<
>

Cubano Luis Robert podría ser la próxima superestrella de MLB

play
Lo Mejor del Día en BBEN: Un cubano es la joya de los White Sox (0:51)

Los White Sox amarraron al prospecto cubano Luis Robert y lo extendieron por 6 años y 50 millones de dólares. Nationals llegaron a un acuerdo con Will Harris por tres años y 24 millones. Jason Castro pactó con Los Angels, a un año y 6.85 millones. (0:51)

RICK RENTERIA HIZO un viaje a la República Dominicana en el invierno de 2017, poco después de su primera temporada como mánager de los Chicago White Sox.Él tenía en su mano un cronómetro y lo presionó tan pronto como el swing de Luis Robert produjo un rodado de rutina hacia la parte izquierda del terreno. Cuando el pie de Robert pisó la primera base, el reloj digital marcaba 3.6 segundos, un tiempo improbable para alguien que salía corriendo del lado derecho de la caja de bateo. Renteria pensó que podría haber sido un error. Luego vio a Robert, que jugaba en el jardín central, correr hacia el hueco tras un doble seguro y comprendió que aquel tiempo insólito no había sido un mal funcionamiento del cronometro.

Daryl Boston, quien entrena a los jardineros de los White Sox, experimentó algo similar en los entrenamientos de primavera del año pasado. Era el 11 de marzo y Robert patrullaba la pradera central en Maryvale, Arizona. Una línea dura y tendida salió camino al central. Boston estaba seguro de que la pelota iba a caer. Luego miró a Robert. "Fue como si hubiera salido disparado de un cañón", recordó Boston. La explosión para recuperar terreno rápidamente, la anticipación para discernir instantáneamente la trayectoria, el trabajo del guante para asegurar la captura deslizándose: todos los rasgos que definen a los jardineros centrales de élite fueron evidentes en una jugada.

Pero la leyenda de Luis Robert se centra principalmente en sus cuadrangulares. Consiguió un bono de firma de $26 millones como agente libre en mayo de 2017 y aceptó una extensión de seis años y $50 millones en enero de 2020. Entretanto, Robert, de 22 años, jugó en solo 200 juegos de ligas menores y produjo solo una temporada completa de Béisbol en Estados Unidos. De alguna manera, fue suficiente para crear toda una carrera de cuadrangulares inolvidables, muchos de los cuales llegaron durante una temporada de 47 juegos en Triple-A el verano pasado.

El más celebrado ocurrió la noche del 19 de agosto en Durham, North Carolina. El batazo de Robert superó la cerca del jardín izquierdo, que tiene 32 pies de altura y está a 305 pies del plato. Pasó rápidamente por el área de la cerca, navegó sobre un toro resoplando de 20 pies de altura que promete filetes gratis y desapareció en la noche .

"Simplemente increíble", indicó Zack Collins, un receptor de 25 años compañero de equipo de Robert en los Charlotte Knights. "Probablemente la conexión más larga que he visto batear".

Pero Danny Mendick, un jugador de cuadro de 26 años, puede pensar en uno mejor. Fue la bola que Robert golpeó sobre el Ojo del Bateador en Charlotte. La cerca del jardín central en BB&T Ballpark se encuentra a 400 pies del plato. El ojo del bateador está ubicado aproximadamente a 10 pies por detrás de la cerca. Mendick supuso que el cuadrangular de Robert recorrió más de 460 pies.

"Todos estábamos mirándonos en el dugout como, '¿Qué acaba de pasar?'", rememoró Mendick. "Ellos hablan sobre el toro, y sí, él dejó boquiabiertos a todos con ese, pero el que bateó por el jardín central estaba completamente en un nivel diferente".

Pero hubo otro, en Buffalo, donde las pelotas de béisbol apenas vuelan. Matt Skole, un primera base de 30 años, vio a Robert alcanzar una slider contra el piso, halarla y ponerla sobre la cerca del jardín izquierdo con una mano.

"Él estaba de primer bate para nosotros", apuntó Skole. "Creo que el primer lanzamiento fue bola, y luego falló un envío contra la tierra. El pitcher trató de lanzar ese envío nuevamente y él literalmente la sacó de la tierra y la puso contra la red detrás del jardín izquierdo".

Robert bateó un cuadrangular similar en Birmingham, Alabama, excepto que este viajó sobre una gran pizarra que se eleva sobre la cerca del jardín izquierdo y navegó hacia el museo que reside detrás de él. Blake Rutherford, un jardinero de 23 años, jura que la pelota viajó 450 pies, y lo hizo con un pitcheo bajo y en la zona de afuera.

"Fue muy impresionante", dijo Rutherford, "pero especialmente cuando se considera el lanzamiento que conectó".

UN ESGUINCE en el pulgar limitó a Robert a 50 juegos en lo que habría sido su primera temporada completa en el sistema de los White Sox en 2018. Él mantuvo un aire de misterio cuando comenzó el año siguiente, luego publicó una línea ofensiva de .328 / .376 / .624 en tres niveles, acumulando 32 jonrones y 36 bases robadas en 122 juegos, dejando pocas dudas sobre su trayectoria.

Los compañeros de equipo que se entusiasmaron con sus prodigiosos jonrones quedaron más impresionados con los ajustes que hizo en el camino.

Triple-A tiene una forma única de humillar a los prospectos más brillantes. Muchos de los estadios de béisbol se prestan para pegar jonrones, pero muchos de los hombres que lanzan en ellos poseen la habilidad para exponer las debilidades de los jóvenes bateadores. Después de que Robert tuvo una buena racha para comenzar su temporada en la Liga Internacional en julio pasado, los lanzadores comenzaron a trabajar contra él de manera diferente. Vio cambios de velocidad una y otra vez, vio bolas rompientes y vio lanzamientos malos, alejados de la zona de strike para comenzar sus turnos al bate, todo lo cual explotó las tendencias de swing libre que ya se habían vuelto obvias.

