<
>

Incuestionable la decisión de Cowboys de reclutar a WR CeeDee Lamb en primera ronda del draft

play
Los Cowboys cumplieron su palabra en el Draft (1:32)

El equipo de Dallas eligió al mejor hombre disponible, el receptor CeeDee Lamb. (1:32)

DALLAS -- Los Cowboys no pudieron resistirse a la tentación y se dejaron seducir cuando vieron pasar frente a ellos al receptor CeeDee Lamb, a quien reclutaron con la decimoséptima selección global en la primera ronda del Draft 2020 de la NFL.

Aunque la prioridad es reforzar a la defensiva, no se puede cuestionar a los Cowboys por la decisión de tomar a Lamb.

Quizá los Cowboys recordaron cuando dejaron pasar a Randy Moss en el draft de 1998 y el error que también cometieron otros equipos se tradujo en la ya conocida leyenda en la que Moss advirtió que quienes lo pasaron de largo, searrepentirían.

O simplemente, los Cowboys cumplieron con las advertencias del entrenador Mike McCarthy y del dueño Jerry Jones de reclutar al mejor jugador disponible cuando llegara su turno.

Quizá la única duda que prevalecerá es si debieron seguir con el plan original que confesaron de dar prioridad a la defensiva.

Uno de sus principales candidatos, el ala defensiva de la Universidad de Louisiana State y campeón nacional, K’Lavon Chaisson, estaba aún disponible cuando llegó el turno de Dallas, que decidió reclutar a uno de los mejores receptores en la historia de la Universidad de Oklahoma y que sólo tendrá que mudarse a poco más de 200 millas a Frisco, Texas, el hogar de los Cowboys.

“La verdad, no tenía idea o expectativas sobre qué equipo me iba a seleccionar”, dijo Lamb tras ser reclutado, en conferencia telefónica con la prensa que cubre a los Cowboys. “Estoy muy feliz de ir a Dallas. No se arrepentirán de haber confiado en mí”.

La posición de receptor también estaba necesitada de refuerzos, ya que Dallas no tenía a nadie atrás de Amari Cooper, quien recién firmó un nuevo contrato por cinco años y $100 millones, y de Michael Gallup, quien en sus dos primeras campañas ha mostrado talento para convertirse en estrella.

Los Cowboys necesitaban buscar un tercer receptor, quizá slot, que se coloca en la ranura entre la línea ofensiva y los receptores abiertos, para remplazar a Randall Cobb, quien se marchó en la agencia libre a los Houston Texans, sólo un año después de que a, su vez, había tomado el lugar de Cole Beasley.

“Será un privilegio ser parte de una ofensiva que tiene mucho talento”, mencionó Lamb. “Me siento muy cómodo como slot. Conozco la posición y puedo maximizar mi potencial ahí”.

En su histórico paso por Oklahoma, Lamb atrapó pases de tres quarterbacks titulares diferentes, incluidos dos ganadores del Trofeo Heisman, que fueron primera selección global de la NFL, Baker Mayfield y Kyler Murray, además de Jalen Hurts.

Lamb (6-2 y 196 libras) superó las mil yardas en sus últimas dos temporadas colegiales. Es explosivo en trayectorias verticales, capaz de atrapar envíos en trayectorias cruzadas y muy explosivo después de la recepción.

En tres temporadas en Oklahoma, Lamb, nacido de Houston, sumó 173 recepciones para 3,292 yardas y 32 touchdowns.

En 2019, promedió 21.4 yardas por recepción, la tercera mayor cifra en todo el futbol americano colegial. La campaña pasada, sumó siete recepciones de al menos 50 yardas.

“Una de mis fortalezas es (sumar) las yardas después de recibir el balón”, aseguró Lamb. “Disfruto haciendo que la gente falle tacleadas y aprovecho al máximo la oportunidad cuando tengo el balón en las manos”.

Lamb es el sexto receptor que los Cowboys reclutan en la primera ronda de un draft y es el primero desde 2010, cuando Dez Bryant llegó a Dallas.

Ya cubierto el único hueco real a la ofensiva, los Cowboys tendrán que pensar seriamente a partir de la segunda ronda sobre lado defensivo del balón, donde perdieron ya en agencia libre a su principal esquinero, Byron Jones, y a su líder en capturas, Robert Quinn, entre otros.