<
>

Yadier Molina y Cooperstown: 'Mis números están obviamente ahí'

play
¿Llegará Yadier Molina al Salón de la Fama? (2:02)

David Schoenfield dice que Yadier Molina es uno de los tres mejores receptores defensivos, pero sus habilidades con el madero ponen en riesgo su posible entrada a Cooperstown. (2:02)

Se suponía que la temporada 2020 sería la última en la ilustre carrera en Grandes Ligas del receptor puertorriqueño de los St. Louis Cardinals, Yadier Molina. La crisis provocada por la pandemia del coronavirus ha puesto en alto los planes de todo el mundo, incluso los de Molina, quien decidió jugar por lo menos dos años más, preferiblemente con los Cardinals, pero tal vez incluso para otro equipo.

Molina, una estrella defensiva que ha logrado nueve Guantes de Oro por su labor detrás del plato, también está a solo 37 hits de los 2,000 en su carrera. En sus 16 campañas en Grandes Ligas, Molina también ha sido un jugador clave para los Cardenales en sus cuatro campeonatos de Liga Nacional y dos anillos de Serie Mundial. Cuando Marly Rivera de ESPN habló con el nueve veces Todo Estrella, discutieron no sólo sus metas, sino también de su evaluación de los logros en su carrera, y si le conseguirían un pase a Cooperstown algún día.


¿Piensas que tendremos temporada este año?

Yadier Molina: Yo pienso que sí. Yo pienso que vamos a jugar. Estoy bien positivo en eso, de que tendremos una temporada. Pero la salud es lo primero y lo más importante. La seguridad es lo primero, la seguridad de todo el mundo, de todos los fanáticos. Esperamos en Dios que sea pronto.

Este 2020 era tu último año de contrato con San Luis, y es prácticamente un hecho que no se jugará una temporada de 162 juegos. ¿Estás considerando jugar en 2021?

Yadi: Lo más importante en este momento es la salud de todas las personas y sobrepasar esta pandemia. Estoy consciente de la situación. Es una situación difícil. Después de eso, cuando comencemos a jugar esta temporada, entonces me gustaría tener esa conversación. Pero honestamente, sí. Le he dado mente a eso.

Yo había dicho anteriormente que, si no era con San Luis, me iba para mi casa. Pero esta situación ha cambiado todo. Ahora mismo estoy pensando jugar dos años más. Obviamente, San Luis tiene la opción de firmarme, y eso es lo que yo prefiero. Pero si no, nos vamos a la agencia libre. Esta situación ha cambiado la mentalidad mía y lo que deseo es jugar (más allá de 2020).

Pero como dije, la prioridad es la pandemia. Cuando esto pase, entonces se puede hablar y negociar. Estoy confiado en que San Luis y (mi agente) Melvin (Román) llegarán a un acuerdo. Pero lo más importante en este momento es la salud de todo el mundo, más adelante hablamos de negocios. Ahora hay cosas más importantes.

¿Por qué dos años más?

Yadi: La realidad es que este negocio es bien difícil para un receptor de 38 años; la ventana es un poco más pequeña. Pero estoy preparado para seguir jugando. Estoy en buena condición física. Mis rodillas están buenas; la mente está muy bien. Físicamente, estoy bien. Por eso tomé la decisión de jugar dos años más. Me gustaría jugar hasta los cuarenta.

Tenía en mente que, si San Luis no me firmaba, retirarme a los 38 años. Con esta situación pues obviamente perdimos muchos números, perdimos muchas cosas. Probablemente no vamos a jugar una temporada completa. Quedarían cosas pendientes. El pelotero que te diga que no ha sufrido con esto, y que no está preocupado por la temporada, pues es un mentiroso.

Antes de esta situación tan terrible, veía mi campaña 2020 como un 50 por ciento que sería la última. Ahora no.

En el pasado me habías expresado interés en quizás ser coach o manager después de retirarte, como dices ahora, en 2022. ¿Sigue siendo así? ¿Qué hará Yadier Molina después de 2022?

Yadi: Ahora mismo sólo pienso en ser coach de mi hijo. Yo pienso sólo en mi hijo. No pienso hacerlo profesionalmente. En este momento, ya no es una meta. Yo quiero pasar tiempo con los hijos míos. Después de eso, quizás las cosas cambian.

Una de las cosas que muchos peloteros veteranos me han dicho es que eso es lo único positivo durante este tiempo, pasar tiempo con la familia. ¿Ha sido así para ti?

Yadi: Sí, claro. En aquellos tiempos que tú estabas afuera viajando, jugando pelota, ellos estaban aquí con tu esposa, estudiando, haciendo cosas de la escuela. Estar con ellos y pasar tiempo con ellos es lo más importante ahora mismo. Dentro de todo lo negativo, hay que sacar las cosas positivas.

¿Cuán importante es para ti llegar a 2,000 hits?

Yadi: Es muy importante para mí. Son pocos los catchers que lo han logrado - y menos latinos. Será algo impresionante para mí, especialmente porque al principio me pusieron el sello de ser un cátcher defensivo y no ofensivo. Callaría muchas bocas y sería un gran logro personal, para toda mi familia y para Puerto Rico estar en una lista como esa.

¿Cómo has cambiado como receptor a través de los años?

