<
>

Hannibal Mejbri, la promesa de Túnez en la Copa del Mundo de Qatar 2022

Hannibal Mejbri, la joven promesa del fútbol tunecino que ya brilla en Manchester United Getty Images

"Creo que tomé la mejor elección. Doy las gracias a Francia por la formación, pero mi corazón está con Túnez", dice Hannibal Mejbri con algo de timidez. Acaba de cumplir 18 años. Lleva una remera blanca y unos jeans. Los rulos de su frondosa cabellera, esa que lo emparenta con Bob Patiño, el personaje de Los Simpons, están recogidos. Su rostro parece más juvenil y retraído. Pero Hannibal está seguro de su decisión. Aprieta fuerte la camiseta 14 que lleva su nombre y sonríe. Nacido francés, ha elegido representar al país de sus padres. También lo siente propio. Desde entonces, es una más de las Águilas de Cartago.

Hannibal comenzó a jugar a la pelota en el suburbio parisino donde creció. A los 6 años ingresó en la cantera del Paris FC. Un año más tarde, se presentó ante sus padres con su destino resuelto. Les dijo que quería ser futbolista profesional. Cuando llegó a la adolescencia se hizo evidente que el sueño infantil tenía sustento. A los 15 ya era considerado un prodigio y muchos clubes franceses lo cortejaban. Eligió a Monaco para dar el salto al profesionalismo. El equipo del principado pagó 1 millón de euros por su pase. "Es un club que da una oportunidad a los jóvenes. Hay más posibilidades de abrirse paso que en PSG", decía el quinceañero Mejbri.

Desde chico, Hannibal puede describir su presente y su futuro con la misma claridad con que ve pases en la cancha. Admitía el vértigo de ser tan deseado y las ganas de tener una vida normal, de salir con chicos de su edad. Pero ahí estaba, agradece, su familia para mantenerlo humilde y enfocado. "Voy a ir en puntas de pie. Sé que tengo todo por demostrar”, aseguraba. Mientras adelantaba sus estudios para terminar rápido el secundario se tomaba con calma su carrera. “Espero jugar en la Ligue 1 en 3 o 4 años”, afirmaba. “Si todo va bien, podría ir al extranjero más adelante. Pero antes, debo dejar mi huella acá. Kylian Mbappé es mi modelo. Sueño con seguir su ejemplo, pero aún queda mucho camino por recorrer”, agregaba.

El extranjero y el profesionalismo llegaron mucho antes de lo previsto. Las cosas se precipitaron apenas un año después de llegar a Monaco. En agosto de 2019, cuando ya lo buscaban los grandes de Europa, la familia Mejbri recibió una propuesta de Jorge Mendes, el agente de Cristiano Ronaldo, y forzó la salida del principado con destino a Manchester United. El gigante inglés habría pagado 5 millones, que podrían ser 10 en el futuro, por el pase.

A los 17 años, Hannibal ya se había hecho un lugar en el sub 21 del United y fue elegido el juvenil de la temporada. En mayo de 2021, ya con 18, Mejbri hizo su debut profesional. Ingresó en lugar de Juan Mata en el final del triunfo 2-1 ante Wolves por la Premier. “Creo que jugué bastante bien. Sinceramente, fue inolvidable”, recuerda.

Una semana más tarde, Mejbri estaba en Túnez, en aquella conferencia de prensa, anunciando su decisión de jugar para las Águilas. Esa elección, la misma que tomó Wahbi Khazri, otra figura de esta Selección tunecina, se fue formulando con el tiempo. A los 15 años, se sumó a la academia INF Clairefontaine, La Masía francesa que nutre a la selección gala y al fútbol africano. El paso por esa prestigiosa escuela de fútbol le abrió las puertas de las juveniles francesas. Jugó 12 partidos con el sub 16 y 3 juegos con el sub 17.

Su llegada a Inglaterra lo alejó de las selecciones francesas y lo acercó a las raíces familiares. La pandemia, que frenó la actividad en especial de los juveniles, hizo lo suyo. Tras el debut profesional en la Premier, el llamado desde Túnez agarró a Mejbri algo culposo por estar perdiendo el idioma árabe con el que lo criaron. Quizás esas cosas inclinaron la balanza. “Mi papá y mi mamá se alegraron mucho de que eligiera Túnez. Es como un regalo para ellos. Pero a mí también me hace feliz. Creo que he tomado la decisión correcta. Ya veremos en el futuro si es así. Intento construir algo, no sólo en lo deportivo”, explica Hannibal.

Tras su debut internacional, en un amistoso ante Congo, en junio, su prestigio creció mucho, sobre todo en Túnez, tras su consagratoria Copa Árabe, a finales de 2021. Titular en los 5 partidos, fue la figura del equipo en su 1er torneo con las Águilas. Su gran partido fue en la semifinal ante Egipto. En su posición de medio creativo condujo al equipo hasta la final, donde cayeron 2-0 ante Argelia. Cerró el año de su bautismo profesional como la revelación del fútbol africano, elegido por votación popular.

Los que lo vienen siguiendo su progresión valoran su gran manejo, su buena visión y su excelente pase. Su juego es demasiado completo para su corta edad. Nicky Butt, exvolante del United y coordinardor de sus juveniles, se ilusiona con la habilidad de Mejbri y lo compara con cracks como David Beckham y Roy Keane, por su liderazgo. Hannibal se siente cómodo escuchando esos nombres. Sus referencias, admite, son estrellas pretéritas como Zidane, Ronaldinho o Iniesta. “Trato de aprender mirando a jugadores como esos. En mi Selección también hay mucho talento y estoy esperando aprender de ellos”, asegura.

Por ahora, ese lugar de aprendiz es el que Jalel Kadri, un DT que prefiere a los jugadores experimentados, le asigna en la Selección de Túnez. Durante Qatar 2022, su 1er Mundial, Mejbri aspira a ganar experiencia. Los tunecinos, a verlo realizar todo lo que promete. No hay mejor escenario para brillar que una Copa del Mundo y Hannibal lo sabe.