<
>

Sánchez dejó de ser el 'patito feo' en rotación de Nats

play
Aníbal Sánchez defiende su carrera entre las estrellas del pitcheo de los Nationals (2:03)

El lanzador venezolano tuvo una salida estelar en el Juego 1 contra San Luis, dice que ahora "es el momento de los hombres". (2:03)

SAN LUIS -- Al menos durante las semanas finales de la temporada del béisbol de Grandes Ligas, el derecho Aníbal Sánchez no es más el 'patito feo' en la rotación de los Washington Nationals. Con la llegada del otoño, cuando se juega la parte más importante del calendario, el venezolano se ha transformado en un hermoso cisne, como narra el famoso cuento de Hans Christian Andersen.

Sánchez, el cuarto en orden de importancia en la rotación de Washington --destrás de Max Scherzer, Stephen Strasburg y Patrick Corbin-- y quien coqueteó con un juego sin hit ni carrera contra los St. Louis Cardinals en el inicio de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, el viernes, en Busch Stadium, es el primero en desempeño dentro de su equipo actualmente.

Sánchez tiene marca de 1-0, efectividad de 0.71 (1 carrera limpia en 12.2 entradas), 14 ponches y tres boletos gratis en dos salidas en los playoffs.

Desde el 10 de septiembre, cuando se recrudeció la tremenda batalla de los Nationals con al menos cinco rivales por un puesto comodín, el venezolano posee efectividad de 1.86, 30 ponches y seis boletos en 38.2 innings en seis aperturas.

Sánchez trabajó siete entradas en tres de sus últimas cuatro salidas de la vuelta regular y ponchó a nueve y permitió una carrera en una indecisión contra los Los Angeles Dodgers en el tercer encuentro de la Serie Divisional.

“Me siento bien. Ellos están un poco por encima, en números y nombres, por encima de mí. Pero siempre he batallado en mis salidas, tratando de hacer lo mejor, poner buenos juegos para el equipo y, gracias a Dios y eso, he tenido una carrera larga en las Grandes Ligas”, dijo Sánchez a ESPN Digital en el Busch Stadium el sábado.

El pasado invierno, el derecho de 35 años firmó un contrato de dos años y $19 millones de dólares con los Nationals, contra los que tenía efectividad de 2.08 en 26 partidos durante su carrera. El contrato de Sánchez, que incluye dinero diferido, es bastante modesto, tomando en cuenta el tipo de salarios que devengan sus colegas de la rotación abridora.

Scherzer, un ganador de tres premios Cy Young, tiene un pacto de $210 millones de dólares por siete temporadas que expirará en dos años; Strasburg puede salir de su contrato de siete años y $175 millones después de la próxima Serie Mundial, y Corbin firmó como agente libre durante el invierno anterior por seis años y $140 millones.

Durante la campaña regular, la rotación abridora de los Nationals encabezó la Liga Nacional con 1,010 ponches, quedó en segundo lugar en efectividad (3.53) y fue la que permitió menos cuadrangulares por salidas (1.11).

Sánchez tuvo marca de 8-11 y efectividad de 3.85 en 30 salidas durante la temporada, la decimocuarta de su carrera en las Grandes Ligas, que también incluye paradas en Miami, Detroit y Atlanta. La oposición le bateó .237 con OBP de .297 después del Juego de Estrellas.

“Lo dije todo el año, cuando regresó de lista de lesionados, todos hablan de Stras, Scherzer, Corbin, pero quiero decir que Aníbal también ha sido y es una gran parte de por qué estamos aquí”, dijo Dave Martínez, el manager de Washington.

“Lanzó increíble desde que llegó de la lista de lesionados, por lo que es una gran parte de nuestro éxito y es un hombre que sale y nos da la oportunidad de ganar cada vez que está en el box”, agregó el piloto de origen puertorriqueño.

El viernes, Sánchez coqueteó con la grandeza, cuando llegó hasta la octava entrada tirando un juego sin hit ni carrera, en el inicio de la final del viejo circuito.

Un sencillo del también venezolano José Martínez con dos outs en el cierre del octavo estropeó el intento de hacer historia para Sánchez, quien buscaba unirse a Don Larsen (juego perfecto en la Serie Mundial de 1956) y Roy Halladay (No-Hitter en las Series Divisionales de la Liga Nacional del 2010), únicos que han tenido un No-No desde que los playoffs fueron creados en 1903.

El derecho terminó la noche con un hit, cinco ponches y un boleto para darle a Washington su primera victoria en una Serie de Campeonato desde que venció a los Dodgers en el tercer choque de la final liguera de 1981, cuando aún se llamaban Expos de Montreal.

De acuerdo a Elias Sports Bureau, Sánchez, quien lanzó seis entradas de 12 ponches sin hit ni carrera contra los Boston Red Sox en la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2013, es el primer pitcher de la historia con múltiples intentos de No-Hitter de al menos seis entradas en postemporada.

“Ya estoy un poco más relajado. Ayer fue un día bastante bueno, con buenos resultados porque el equipo ganó, que es lo más importante. Estoy muy contento de todo lo que hice ayer”, dijo Sánchez, cuya efectividad de 2.57 (16 carreras en 56.0 IL) es la séptima más baja de postemporada para un lanzador con al menos nueve aperturas.

“Es una bendición bastante grande. Una oportunidad que pocos hemos tenido. Hay muchos jugadores que jugaron muchos años y nunca tuvieron la oportunidad de llegar a este momento”, dijo Sánchez.

“Siempre es un orgullo hacer cosas buenas, personalmente, para mis familiares, para las personas que me quieren, pero también es bueno representar a Venezuela en estos grandes juegos. Hemos aprendido que estos son los momentos de los hombres y hay que sacar provecho de la experiencia”, agregó.