<
>
CONTENIDO EXCLUSIVO
Obtén ESPN+

Los problemas de comportamiento deleznable en MLB ahora están disponibles para que el mundo los vea

play
San Diego cerró con broche de oro con el contrato de Fernando Tatis (2:59)

Memo Celis analiza la extensión millonaria del dominicano y los refuerzos con los que contará el jugador. (2:59)

Lo que hizo Kevin Mather la semana pasada fue activar efectivamente una luz incandescente sobre un rincón del béisbol completamente oscuro e infestado de ratas. Todo el mundo en el deporte está consciente del comportamiento no competitivo presente entre muchos de los 30 equipos de las Grandes Ligas. Todo el mundo puede oír cómo se roía la buena fe y la integridad de la competencia. Todo el mundo reconoce la manifestación financiera, el enorme cambio de dólares de los jugadores hacía los propietarios.

Pero cuando el ahora ex director ejecutivo de los Mariners dijo en voz alta lo que casi nadie había dicho en el registro antes, Mather iluminó por completo una parte espeluznante del deporte que alimenta la desconfianza de los jugadores en la gestión, una parte del deporte que incluso mucha gente del lado de la gerencia detesta, porque es la antítesis de lo que inicialmente los atrajo a los deportes competitivos.

Esta parte tóxica del negocio debe eliminarse en el próximo convenio colectivo. Eso solo puede suceder con un reinicio de todo el deporte, de modo que todos trabajen contra el peor uso de la analítica y se centren en dos principios muy simples:

1. Los equipos deben dedicarse a alinear a sus mejores jugadores.
2. Los equipos deben intentar ganar tantos juegos como sea posible.

Y las reglas deben reconstruirse para fomentar esos principios. Pero el camino de regreso desde el abismo de mala fe en el que se encuentra ahora el juego es complicado, y las Grandes Ligas y los jugadores solo pueden llegar allí si encuentran la manera de trabajar juntos. Incluso si MLB intentara construir barreras contra el tanking (perder a propósito), la manipulación del tiempo de servicio y cerrar las lagunas, los jugadores tendrían que estar de acuerdo con cualquier conjunto de cambios en las reglas, y por el momento, no parece haber muchas esperanzas para un sistema rediseñado por ambas partes a través de la colaboración

Tal vez un temor mutuo a la opción nuclear, un paro laboral prolongado, pueda empujarlos a una alianza constructiva. Pero no estoy seguro de que sea una posibilidad.

La terrible semana de los Mariners demuestra la destructividad de las prácticas a las que hizo referencia Mather, prácticas que de alguna manera se convirtieron en un procedimiento operativo estándar para la mayoría de los equipos.

Seattle no ha estado en los playoffs en casi dos décadas. El gerente general Jerry Dipoto, en medio de una reconstrucción, trató de distanciarse de los comentarios de Mather al hablar con los jugadores de los Mariners. Pero Jarred Kelenic, el principal prospecto de la organización, le dijo a USA Today que cuando Dipoto habló, "fue literalmente como si alguien se tirara un pedo en la iglesia. Esa es la expresión exacta en el rostro de todos".

Las palabras de Dipoto carecían de credibilidad a los ojos de los jugadores, porque todos en el deporte conocen bien la frecuencia con la que los equipos han evitado ganar en el corto plazo para aprovechar las reglas a su favor y en contra de los jugadores. Muchos equipos han construido equipos destinados al fracaso, lo más barato posible, para aumentar las ganancias, y han retrasado la promoción de los jugadores a las grandes ligas, jugando con el sistema y de esa manera, atrofiar el poder adquisitivo de sus mejores jugadores jóvenes.

Le pasó a Kris Bryant. Le pasó a George Springer. Les pasa a los jugadores todo el tiempo.