<
>

Dodgers, frustrados por el escándalo de robo de señas

play
Los peloteros deben una explicación a sus fanáticos y perjudicados con el robo de señas (0:59)

'Yo solo deseo ver más reacciones como la de Carlos Beltrán quien aceptó públicamente su rol', comenta Carolina Guillén. (0:59)

LOS ÁNGELES - El mánager de Los Angeles Dodgers, Dave Roberts, se hizo eco de los sentimientos de algunos de sus jugadores a raíz de las duras revelaciones sobre los Houston Astros, que utilizaron ilegalmente tecnología para robar señales durante la temporada 2017.

"Frustrante", dijo Roberts.

A pesar de esas frustraciones, todos los jugadores que estuvieron disponibles durante el 'FanFest' anual en el Dodger Stadium, expresaron el sábado que no tenían interés en ser declarados como los legítimos campeones en 2017 y 2018, haciendo referencia a una resolución que el Ayuntamiento de Los Ángeles acordó enviar a MLB a principios de esta semana.

"No queremos un trofeo", indicó Justin Turner, tercera base de los Dodgers. "No queremos una pancarta falsa colgada en nuestro estadio. No ganamos eso. No queremos eso", añadió.

"Solo queremos prepararnos para esta temporada y hacerlo de la manera correcta", sostuvo.

Una investigación realizada por las Grandes Ligas determinó que los Astros usaron un monitor para ver videos en tiempo real de las señas de los receptores. Luego golpeaban un bote de basura para alertar a sus bateadores de lanzamientos entrantes, confirmando los comentarios iniciales del exjugador Mike Fiers, a The Athletic.

La práctica de robo de señas se extendió hasta la postemporada 2017, cuando los Astros finalmente derrotaron a los Dodgers en el séptimo partido de la Serie Mundial.

Se le preguntó al presidente de los Dodgers, Andrew Friedman, si algún integrante de los Astros se había acercado para disculparse y si habían mostrado públicamente suficiente remordimiento.

"No lo han hecho", destacó Friedman con respecto a ambas preguntas.

Roberts, en tanto, afirmó que se sintió mal por lanzadores como Clayton Kershaw, Kenley Jansen y Yu Darvish, quienes recibieron muchas críticas por su desempeño contra los Astros en esa Serie Mundial.

"Es realmente frustrante si miras lo que podría haber sucedido", agregó Roberts.

MLB publicó los resultados de su investigación el 13 de enero y también repartió sanciones. El gerente general de los Astros , Jeff Luhnow, como también el entrenador A.J. Hinch, fueron suspendidos durante toda la temporada y posteriormente despedidos por el propietario Jim Crane. El equipo también recibió una multa de $5 millones y se vio obligado a perder cuatro selecciones del sorteo de novatos.

En los días siguientes, el boricua Alex Cora, un entrenador de banca para los Astros que pasó a dirigir unos Boston Red Sox atrapado, igualmente en acusaciones similares, fue despedido. También lo fue Carlos Beltrán, un veterano clave en ese equipo de los Astros y que acababa de ser nombrado mánager de los New York Mets.

Los Dodgers regresaron a la Serie Mundial en 2018 y perdieron en cinco juegos contra los Red Sox, quienes están siendo investigados por MLB por usar su sala de reproducción de videos para robar señales.

El lanzador Ross Stripling y el jugador de cuadro Enrique Hernández, dijeron que sospechaban que los Astros robaban señales de manera ilegal en la Serie Mundial 2017, pero no sabían el alcance de sus métodos.

"MLB hizo lo que tenía que hacer, lo que sintió que era necesario", matizó Turner. "Creo que la parte fuerte es: sabemos lo difícil que es ganar una Serie Mundial. Llegar allí años consecutivos y no tener éxito, sabemos que es algo que realmente hay que ganar. Con el informe del comisionado y la evidencia que tienen, es difícil sentir que (los Astros) se ganaron el derecho de ser llamados campeones", expresó.

Roberts se considera un amigo cercano de Hinch, quien en par de ocasiones -según el informe de MLB- rechazaba el sistema de robo de señas.

"Hemos sido amigos por mucho tiempo. No creo que sea personal", sentenció.