<
>

No-Hitter de mexicanos Córdova y Rincón, único en la historia

play
Fernando Valenzuela recordaba su juego sin hit ante los Cardinals (3:46)

En 2015, el estelar lanzador mexicano conversó en exclusiva con ESPN, para rememorar su hazaña del 29 de junio de 1990. (3:46)

Los aficionados poco a poco fueron llegando al Three River Stadium el 12 de julio de 1997, hasta que 44,119 agotaron todas las localidades del estadio.

Era la mayor asistencia –sold out-- en ese entonces en la casa de los Pittsburgh Pirates en los últimos 20 años para presenciar un partido de rol regular, que no fuera un Juego Inaugural.

¿Y porque el primer lleno en un juego no inaugural desde el 5 de junio de 1977? Sencillamente, porque todos iban a disfrutar de los fuegos artificiales para celebrar el 4 de julio, ya que ese día el equipo estuvo fuera de casa.

El duelo de pitcheo no era atractivo, por los visitantes Houston Astros lanzaba Chris Holt, mientras que por los locales subiría a la loma el mexicano Francisco Córdova.

Al final, los 44,119 aficionados tuvieron que esperar un poco más para disfrutar de los juegos artificiales en el cielo de Pittsburgh, por dos razones, el juego se fue a extrainnings y porque presenciaron un partido histórico que sigue como único en su especie.

Córdova y su compatriota Ricardo Rincón --ambos del estado de Veracruz-- lanzaron juego sin hit ni carrera durante 10 entradas, para ser el primero en la historia de MLB combinado en un partido de extrainnings. Y hasta hoy, permanece como el único combinado más allá de las nueve entradas en todos los tiempos.

"Quería seguir adelante", dijo Cordova tras el juego al Pittsburgh Post-Gazette teniendo como traductor a otro pitcher mexicano, Esteban Loaiza. "Pero no es mi decisión".

"Estamos contentos con lo que hemos hecho, pero fue más importante para nosotros ganar. Ganar fue aún mayor que lanzar un juego sin hits", agregó Córdova.

El manager Gene Lamont decidió remover a Córdova luego de realizar 121 pitcheos al pentágono.

"¡Qué noche!" dijo el generalmente discreto Lamont tras el partido. "No podrías conseguir un juego más emocionante".

En sí, Córdova hilvanó 11 entradas sin hit ni carrera ante los Astros, pues semanas antes en Houston el 23 de junio, les lanzó blanqueada de dos hits --los admitió en segunda y séptima entradas-- en una victoria de 6-0 que lo puso con marca de 6-5, la misma con que llego al dia del No-Hitter histórico.

Esa alineación de los Astros tenía a dos futuros miembros del Salón de la Fama de Cooperstown --Craig Biggio y Jeff Bagwell-- y uno que sería héroe de una Serie Mundial cuatro años después --Luis González-- y entre los tres, sumaron casi 8,000 hits en sus carreras en MLB --Biggio (3,060), González (2,591) y Bagwell (2,314).

EL JUEGO SIN HIT NI CARRERA

El juego inició a las 19:40 horas y Craig Baggio fue el primero en pararse en la caja de bateo ante Córdova, que hizo 19 pitcheos en el primer inning, lanzando más bolas (11) que strikes y regalando una base por bolas a Bagwell con dos outs.

Con el tercer out del primer episodio, el mexicano inició una cadena de 18 bateadores retirados en fila, que se acabó con otra base por bolas a González en el séptimo rollo. Durante la racha de retirados en orden solo un out fue en elevado a los jardines y 10 fueron por la vía del ponche.

Del tercer bateador del primer inning al primero del quinto, solo el receptor Jason Kendall, el primera base Kevin Young y Córdova pudieron estar en el terreno, pues 11 outs seguidos fueron entre ellos, con línea a primera, elevado a primera, rola 1-3, rola 3-1 y siete ponches, cinco de ellos seguidos con los dos últimos outs de la segunda y los tres de la tercera.

El cuarto y octavo innings fueron en los que Córdova hizo menos lanzamientos con nueve y siete, respectivamente, pues en los restantes siete siempre tuvo al menos un mínimo de 11. Quizá el batazo más difícil del partido fue un elevado a primera base en el octavo, cuando Young capturó de espaldas a home a guante volteado corriendo hacia el prado derecho.

Al terminar siete entradas, el derecho Córdova compilaba 101 pitcheos y solo hizo ocho en la octava, pero en la novena necesitó de 13 más, por lo que el manager Lamont lo dejó en la banca para la décima luego de 121.

El zurdo Rincón entró al relevo y llevó a cuenta llena al bateador zurdo González para finalmente dominarlo con rola a la inicial. A Derek Bell lo caminó con cinco pitcheos, y después completó la joya ponchando a Chris Spiers y dominando a Brad Ausmus con elevadito al catcher en intento de toque en cuenta de 1-1.

El juego terminó después de dos outs y un strike en la cuenta de Mike Smith --que bateaba de emergente por Rincón--, luego de 2:39 horas de juego.

El relevista y derrotado John Hudek se metió en problemas al regalar pasaportes con un uno y dos outs a Kendall y Turner Ward y al final Smith le disparó cuadrangular por todo el prado izquierdo para cerrar con broche de oro el No-Hitter dando un triunfo de 3-0 a los Pirates.

Fue el primer sin hit ni carrera de los Pirates desde el 9 de agosto de 1976, cuando John Candelaria le lanzó uno a los Los Angeles Dodgers en un triunfo de 2-0 en el mismo Three River Stadium.

Desde el doble cero de Córdova-Rincón se han lanzado 59 No-Hitter en Grandes Ligas --cinco de ellos combinados, pero todos sin pasar de la novena entrada-- sin que los Pirates figuren en esa extensa lista.

En la historia entre los mexicanos, fue el tercero en que mexicanos se veían involucrados en uno. Francisco Barrios participó en un sin hit con carrera en 1976 lanzando cuatro entradas sin tolerar imparable ni anotación en relevo a Blue Moon Odom con los Chicago White Sox y Fernando Valenzuela lanzó uno completo en 1990 con Dodgers.