<
>

Podemos criticar a los Astros, pero hay líneas que nunca se deben cruzar

play
Reddick revela que ha recibido amenazas de muerte (1:42)

Josh Reddick afirmo que él, su familia y varios de sus compañeros han sido amenazados de muerte por el escándalo de robo de señas de los Astros de Houston. (1:42)

WEST PALM BEACH, Fla. - Los Houston Astros del 2017 fueron unos tramposos. Fueron egoístas, injustos, equivocados. Sus acciones influyeron en las carreras de los oponentes. Su campeonato está empañado.

Y con todo eso siendo cierto, no se lo merecen.

Quizás esto era inevitable, que las consecuencias del escándalo de robo de señas de los Astros incluirían cobardes protegidos por el anonimato de las redes sociales para supuestamente enviar amenazas de muerte a los jugadores y desearles cáncer a sus hijos, y aquí estamos.

Pese a toda la consternación y alboroto por lo que means el engaño de los Astros, como eso muestra un reflejo de la sociedad moderna, seamos honestos: respuesta de los Astros, y a Mike Fiers, el hombre que denunció las fechorías del equipo, es mucho más representativo de la vida en 2020.

Ciertamente, esto corre el riesgo de sonar obvio, y aquellos con conciencia ya están asintiendo con la cabeza, pero los Astros enardecen tan profundamente las emociones que esto garantiza no solo atención sino empatía. No confunda eso con disminuir la atrocidad de lo que hicieron tampoco. Es simplemente otra verdad aquí, una que vale la pena recordar cuando los tentáculos del escándalo llegan a la vida personal de los directores: los Astros hicieron algo malo; no hicieron algo tan malo que deberían estar en condiciones de decir lo siguiente.

"Hice un posteo sobre mi hijo, que se volteó por primera vez, y entonces miro más abajo, y veo que me ponen 'espero que le de cáncer a tu hijo', dijo el jardinero de los Astros Josh Reddick.

"Comenzamos a hablarme sobre violaciones, sobre asesinatos y todas esas cosas", dijo el campocorto Carlos Correa.

"Creo que, en última instancia, la seguridad familiar es un gran problema en este momento", dijo Reddick.

"Ellos son los que [están] más expuestos", dijo Correa.

Cáncer. Violación. Asesinato. Familia.

Es fácil esconderse debajo de la capa de invencibilidad que ofrecen las redes sociales, que tiene mucha impulsividad y poca responsabilidad: es fácil tocar un teléfono o golpear un teclado, llegar al lugar más profundo y oscuro y emitir una corriente de odio puro y no mitigado. Y no es solo el escándalo de trampas que propagó esto. Correa dijo que recibió mensajes amenazantes después de su costoso error en la Serie Divisional de 2015 y también después de su jonrón ganador en la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2019.

Reddick y Correa salieron a la luz pública el viernes luego de una reunión de tres horas con la Asociación de Jugadores de Béisbol de Grandes Ligas, durante la cual los jugadores, dijo Correa, pasaron una cantidad significativa de tiempo discutiendo los esfuerzos de seguridad para la próxima temporada. Los Astros, dijeron las fuentes, recibirán una mayor seguridad, particularmente cuando estén en la carretera. Los detalles son de particular importancia para el equipo, que ha resistido una erupción de ira con la fuerza de un volcán dentro y fuera del deporte por la falta de suspensiones que los jugadores recibieron por el esquema de su propia acción.

La noción de que los jugadores de los Astros no han sido castigados simplemente no es verdad. Se manifiesta de maneras que pueden relacionarse con todos, incluso con los más agraviados. Existen los costos merecidos: la pérdida de respeto de sus pares, la marca permanente de "tramposos", la cuestión de si despojarlos por completo de su campeonato de 2017. Esos son los que son justos pero que justifican la simpatía, incluso para aquellos cuyas acciones fueron evidentemente antipáticas. Un jugador de los Astros admitió esta semana que buscó terapia para la depresión durante el invierno. No quería que se usara su nombre porque temía que el retroceso lo dejara en el blanco del escrutinio de aquellos que lo acusarían de tocar el violín más pequeño del mundo. Al mismo tiempo, admitió, esto es algo que él hizo y espera que nadie sienta lástima por él.

Aún así, negar que el costo humano de este escándalo llegue a los Astros también es carecer de la misma empatía que los Astros hicieron cuando se eligieron a sí mismos y sus objetivos sobre lo que era correcto. Es hipocresía personificada.

Y cuando el castigo se extiende mucho más allá del límite, vale la pena retroceder y recalibrar. Sí, la gran mayoría de los que están en las redes sociales se mantienen dentro de los límites de la decencia, y tiende a ser un pequeño puñado de indeseables que violan el decoro, vomitan horror y lo envían. Así como los Astros deberían ser responsables, ellos también deberían serlo. La imposibilidad de las plataformas de redes sociales para vigilar sus rincones más oscuros permitió que esto sucediera, no solo en los deportes sino en todas partes. Es una pena mucho más verdadera que cualquier cosa que los Astros hayan hecho o puedan hacer.

Todos en las redes sociales lo han visto. Alguien me dijo una vez que espera que muera delante de mis hijos en Navidad... porque escribí una columna diciendo que los fanáticos de Kansas City no deberían haber abucheado a Robinson Canó en el Festival de Jonrones en 2012. Tal vez es solo un hecho de la vida actual. Es algo difícil de aceptar, creer que el mundo es tan blanco y negro que ya sea una diferencia de opinión o un error de gran consecuencia o, en el caso de Fiers, un servicio al juego que ama, alguien, cualquiera, crea que se justifica la invocación de cáncer, violación o muerte, de los horrores más verdaderos que conocemos.

Egoísta, injusta, equivocada. Si. Eso suena bien.