"Hombre", pensó el receptor de ligas menores de los White Sox, Seby Zavala, "está jodido".

Durante una semana o dos, Robert pareció desconcertado. Muchos de sus compañeros de equipo estaban preocupados de que pudiera marcar el comienzo de una espiral descendente. Entonces, de repente, volvió a hacer clic. Robert comenzó a dejar pasar los rompimientos fuera de la zona, comenzó descifrar los cambios que le seguían, comenzó a mostrar la paciencia suficiente para obligar a los lanzadores opuestos a acercar la pelota al centro del plato.

"Eventualmente no pudieron descubrir qué lanzarle", dijo el jardinero de 28 años Daniel Palka, quien pasó muchas noches observando a Robert desde el círculo de espera. "Es divertido. Es cómico ser su compañero de equipo, ver al otro equipo asombrado o lo frustrados que se sienten. Pensé que los ajustes eran lo que le colocaban por encima de todos".

Robert comenzó la temporada 2020 como el prospecto número 5 de ESPN, solo detrás de Wander Franco, Gavin Lux, Adley Rutschman y Jesús Luzardo. Antes de jugar en su primer partido de Grandes Ligas, Robert fue catalogado como un miembro integral de un joven y prometedor equipo de los White Sox decidido a hacerse cargo de la división central de la Liga Americana después de las adiciones de temporada baja de Yasmani Grandal y Dallas Keuchel.

Luego vino la pandemia de coronavirus, una suspensión de Major League Baseball y la acumulación de una temporada acortada, extraña y sin precedentes que de alguna manera mejoró la mística de Robert. El momento decisivo se produjo durante un partido interescuadras en la tarde del 11 de julio. Robert se enfrentó al zurdo de los White Sox, Carlos Rodon. Estaba esperando un cambio de velocidad hacia la zona exterior del plato. En cambio, Rodon lanzó una recta adentro y el cubano tuvo que reaccionar rápidamente. La improvisación le hizo resbalar y caer al suelo. Se dio la vuelta y se levantó a tiempo para ver la pelota volar sobre la cerca del jardín central.

"Lo vi sentado en el suelo y pensé, '¡Corre, corre, corre!'", dijo el entrenador de banca de los White Sox, Joe McEwing, más tarde a los medios en una video-conferencia. "Y luego me di cuenta de que la pelota había sobrepasado la cerca".

KEN WILLIAMS, el vicepresidente ejecutivo de los White Sox, vio a Robert solo dos veces antes de firmarlo. A primera vista, el gerente general Rick Hahn se volvió hacia Williams y le preguntó: "¿Es ese el maniquí Under Armour caminando hacia nosotros?" Williams se echó a reír. Más tarde, cuando Robert navegó a través de su primer y único entrenamiento oficial con los White Sox en la República Dominicana, Williams vio manos excepcionales moviéndose a través de la zona de strike y lo que identificó como "poder bajo control". Se dio cuenta de que Robert podía aplastar lanzamientos en cualquier cuadrante de la zona de strike, lo que le recordó al toletero de los White Sox, José Abreu. Los otros rasgos, la velocidad, el atleticismo, la fuerza, eran tan obvios para Williams como para todos los demás.

Más tarde, Williams se coló en el entrenamiento de otro equipo y vio a Robert manejar las bolas rompientes mucho mejor. Con eso, ya había visto suficiente. El siguiente paso fue convencer a la propiedad de comprometer $52 millones en un adolescente relativamente desconocido ($26 millones por el contrato de Robert y otros $26 millones como multa por exceder el bono internacional).

"Esas son las decisiones que te mantendrán despierto por la noche", dijo Williams, "y me mantuvieron despierto por la noche".

Robert es uno de los cuatro jugadores de posición clave de los White Sox que han firmado extensiones antes de llegar al arbitraje, junto con el campocorto Tim Anderson, el jardinero izquierdo Eloy Jiménez y el tercera base Yoan Moncada. Los contratos conllevan el riesgo inherente de dinero garantizado a productos relativamente no comprobados, pero debido a que los cuatro acuerdos podrían comprar un par de años de agencia libre, Williams los ve como su mejor oportunidad de extender una ventana de contención que comienza de inmediato.

En Robert, que mide 6 pies 3 pulgadas (1.91 metros) con un marco cincelado de 185 libras, Williams ve a un joven Eric Davis. Williams se recuperó como jardinero con los White Sox, los Tigers, los Blue Jays y los Expos de 1986 a 1991, lo que coincidió con la primera parte de la carrera de Davis. Williams está en su vigésima temporada como jefe de toma de decisiones para las operaciones de béisbol de los White Sox. Durante ese tiempo, aprendió a confiar en sus instintos como evaluador y vivir con los resultados de un negocio impredecible.

Se le preguntó cuándo dejó de perder el sueño por su decisión de fichar a Robert.

"Esa es una pregunta interesante", dijo Williams mientras estaba sentado en un carrito de golf en el complejo de entrenamiento de primavera del equipo en febrero. "Y digo interesante porque no quieres parecer arrogante, pero no propones hacer algo así en primer lugar a menos que tengas cierta confianza en tu decisión".

"Pero debes tener suficiente conciencia sobre cómo puede desarrollarse el juego, cómo pueden influir las lesiones, cómo influye la culturalización. Te da una cierta humildad al comprender que, aunque puedes estar tan seguro de algo, no funciona a su favor. Eso es deporte. Y puede costarle su trabajo. Y aún no lo ha producido. Todavía podría costarme mi trabajo. Les dejaré saber cuándo deje de preocuparme por eso".