<
>

Tyreek Hill, de los Chiefs, es el Coloso de la Semana 4

play
Los Cowboys brillan entre los Colosos de la Semana 4 de la NFL (1:34)

Javier Trejo Garay analiza a los jugadores más destacados de la cuarta semana de acciones en los emparrillados. (1:34)

El electrizante receptor abierto de Kansas City obtuvo los honores como el mejor jugador de la jornada dominical

La Semana 4 nos regaló un número extraordinario de actuaciones estelares.

Desde los quarterbacks hasta los receptores abiertos, y pasando por los corredores, hubo desempeños dignos de ser enlistados en nuestra pieza semanal a lo largo y ancho de la NFL en este domingo.

Sin embargo, un 'Cheetah' escapó con los máximos honores.

TYREEK HILL, RECEPTOR ABIERTO, KANSAS CITY CHIEFS

Para los Chiefs, era imperativo vencer a los Eagles para cortar una racha negativa que los vio hilar dos derrotas en las primeras tres jornadas.

Como bono adicional, era importante que Kansas City luciera bien en el proceso, para recuperar parte de la confianza perdida con los dos descalabros.

De la mano de Hill y Patrick Mahomes, sucedieron ambas cosas. Hill atrapó 11 envíos para 186 yardas con tres touchdowns, quemando a diestra y siniestra a los backs defensivos de Philadelphia.

La primera anotación de Hill sirvió para que los Chiefs tomaran ventaja a inicios del segundo periodo, mientras que los siguientes dos, que llegaron con aproximadamente cuatro minutos de separación en el periodo final, dejaron definitivamente el partido fuera del alcance de los Eagles, que consiguieron descontar en tiempo basura.

Hill había acumulado apenas ocho recepciones combinadas en las dos derrotas de los Chiefs, y se fue sin anotación en esas dos fechas. Contra Philly, igualó su mejor total de atrapadas del año, y logró su mejor marca de la campaña en touchdowns. Hill no es la única arma que tiene Kansas City, pero sí la más letal.

MENCIONES HONORÏFICAS

Saquon Barkley, corredor, New York Giants. Cada semana que pasa, Barkley va recuperando poco a poco su forma y, sobre todo, su confianza. Ante los Saints, el versátil ofensivo corrió el ovoide 13 veces para 52 yardas con un touchdown y también atrapó cinco pases para 74 yardas. La anotación terrestre, desde 6 yardas, fue el touchdown de la victoria en la prórroga.

Trevon Diggs, esquinero, Dallas Cowboys. La defensiva de los Panthers fue la que llegó al partido con todo el ruido, pero Diggs se robó los reflectores. El esquinero de segundo año de Dallas le robó dos pases a Sam Darnold en series consecutivas hacia el final del tercer periodo, efectivamente entregando el momento del juego a los Cowboys, que aprovecharon para despegarse significativamente de los Panthers.

Ezekiel Elliott, corredor, Cowboys. Es increíble el impacto que puede tener un 'Zeke' enchufado. Ante los Panthers, corrió el ovoide 20 veces para 143 yardas con un touchdown, rompiendo pedazo a pedazo la fuerza de voluntad de la defensiva de Carolina. Encima de todo, fue clave en contra de la presión contra Dak Prescott, en un esfuerzo que le redituó cero capturas a los Panthers. Es complicado pedirle más a uno de los mejores corredores de la NFL.

Taylor Heinicke, quarterback, Washington Football Team. Sí, se trata de un pasador muy limitado en cuanto a las habilidades físicas, pero Heinicke logra compensar mucho con una determinación imposible de disuadir. Washington no tenía nada que hacer hacia el final de un partido que Atlanta debió haber asegurado con facilidad, pero Heinicke --quien completó 23 de 33 intentos de pase para 290 yardas con tres touchdowns sin intercepciones, y que sumara 43 yardas más en cinco acarreos-- mantuvo a su equipo en la pelea hasta que, por fin, sucumbieron los Falcons. No, Atlanta no es un sinodal de primera línea, pero en la NFL, una victoria es una victoria.

Derrick Henry, corredor, Tennessee Titans. Es increíble el grado de dependencia sobre Henry que tiene la ofensiva de Tennessee, particularmente en un día en el que no pudieron contar con los lesionados A.J. Brown o Julio Jones. Henry se apuntó 33 acarreos para 157 yardas y un touchdown como el corredor más prolífico de la jornada, aunque no lo suficiente para rescatarle el partido a los Titans, que cayeron ante unos Jets que no conocían el triunfo hasta antes de este domingo. Hay muchas cosas mal en Tennessee, pero Henry no es una de ellas.

