<
>

George Kambosos Jr. listo para 'sorprender al mundo' en pelea con Teófimo López

play
¡Habemus campeón mundial! López derrotó a Lomachenko (1:53)

Por decisión unánime, los jueces dieron a Teófimo López como el ganador de la pelea contra Vasyl Lomachenko. El hondureño conquista los cuatro títulos de peso ligero de boxeo. (1:53)

Si George Kambosos Jr. aprendió algo en 2021, es que se necesita un buen abogado para navegar en el entorno a menudo turbio e impredecible que es el mundo del boxeo.

Pero, después de algunas salidas en falso, el australiano está ahora a solo unos días de la pelea más grande de su carrera: un enfrentamiento con el campeón unificado de peso ligero Teófimo López (16-0, 12 KOs).

La historia de esta pelea se parece un poco a un drama de Hollywood mal escrito, pero desafortunadamente para Kambosos (19-0, 10 KOs) fue una realidad.

La prueba de COVID-19 positiva de López a solo unos días de la fecha de pelea del 19 de junio, los desacuerdos sobre la fecha y el cambio de lugar, una desintegración completa del trato con los promotores originales Triller, una demanda posterior, y tanto la alegría personal como el dolor, hicieron que 2021 fuera una "montaña rusa" para el retador de 28 años.

Pero donde otros podrían haberse alejado de la rutina diaria, Kambosos dice que su enfoque nunca vaciló y que está listo para sorprender al mundo y hacer historia en el boxeo australiano.

"Mentalmente todos saben que Kambosos es muy fuerte", le dijo a ESPN. "He sido muy paciente y he estado trabajando todos los días, día tras día, y sabía que cada día iba a mejorar cada vez más. Y cuando llegara la pelea, estaría 110% listo.

"Lo tomé como una guerra de desgaste, día a día estabas teniendo tus batallas contigo mismo para mejorar cada vez más, así es como lo veía. La guerra no se gana en un día, se necesita tiempo, y yo tengo una mentalidad inquebrantable. Si vuelvo atrás hace ocho semanas, tuve el nacimiento de mi tercer hijo y ese mismo día falleció mi abuelo, George Kambosos. Pero todavía entrené ese día, ese es el tipo de peleador que soy.

Cuando Kambosos se enteró de que López dio positivo, ya estaba en su hotel en Miami esperando la pelea; con todo y eso, entrenó después de la noticia.

"No he quitado el pie del pedal desde siempre. Así he sido siempre", dijo Kambosos. “La gente dice que ha sido una preparación larga, me preguntan '¿Estás agotado o te cansas?', Y yo digo 'Esto es demasiado grande para cansarse'. Esto ha sido algo que he perseguido desde que tenía 11 años cuando entré por primera vez en un gimnasio de boxeo".

Si bien la prueba positiva de coronavirus de López puso en marcha una cadena de eventos que trajeron a los abogados, también le dio a Kambosos la oportunidad de regresar a Australia a medida que se desarrollaban las discusiones sobre un cambio de fecha.

Se vio obligado a someterse a una cuarentena de hotel de dos semanas que estaba vigente para cualquier australiano que regresara en ese momento - algo a lo que el campeón de peso pluma de UFC del país, Alexander Volkanovski, está bien acostumbrado - pero tras esa estadía, Kambosos se reunió con su familia.

Y eso, dice él, solo alimentó aún más su deseo de mantener el rumbo en su búsqueda de los títulos de peso ligero de la AMB, OMB, FIB y Ring Magazine.

"Cuando volví a casa para ver a mis hijos, realmente cimenté esa motivación, esa inspiración", explicó Kambosos. “Habiendo estado lejos de ellos, estaba diciendo 'sabes qué, este chico Teófimo López, ha dado todo esto por sentado'.

"Me quitó mucho tiempo, tiempo especial con mis hijos, en un punto en el que crecieron tanto; me tomó alrededor de una semana y media para volver al ritmo de las cosas [rutina familiar] porque habían cambiado mucho.

"E incluso ahora, mi recién nacido, tiene entre 7 y 8 semanas, cambia todos los días y yo no puedo estar allí. Ese es el tipo de sacrificio que haces.

"Pero esa inspiración, cuando llegué a verlos, y continué empujando y trabajando todos los días, encendió otra chispa; no es que necesitaba más chispa o fuego, pero sí alentó ese fuego abrasador aún más. Dije que voy a tener a este chico [López] y cuando lo tenga, él pagará por todo esto".

Si bien una nueva fecha, el 27 de noviembre, y promotor, Matchroom Boxing, finalmente se aseguró a principios del mes pasado, Kambosos quedó desilusionado por la experiencia de tratar con el promotor original de la pelea, Triller.