Yadi: Yo siento que soy el mismo cátcher. Mi enfoque es mejor, la confianza es mejor. Defensivamente me siento igual. Ofensivamente me siento mejor. Cada año aprendo más. Tengo entrenadores que me enseñan y me siento mejor. Mientras más viejo, mejor, como el vino (entre risas).

¿Cómo has visto evolucionar el rol del receptor de Grandes Ligas, en términos de lo que tiene que hacer el receptor joven hoy en día en comparación con cuando tú debutaste en 2004?

Yadi: Creo que el receptor joven hoy en día trata de recibir de forma computarizada. Ellos están buscando recibir analíticamente. Pienso que ese es el concepto, mejor dicho. Antes no, antes se jugaba para ganar, antes recibía para ganar el juego. Pero, que no se confundan las cosas. Yo no estoy diciendo que es algo malo. Estoy señalando la diferencia. Mi forma de recibir es a ganar el juego. Ahora hay otra mentalidad de preocuparse más por el "framing" o los por cientos de todo. Yo antes recibía y todavía recibo para ganar el juego. Ganar el juego es la única meta.

¿Cómo te has ajustado al uso de las estadísticas avanzadas y la analítica?

Yadi: Todo el tiempo, desde que yo tenía como mánager a Tony LaRussa, se usaba la analítica. En los tiempos de Tony usábamos información como 'este bateador batea esto en estos conteos'; las analíticas siempre han estado ahí. Ahora como que todo se exageró, y no sé si es para el bien o el mal del béisbol. Yo sigo jugando el juego mío con un poquito más de ayuda de lo analítico, porque hay más información. Pero las decisiones que yo tomo para llamar el juego detrás del plato no se basan en eso, se basan en qué hay que hacer para ganar.

¿De cuál aspecto de tu forma de jugar te sientes más orgulloso?

Yadi: De la mentalidad que tengo de ayudar a mi equipo a ganar. Ganar el juego es lo más importante. Como receptor, te puedes ir de 4-0, pero si es una blanqueada o un juego de una carrera, que el pitcher tuyo tiró siete u ocho entradas, el cerrador cerró el juego, esa es una satisfacción para un receptor. Mucho mejor que irse de 4-4 y perder un juego.

¿El sello de ser un receptor defensivo te ha afectado?

Yadi: No. Todo el mundo que quiera criticar, que me critique. Quien sea. A mí me criticaron la ofensiva y con mucha razón. Si uno está bateando .206, obviamente te van a poner el sello. Pero lo vi como una motivación más que todo. Me motivé con eso. Me motivaban las críticas y las palabras que escuchaba. Me motivó escuchar a Dave Winfield decir en un Juego de Estrellas que yo estaba bateando de noveno porque yo era un 'out fácil'. Hasta el sol de hoy Dave Winfield me pide disculpas por eso.

Obviamente antes era un receptor más defensivo. Ahora soy un pelotero un poquito más de ambos lados. Hasta robo bases. Yo de los pocos receptores que dicen que soy lento, pero tengo 66 bases robadas. Pero más allá del punto... me siento un jugador completo.

¿Cómo fue que te enteraste de eso que dijo Dave Winfield?

Yadi: Eso fue en el Juego de Estrellas de 2010, en Anaheim. Estaban comiendo después del Festival de Cuadrangulares y él hizo un comentario que 'el único out fácil ahí es Yadier Molina'. Obviamente, en aquellos tiempos se dejó llevar por los números. Pero nada, esas son motivaciones. Que un jugador y un Salón de la Fama como Dave Winfield pensara eso de mí me motivó a tratar a callarle la boca a medio mundo.

¿Has pensado en el Salón de la Fama?

Yadi: Sí. Pienso en eso, porque cuando yo empecé tuve muchos obstáculos. Aunque Tony [La Russa] me dio la oportunidad, hubo muchos comentarios negativos. La prensa me mataba por mi ofensiva, mi personalidad, lo que fuera. Y lo único que hecho es trabajar y mejorar para convertirme en el mejor receptor que puedo ser. Y los números pues obviamente están ahí. De la forma que yo me pongo detrás del plato, pienso que soy uno de los mejores receptores que ha existido en el béisbol.

Nueve Guantes de Oro, cuatro Guantes de Platino, dos anillos de Serie Mundial, cuatro anillos de platino, 169 carreras salvadas por la defensiva desde 2004, ¿Qué te falta lograr?

Yadi: Seguir ganando campeonatos con los Cardenales. Los próximos tres años, este año, y los próximos dos años, ganar campeonatos. No estoy pensando en nada más.

Has tenido una extensa carrera con San Luis, ¿cuál ha sido uno de tus juegos o momentos favoritos?

Yadi: Son tantos juegos que yo he jugado y tantos momentos increíbles que he vivido con los Cardenales que escoger uno, o recordarlos todos, es imposible. Pero uno de los juegos que de verdad me acuerdo cada detalle fue el Juego 5 [de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 2011], Chris Carpenter contra Roy Halladay. Porque fue un juego intenso. Ahora mismo me acuerdo de casi cada pitcheo que llamé. Me acuerdo de cada situación. Un momento inolvidable. Pero he tenido muchos y es demasiado difícil escoger sólo uno.

En 100 años, ¿cómo quieres que la gente te recuerde?

Yadi: Como el mejor receptor que jamás haya jugado al béisbol.