Patrick Mahomes, quarterback, Chiefs. Mahomes no ha logrado cerrar la llave por completo cuando se trata de las entregas de balón, pero al menos volvió a los destellos del Mahomes de siempre esta tarde ante los Eagles, con sus cinco pases de touchdown. Completó 24 de 30 envíos para 278 yardas con sus usuales pases contorsionados y con extraños ángulos de brazo, y además sumó 26 yardas terrestres en cinco acarreos. No está de vuelta todavía en su mejor nivel, pero al menos la flecha vuelve a apuntar hacia arriba en Kansas City.

Terry McLaurin, receptor abierto, Washington. ¿Cómo luciría McLaurin en una de las ofensivas más explosivas de la NFL, en lugar de Washington, donde no hay muchas más alternativas por aire? No lo sabemos, pero con toda seguridad sería un nombre mucho más mencionado al enumerar a los mejores receptores abiertos de la liga. El estelar de Washington atrapó seis envíos para 123 yardas con dos touchdowns, encontrando como siempre las fracturas en la cobertura defensiva del rival.

David Montgomery, corredor, Chicago Bears. No hay un mejor aliado para un quarterback sin experiencia que un juego terrestre dominante, y eso mismo brindó Montgomery a Justin Fields durante el tiempo que estuvo en el campo, antes de salir lastimado. Corrió el balón en 23 oportunidades para 106 yardas con dos touchdowns, permitiendo a Chicago controlar el flujo del partido ante unos Lions con poca e respuesta.

DJ Moore, receptor abierto, Carolina Panthers. No importa que la defensiva del oponente sepa que Moore será el objetivo primordial para Darnold, el estelar de Carolina encuentra el modo de descubrirse, atrapar el ovoide, y ganar yardas. Ante los Cowboys, atrapó ocho balones para 113 yardas con dos touchdowns, y se anotó un número importante de tacleadas rotas, convirtiéndose esencialmente en un arma imparable para Dallas durante buena parte del partido. Carolina perdió, pero imposible echarle la culpa a Moore.

Cordarrelle Patterson, receptor abierto, Atlanta Falcons. Otra lista semanal y otra aparición de Patterson en este espacio. Con cinco recepciones para 82 yardas y seis acarreos para 34 yardas, Patterson ayudó a poner a los Falcons a ganar un partido que dejaron escapar entre los dedos de Washington. Sin lugar a dudas, Patterson ha sido la revelación, al menos en ligas de fantasy, de la campaña.

Dak Prescott, quarterback, Cowboys. Con cada día que pasa, los detractores se quedan sin elementos para cuestionar el salario del pasador de Dallas. Ante los Panthers, y una defensiva que hizo mucho ruido haciendo miserable la vida de los primeros tres quarterbacks a los que enfrentó en el año, Prescott operó calmadamente para completar 14 de 22 intentos para 188 yardas y cuatro pases de touchdown, sin intercepciones, y se dio el lujo de sumar 35 yardas en cuatro acarreos para guiar a los Cowboys a una victoria clave en la NFC.

Aaron Rodgers, quarterback Green Bay Packers. Ahora sí, podemos decir con certeza, que el desastre de la Semana 1 está en el retrovisor. Rodgers conectó 20 de 36 intentos de pase para 248 yardas con dos touchdowns sin intercepciones, y acarreó el balón tres veces, incluyendo un corto touchdown terrestre en la victoria clara de los Packers sobre Pittsburgh. No, el 2021 todavía no es el momento de Jordan Love en Green Bay.

Matt Ryan, quarterback, Falcons. Es inaudito cómo un equipo con una actuación como la de Patterson y Ryan, puede irse a casa con las manos vacías, pero recordemos que se trata de los Falcons. En términos estadísticos, no hay duda de que Ryan merece estar en esta lista. Completó 25 de 42 envíos para 283 yardas con cuatro touchdowns sin intercepciones, y hasta sumó una escapada por tierra de 17 yardas. Sin embargo, a la hora de mantener lejos el balón del rival y conservar el marcador, Atlanta simplemente no encuentra el modo.

Deebo Samuel, receptor abierto, San Francisco 49ers. Fue un partido raro para los Niners, quienes debieron emplear a dos quarterbacks diferentes a lo largo de la tarde, por lesión. Samuel, sin embargo, se mostró como el arma más explosiva de San Francisco, con ocho recepciones para 156 yardas y dos anotaciones. Los Niners realmente no amenazaron seriamente el dominio de Seattle hacia final del partido, pero está claro que Samuel necesita de ayuda para brindarle a Trey Lance o Jimmy Garoppolo, una mejor variedad de opciones.

Russell Wilson, quarterback, Seattle Seahawks. El Houdini de la NFL lo hizo de nuevo. Wilson logra deshacerse de la presión de un modo único, para convertir una potencial jugada rota en jugada grande, y el encuentro ante los Niners no fue la excepción. Completó 16 de 23 envíos para 149 yardas con dos touchdowns sin intercepciones, y agregó cuatro acarreos con 26 yardas con un touchdown terrestre, confirmado que podría ser el mejor quarterback de la liga cuando se trata de la segunda reacción.