Acusaciones de incumplimiento de contrato y desacuerdos hicieron que Kambosos iniciara una acción legal contra Triller, mientras que la FIB luego le quitó los derechos de organizar la pelea a los novatos de la promoción deportiva.

La demanda de Kambosos está en curso, así como la curva de aprendizaje del australiano sobre el lado comercial del boxeo.

"Lo único que he aprendido es que debes tener un buen equipo legal contigo, las personas adecuadas contigo y yo tengo un muy buen equipo a mi alrededor", le dijo a ESPN. "Pero a veces suceden cosas que no están bajo tu control, una cosa del campeón y todo salió mal.

"Desde el punto de vista legal de las cosas, en este momento no estoy concentrado en nada de eso; estoy seguro de que habrá más cosas entre Triller y la FIB, pero eso ni siquiera es de mi incumbencia. Estoy concentrado en ganar esta pelea, ganar esos cinturones en una gran promoción como Matchroom de Eddie Hearn, y llevar los cinturones de regreso a Australia y traer algunas peleas grandes Down Under [después].

Cuando Kambosos habla sobre la escena del boxeo australiano, su desaprobación está dirigida a un mercado local que está dominado por ex futbolistas que buscan un día de pago rápido para ingresar al boxeo.

Respeta los logros de su compatriota Tim Tszyu, el peso junior mediano se acercó un paso más a una pelea por el título mundial con una victoria sobre Takeshi Inoue en Sydney la semana pasada, pero Kambosos dice que su viaje a ser el retador obligatorio de la FIB se ganó por las malas en el extranjero.

Después de una combustión lenta, la gente finalmente llegó a reconocer eso.

"Esto es enorme, y el apoyo cuando estuve de regreso en Australia fue enorme. Dondequiera que fui, cuando la pelea buscaba una nueva fecha, todos decían 'cuándo es la pelea, cuál es la nueva fecha', todos estaban súper emocionados", dijo Kambosos.

"En lo que respecta a las redes sociales, se han vuelto loco, todos están ansiosos por esta pelea. Y es enorme, no solo en el boxeo australiano sino en la historia del deporte australiano, y por la forma en que lo he hecho, realmente me lo he ganado de la forma más difícil.

"Y es diferente [para Tim Tszyu]: estoy peleando contra el campeón indiscutido y el tipo que tiene todos los cinturones, el Peleador del Año 2020, uno de los mejores peleadores libra por libra en el mundo, eso es contra quien estoy peleando, no un tipo que está ahí para hacerme lucir bien, que están promocionando para una agenda determinada.

"Australia sabrá cuando vuelva a casa con todos los cinturones quién es el emperador del boxeo australiano".

Sin embargo, cuando suene la campana el sábado por la noche, se olvidará toda la acumulación, las distracciones y el drama, el impulso para un mayor reconocimiento en su tierra natal.

Sin embargo, cuando suene la campana el sábado por la noche, se olvidará toda la acumulación, las distracciones y el drama, el impulso por un mayor reconocimiento en su tierra natal. Todo eso quedará en el pasado.

Y Kambosos es firme en su creencia de que solo hay un resultado para la velada en la ciudad de Nueva York.

"En el papel, esta es una buena pelea", dijo cuándo se le pidió que describiera el enfrentamiento. "Esta es una pelea entre dos de los mejores pesos ligeros del mundo. Tienes al actual No. 1, que tiene todos los cinturones, que fue el Peleador del Año 2020 después de que sorprendió a [Vasiliy] Lomachenko. Y por otro lado, tienes al retador No. 1, el mandatorio, el tipo que ganó su puesto, no solo lo consiguió, tuve que ir y ganar mi oportunidad al vencer a otro retador No. 1 en Lee Selby en su ciudad natal. Así que este debe ser un combate emocionante.

"Pero la mayoría cree que lo hago todo mejor; soy más rápido, más explosivo. Hablan de su poder de golpe, pero cualquiera que haya estado dentro de esas cuerdas conmigo sabe de primera mano el poder de golpe que tengo. He he estado haciendo sparring con pesos welter y junior medianos y no pueden creer lo duro que golpeo, así que todo lo que hago es mejor.

"Incluso si quisieran hacer 15 rounds como la vieja escuela, haré 15 rounds si así lo desean. Estamos listos, estamos listos para una victoria masiva y para sorprender al mundo. Mucha gente cree en mí, mucha gente no cree en mí, pero lo más importante es que creo en mí mismo. Y cuando tienes esa confianza y ese carácter, eso es lo que hace a un campeón".