<
>

El lanzador Max Fried está 'frito' para los Atlanta Braves

Fried, quien tuvo efectividad de 3.04 y solamente concedió cuatro o más carreras cinco veces en 28 aperturas en la temporada regular, ha permitido 11 vueltas (10 limpias) en sus últimas dos apariciones en los playoffs. Carmen Mandato/Getty Images

HOUSTON - Max Fried está frito. Al menos, así lució en sus últimas dos salidas en la actual postemporada de Grandes Ligas.

El estelar zurdo de los Atlanta Braves permitió siete hits y seis carreras (cinco limpias) en cinco entradas contra los Houston Astros, el miércoles, en el segundo juego de la Serie Mundial.

Fried, quien tuvo efectividad de 3.04 y solamente concedió cuatro o más carreras cinco veces en 28 aperturas en la temporada regular, ha permitido 11 vueltas (10 limpias) en sus últimas dos apariciones en los playoffs.

Fried fue el lanzador derrotado en el quinto choque de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional contra los Los Angeles Dodgers el pasado 21 de octubre, en el Dodger Stadium, cuando fue atacado con ocho imparables y cinco vueltas en 4.2 entradas. En esa ocasión le batearon dos cuadrangulares.

El miércoles en el Minute Maid Park, apenas le conectaron un extrabase, un doble del intermedista venezolano Jose Altuve comenzando el encuentro, y tuvo seis ponches y un boleto. En total, al "Ace" de los Braves le han pegado 15 hits y le han anotado 11 carreras en 9.2 innings en sus dos asignaciones más recientes.

Es la tercera vez en su carrera de cinco años, ya sea en la serie regular o la postemporada, que a Fried le anotan 10 o más carreras en un tramo de dos aperturas.

¿Cansancio? Es posible. Con las 21.2 entradas que lleva en la postemporada, Fried elevó a 187.1 innings su total del año, la mayor cuota de su carrera en una campaña.

Con el derecho Charlie Morton fuera por el resto de la Serie Mundial, por la fractura del peroné que sufrió el martes en el juego 1, Atlanta necesita que Fried y el derecho Ian Anderson, sus únicos otros dos abridores regulares, asuman el liderazgo necesario para tener mayores oportunidades de ganar su primer campeonato desde 1995.

Entrando al segundo choque del clásico de otoño, el bullpen de Atlanta había trabajado más entradas (49.2) que el staff de abridores (46.1) en la postemporada.