ya mencionados, de forma similar a como los jugadores de la NBA firman contratos a corto plazo para tener mayor control sobre su situación. Entonces, para aclarar cuales contratos de agentes libres fueron los más atroces en una mirada revisionista a este roster, elijp (haciendo un gesto salvaje) a todos ellos.