<
>

César Ruiz, elegido por los Saints, rinde honor a su fallecido padre con su pasión por el fútbol americano

play
Las memorias de César Ruiz de su padre (1:03)

El centro dominicano seleccionado por Saints en el draft cuenta la historia de cómo perdió a su papá y agradece todo lo que le transmitió (1:03)

METAIRIE, Luisiana - Tres imborrables imágenes se destacan de la selección del centro César Ruiz durante la primera noche del draft de la NFL.

La poderosa y fuerte emoción mostrada por él tras anunciarse su elección por parte de los New Orleans Saints.

Distintas jugadas en las cuales Ruiz abrió boquetes en la defensiva de sus rivales, justo en el medio de la línea ofensiva del equipo de la Universidad de Michigan.

Y esos increíbles pasos de baile dentro del vestuario.

Todas esas imágenes guardan relación entre sí. Eso se debe al hecho que Ruiz, a una edad muy joven, decidió que la mejor manera de rendir homenaje a su padre fallecido y a su devota madre era vivir la vida al máximo.

Ruiz tenía 8 años cuando su padre fue arrollado por un auto, perdiendo la vida luego de que éste se había detenido para ayudar a otro conductor a cambiar una llanta desinflada. Según recuerda su madre Latoya Shambry, Ruiz luchó contra la depresión y los episodios de ira antes de que ella le motivase a incursionar en la práctica del fútbol americano cuando César tenía 10 años.

No pasó mucho tiempo antes de que Ruiz se reencontrara con la pasión de vivir. Todas las frases recogidas a sus entrenadores y compañeros de universidad y a los instructores y directivos de los Saints hacen referencia a su contagiosa personalidad y pasión por el deporte.

"Todos se enamoran de él... cuenta con una personalidad magnética y carismática... los jugadores terminan girando en torno a él".

Ruiz afirmó que mantener esa forma de ser es importante para él, porque así se adhiere a los principios impartidos por su padre.

"Cuando digo que mantengo su legado, mantengo su personalidad y sigo haciendo las buenas acciones que él hizo por todos", expresa Ruiz. "Le dedico a él toda mi trayectoria y todas las cosas que hago".

De forma similar, Ruiz aprecia todo lo que su madre hizo por él después del trágico deceso de su progenitor. Según expresó el jugador durante una entrevista sostenida en el NFL Combine, Shambry es "la persona más influyente de toda mi vida".

"Mi madre lo es todo para mí", afirma Ruiz.

Shambry llama a su hijo "Andy", diminutivo de su segundo nombre. Fue bautizado César Andre Ruiz, en honor a su padre, César Edwin Ruiz. Shambry afirma sentir un orgullo abrumador cuando ve la alegría mostrada por su hijo y los términos en los cuales la gente se refiere a él.

"Eso demuestra que hice un gran trabajo, siendo madre soltera", expresó Shambry, quien alumbró a Ruiz siendo adolescente. "Eso es todo lo que escucho sobre él: 'Oh, tu hijo es un buen chico. Oh, él es tan respetuoso, es amable, es ameno'".

"Él siempre ha sido así. Solo necesitaba recuperarlo. Es la imagen viva de su padre. Algunos dicen que él se parece a mí, pero es la imagen viva de su papá. Y su padre tenía una forma de ser similar a cómo es (Ruiz) hoy en día. A su padre le gustaba siempre divertirse, reírse, jugar... Eso lo heredó de su padre".

"Se enamoró del fútbol americano"

Shambry confiesa que nunca fue capaz de comprender la relevancia de la calidad mostrada por su hijo para el fútbol americano, especialmente cuando lo llevaba a sus primeras prácticas y le veía trotar detrás del resto de los niños, mientras estos daban vueltas alrededor de la cancha. Recuerda el asombro que sintió cuando sus compañeros de trabajo empezaron a decirle que César era el centro número 1 del país cuando cursaba la secundaria.

En ese momento, Shambry simplemente se preocupaba por asegurarse de que Ruiz "no se rezagara". Llegó a sopesar la búsqueda de ayuda por parte de médicos o sicólogos. También sentía preocupación por la posibilidad de que su hijo cayera en estado de obesidad, ya que pasaba la mayor parte del tiempo dentro de su habitación y no dejaba de ganar peso.

"Al principio, él mostró escepticismo (ante la idea de practicar fútbol americano) y después de un tiempo, se acostumbró", afirma Shambry. "Estuve a su lado todo el tiempo, al amanecer, al atardecer. Estuve allí, en todos y cada uno de sus partidos. Y después, no sé que pasó, simplemente se enamoró. Se enamoró del fútbol americano. Y no ha dejado de jugarlo desde entonces".

Asimismo, el fútbol americano fue para Ruiz una vía de escape que le alejó de las trampas que le rodeaban, al criarse en el difícil ambiente que se respira en Camden, Nueva Jersey.

Ruiz afirmó sentirse "afortunado de contar con una madre que fue verdaderamente estricta conmigo"; por ello, nunca se vio expuesto a influencias peligrosas. No obstante, expresó que la atmósfera de Camden "pone a prueba tu carácter" y que ésta "puede formarte o destruirte".

