<
>
CONTENIDO EXCLUSIVO
Obtén ESPN+

Bienvenido al año de Tatis Jr: Por qué el rostro de $340 millones de San Diego es exactamente lo que MLB necesita en este momento

play
Tatís solo sonríe cuando ponen su nombre al lado de LeBron y Mahomes (1:02)

Fernando Tatís Jr. sonríe cuando lo comparan con LeBron James y Patrick Mahomes. (1:02)

Durante el invierno, cuando Fernando Tatis Jr. no estaba trabajando para tratar de cumplir su objetivo de convertirse en el mejor jugador de béisbol de la historia, agotó su tiempo libre trabajando en sus granjas en República Dominicana. Montaba a caballo y alimentaba a las gallinas, cuidaba los limones y cazaba patos. Tatis Jr. podría ser la cara floreciente del béisbol -la oficialización de su contrato de 14 años y $340 millones con los San Diego Padres se hizo el 22 de febrero--, pero está muy feliz de ensuciarse realizando ese tipo de tareas de vez en cuando. Más de una vez esta temporada baja, Tatis Jr. se encontró en cuclillas en la tierra, ordeñando vacas.

Si la idea de que Tatis Jr. juegue a ser peón de campo te desconcierta, bueno, prepárate para más. No es todo botín y rastas. Si 2019 fue la introducción y 2020 la ruptura, 2021 está preparado para ser el Año de Tatis Jr.: el florecimiento completo de un talento asombroso cuyo atractivo va mucho más allá del béisbol. Sin faltarle el respeto a Mike Trout, quien todavía ostenta el título de Mejor Jugador del Planeta, o a Juan Soto, quien rápidamente está asegurando al Mejor Bateador del Planeta, o a Mookie Betts, quien demostró la habilidad de hacer suyo un mes entero cuando robó octubre.

Es uno de esos momentos en los que todo se alinea a la perfección: el jugador, el equipo, el tiempo. Habrá triunfos y habrá impedimentos, y todo es parte del viaje del héroe, que, cuando se le impone a un joven de 22 años, puede parecer un poco prematuro. Puede ser. Probablemente lo sea. Pero entonces, Tatis Jr. está aquí, con todas estas cosas, porque cuando se le presentan otros desafíos, otras cargas, los ha superado. Y con cada conquista viene algo más, esta vez, ganar el primer campeonato de los Padres o su primer premio MVP o hacer el tipo de cosas que solo los grandes jugadores históricamente pueden realizar.