<
>

Viaje a Williamsport, quizá lo que Cubs necesitaba

play
Rizzo y Maddon se lanzan colina abajo en Williamsport (1:14)

Anthony Rizzo y Joe Maddon se sumaron a la tradición de la Serie Mundial de Pequeñas Ligas de deslizarse cuesta abajo sobre un trozo de cartón, haciendo delirar a los pequeños. (1:14)

WILLIAMSPORT -- Tal vez todo lo que necesitaban era un viaje de regreso a su infancia.

Es una explicación tan buena como cualquier otra para los Chicago Cubs, que finalmente ganaron una serie en gira el domingo por la noche con una victoria de 7-1 contra los Pittsburgh Pirates, en el Clásico de Pequeñas Ligas.

Después de un día y una noche recordando de qué se trata el juego, los Cubs finalmente, afortunadamente, ganaron su primera serie en gira en exactamente tres meses, ganando dos de tres a los Pirates.

"Me imagino que a todos los equipos de Grandes Ligas les gustaría hacer esto", dijo el manager de los Cubs, Joe Maddon, acerca de venir a Williamsport. "Es emocionante. Es puro. Es lo que se supone que debe ser".

Y podría ser justo lo que los Cubs necesitaban. La presión por tener otra carrera en busca de la postemporada no aplica a los Pirates, que se han alejado de la caza desde el receso del Juego de Estrellas. Y han jugado antes en Williamsport y probablemente volverán, dada su proximidad. Pero para los Cubs, fue un respiro de un día. Sí, tuvieron que tomarse el juego en serio por la noche --pero no todo el día.

"Soy realmente un tipo de rutina duro", dijo el lanzador ganador José Quintana. "Siempre hago lo mismo antes del juego. Pero hoy fue realmente especial. Salude a los niños. Fue diferente".

Los Cubs necesitan algo diferente en su vida en la carretera, ya que ha sido la rutina de todos los problemas fuera de casa, donde Chicago mejoró a solo 25-39 en el año. Pero el domingo, nadie les recordaba ese récord, solo sobre de qué se trata el juego.

"Fue realmente especial", dijo Javier Báez. "Vine a la Serie Mundial de Pequeñas Ligas cuando era joven. No teníamos esta experiencia. No teníamos jugadores de Grandes Ligas. Fue genial para ellos y para nosotros también".

"En cierto modo nos unió. En el banquillo, fuera del banquillo. Estar cerca de los niños, fue bastante genial".

Se notaba por las interacciones que sucedieron durante la tarde que esta no iba a ser una noche en que los Cubs jugarían fuerte. Podrían haber perdido el juego de todos modos, pero tal vez no sea coincidencia que rompieron una sequía de 90 días en carreteras llevándose la serie el mismo día en que se deslizaban por una colina en cartones y dejaban que las Pequeñas Ligas sostuvieran sus bates mientras estaban en el círculo de espera.

play
1:25

Javy Báez: 'La experiencia fue brutal'

Para el campocorto de los Cubs, el día fue muy largo pero lo vivido con las Pequeñas Ligas ha sido lo máximo. Asimismo, alabó la actuación del lanzador, José Quintana, en el triunfo ante Pirates.

Se le preguntó al presidente del equipo, Theo Epstein, qué podría significar este día para su equipo en el futuro.

"No puede doler", dijo antes de la victoria. "Todos se divirtieron hoy. La rutina puede volverse un poco monótona. Romperlo y hacerlo de una manera que haga felices a todos y les recuerde a todos los afortunados que somos de seguir jugando este juego, es genial".

¿No sería algo si volver a su yo de 12 años fue la clave para desbloquear lo que detuvo a los Cubs, especialmente en la carretera? Incluso con el viaje que incluye derrotas consecutivas y desgarradoras en la novena entrada, regresan a casa con una nota alta. No solo por la victoria de la serie, contra el último lugar Pirates, sino porque se divirtieron y ganaron. ¿No es eso de lo que se trata la Serie Mundial de Pequeñas Ligas?

"Para nuestro equipo, fue una bendición disfrazada jugar y salir de nuestra rutina en el camino", dijo el primera base Anthony Rizzo. "Ganar esta serie de carreteras significa mucho".

Al igual que Báez, Rizzo es conocido como un niño grande de corazón. Sobrevivir al cáncer lo hace eso. Mientras observaba a otros deslizarse colina abajo en cajas de cartón detrás del estadio principal de LLWS, no pudo resistirse más que unirse. No había resistencia a nada en este día. La rutina reglamentada de Quintana fue arrojada por la ventana, al igual que todo lo relacionado con un típico juego de Grandes Ligas.

Y a los Cubs les encantó. Igual de importante, lo necesitaban.

"Lo hacemos bien cuando estamos relajados", dijo Rizzo. "Hoy fue un día divertido".

Epstein agregó: "Puso una sonrisa en la cara de todos. Esperemos que eso se traslade.

"Ya sea que nos ayude o no, valió la pena hacerlo".

Nadie puede discutir contra eso.