"Se requiere ser un hombre maduro para mantener una mentalidad recta y evitar las distracciones", indica Ruiz, quien a la mañana siguiente de su elección en el draft dedicó una publicación en redes sociales a "todos los chicos de Camden que tienen un sueño".

Esa fue la razón por la cual Ruiz y su madre tomaron la difícil decisión de que César se mudara a la IMG Academy de Brandenton, Florida, tras recibir la oportunidad de transferencia al concluir el segundo año de estudios secundarios.

De hecho, cuando madre e hijo visitaron por primera vez el complejo de estudios y constataron la calidad de las instalaciones y el apoyo que brindaba dicho instituto, Shambry indicó que fue ella quien quería que Ruiz permaneciera desde ese mismo día en el lugar y que esperase a que ella le enviara su ropa y otras pertenencias.

"Él tenía sentimientos encontrados. Pero le dije que, si (sus amigos) tuvieran la misma oportunidad, la aprovecharían y saldrían corriendo", recuerda Shambry. "Por eso, él oró y reflexionó al respecto y dos días después, abordó el avión. Sabes bien que yo lloré, él lloró. Pero yo sabía que él estaba en buenas manos. Me dolió mucho enviarlo hasta allá, pero me dije que no sería egoísta, porque lo quería de vuelta conmigo".

El "más alto" intelecto para el fútbol americano

Una vez que el fútbol americano se convirtió en el camino de vida de Ruiz, éste comenzó a profundizar sus conocimientos sobre este deporte cada vez que podía.

Ruiz confesó haber comenzado a jugar como centro porque sus entrenadores en las categorías juveniles le dijeron que ningún jugador estaba dispuesto a asumir dicha posición. Sin embargo, actualmente siente orgullo al afirmar que "nació para jugar" como centro, especialmente porque le gusta "estar a cargo del espectáculo" en la línea de golpeo.

Tentativamente, Ruiz podría cambiar de posición en la NFL para convertirse en guardia. Sin embargo, es probable que los Saints hagan que su centro Erik McCoy, quien se destacó el año pasado durante su campaña de novato, asuma el puesto de guardia. Independientemente de lo que suceda, es cierto que los Saints se enamoraron del alto nivel de "inteligencia para el fútbol americano" mostrado por Ruiz. Según Sean Payton, entrenador jefe de los Saints, esto cobró mayor relevancia durante este año, debido al hecho que los distintos equipos de la NFL no dispondrán de tiempo para organizar minicamps para novatos o veteranos.

"Él es uno de los mejores jugadores de línea interior que he visto en un buen tiempo. Y creo que estamos recibiendo a un jugador con gran habilidad física y adicionalmente, recibimos a un jugador con un carácter fantástico", afirma Payton. "Es rudo. Es un líder. Y simplemente, es uno de esos jugadores que no dejas de ver, te mantienes pendiente de él. No me importa el video que reproduzcas. Todos parecían mostrar la misma escena".

Ed Warinner, entrenador de línea ofensiva de la Universidad de Michigan, concuerda con la idea de que el intelecto mostrado por Ruiz para el fútbol americano se ubica "entre los más altos que haya visto en un jugador de fútbol americano universitario". Warinner describió a Ruiz como la clase de persona que "se sentaba en primera fila" en todas y cada una de las reuniones de equipo y apreciaba la posibilidad de analizar sus jugadas en video.

Los Wolverines permitieron que Ruiz tomara las decisiones finales con respecto a las jugadas a ejecutar en las carreras y protecciones de pases, aparte de la mayoría de los ajustes hechos por la línea ofensiva. Asimismo, Warinner contó que los entrenadores mostraban asombro al evaluar su desempeño durante la temporada baja, concluyendo que Ruiz tuvo un 99% de precisión en sus peticiones de jugadas a ejecutar.

"Él representa una gran combinación de todos los atributos que se buscan en un jugador", indica Warinner, quien recuerda haber pronosticado hace dos años que Ruiz sería elegido en la primera ronda del draft. "Disfrutarán estar a su lado, porque es toda una personalidad, aparte de mantener verdadera seriedad con respecto a su trabajo".

"Es gracioso, cuenta con habilidades de liderazgo innatas, es un chico con personalidad magnética y carismática. Todo eso incide en el hecho de que a la gente le encanta contar con él, dentro y fuera de la cancha".

Ruiz se enorgullece de no haber permitido una sola captura por parte de sus oponentes el año pasado, aparte de que las únicas infracciones en las que incurrió en el juego colegial fueron producto de perseguidores adelantados.

En las vísperas del draft, se le preguntó a Ruiz qué diría su padre con respecto a todo lo vivido por él. Ruiz respondió que era probable que este tuviera una sonrisa en su rostro.

"Sé que mi madre se siente orgullosa de mí, por eso me siento orgulloso de mí mismo", afirma Ruiz. "Sé que mi padre se sentiría sumamente orgulloso de mí".