<
>

Seguidor de la carrera de Mike Trout: ahora es mejor que dos miembros del Salón de la Fama más

play
Los 10 mejores momentos de Mike Trout (4:13)

Revive los 10 mejores momentos en la hasta ahora increíble carrera de Mike Trout en las Grandes Ligas. (4:13)

Cuando Mike Trout se presentó en los entrenamientos de primavera a mediados de febrero 2020, tenía 28 años y tenía un WAR más alto en su carrera hasta los 27 años que cualquier jugador en la historia de las Grandes Ligas.

Aunque el 27 ha sido mitificado durante mucho tiempo (no del todo con precisión) como el pico del desempeño de los jugadores de las Grandes Ligas, no es como si el año 28 desencadenara automáticamente un descenso inexorable. Babe Ruth tuvo su mejor temporada a los 28. También lo hicieron Rogers Hornsby y Ernie Banks, y hasta su tercer acto impulsado por las sustancias, la mejor temporada de Barry Bonds había llegado a los 28. Otras estrellas del círculo íntimo: Joe Morgan y Albert Pujols entre ellos, establecieron nuevas cifras máximas profesionales a los 28 y luego continuaron mejorando.

Trout, más que cualquier otro jugador activo, es la historia del béisbol (y legendaria) sucediendo frente a nosotros. Es muy fácil anticipar que, en 10 años, estará persiguiendo hitos de números redondos y récords profesionales, y el trabajo principal está sucediendo en estas temporadas, mientras está en su mejor momento. Pero no es solo eso. Trout ya está de lleno en el período de sobrepasar a los miembros del Salón de la Fama en su carrera en el WAR cada pocos días de su carrera, y otra temporada similar a las que ha tenido Trout anteriormente podría derrocar hasta 17 miembros del Salón de la Fama. Y como mínimo, Trout habría entrado en 2020 buscando defender y ampliar el récord que reclamó por primera vez en su temporada de novato:

• Más WAR hasta los 27 años que cualquier jugador en la historia
• Más WAR hasta los 26 años que cualquier jugador en la historia
• Más WAR hasta los 24 años que cualquier jugador en la historia
• Más WAR hasta los 23 años que cualquier jugador en la historia
• Más WAR hasta los 22 años que cualquier jugador en la historia
• Más WAR hasta los 21 años que cualquier jugador en la historia
• Más WAR hasta los 20 años que cualquier jugador en la historia

Por supuesto, al COVID-19 eso no le importó. Para el momento en que esta temporada comenzaba a finales de julio, la corrida de Trout como Campeón de WAR hasta los __ años había terminado. Los 10 jugadores después de él en la tabla de clasificación de WAR de todos los tiempos hasta los 27 años promediaron alrededor de 8.0 WAR, una temporada completa de calibre MVP, a los 28 años. Ty Cobb, segundo detrás de Trout después de los 27 años, tuvo un WAR de 9.5 a los 28 años. Entonces, para igualar a Cobb hasta el 28, Trout habría tenido que producir un WAR de 5.6 este año, fácil en una temporada completa pero impensable en 60 juegos, requiriendo un ritmo mejor que la mejor temporada de todos los tiempos. Mickey Mantle y Hornsby también lo han pasado, por ahora; es poco probable que alcance a Hornsby, pero si juega como su yo normal, todavía podría pasarle a Mantle. Eso lo colocaría en tercer lugar, de todos los tiempos, aunque tiene 28 años.

Por desgracia, hasta ahora no ha jugado bastante como su yo normal o, al menos, su WAR no lo ha reflejado. Durante el fin de semana, Trout bateó .277/.369/.622, un OPS que coincide exactamente con sus temporadas 2015 y 2016. Pero WAR combina valor ofensivo, corrido de bases y defensivo, y las primeras métricas defensivas lo han golpeado. Eso podría ser causado por cualquier cantidad de pequeñas muestras de fallos, y los Angelinos han descartado el uso de las métricas. Pero, en uno de los muchos, muchos ejemplos posteriores de la rareza de este año, es poco probable que Mike Trout intente atrapar el liderazgo en WAR de la liga. Es poco probable que termine cerca de la cima de la votación de MVP. No ha cambiado, por mucho que el mundo este año sea demasiado caótico para hacer un uso adecuado de él.

Aun así, Trout sigue en ascenso en la clasificación de WAR de su carrera y ya superó a dos miembros del Salón de la Fama más este mes. Si te digo que Mike Trout, de 29 años, tiene más WAR en su carrera que, digamos, Jim Thome en toda su carrera, podrías escucharlo como un tributo increíble a Trout, pero también podrías escucharlo como una disminución de Thome, y si disminuimos a Thome, disminuimos el poder del tributo. Para apreciar realmente a Trout, es útil apreciar lo increíbles que fueron los miembros del Salón de la Fama que está sobrepasando y comprender cómo es plausible que Trout ya sea en realidad más valioso que ellos.

Larry Walker, 72.7 WAR en su carrera (57° entre los jugadores de posición)

Qué tan bueno fue Walker:

1. Cuando Trout superó a la estrella del siglo XIX Fred Clarke en WAR de por vida, notamos que Clarke "llegó a las mayores cinco años después de que comenzó a jugar". En los primeros días del béisbol profesional, sucedían este tipo de cosas. Hubo muchos jugadores tardíos, jugadores que florecieron tarde no porque sus habilidades avanzaran más tarde que las de sus compañeros, sino porque realmente ni siquiera estaban jugando todavía. No es que fuera fácil ser una estrella de Grandes Ligas en 1894. Pero, es justo decirlo, era mucho más fácil. Un gran atleta podría entender el deporte.

Hoy en día, es poco probable que un jugador que desarrolle tardíamente alcance el grado de desarrollo por el que ha pasado el típico prospecto de 22 años. La vida de una estrella adolescente bien podría involucrar cientos de juegos cada año contra oponentes de calibre de draft, con entrenamiento de tutores de nivel profesional. El acto de batear ahora es tan difícil, tan antinatural para el cerebro humano, que los bateadores deben estar expuestos a miles y miles de lanzadores para, esencialmente, programar su cerebro para reconocer subconscientemente los patrones.

Larry Walker podría ser el último jugador en seguir una carrera como la suya hacia el Salón de la Fama. Al crecer en Canadá, fue principalmente un portero de hockey y jugaba "10 partidos de béisbol al año. Quince, máximo". El deporte no era tan popular entre su comunidad, ya que "el clima estaba en su contra", y la temporada era corta. Su escuela secundaria no tenía equipo. Algunos de los lanzadores que vería en las ligas recreativas harían girar la pelota un poco, pero nadie realmente podría lanzar un buen lanzamiento quebrado o a gran velocidad.

No fue reclutado en el draft, y cuando los Expos de Montreal lo firmaron como agente libre, fue por solo $1,500. No se estaba preparando para una carrera como jugador de ligas menores, y mucho menos una carrera como jugador de Grandes Ligas, como su padre, Larry Sr., le dijo: "Le advertí a Larry en ese entonces que tendría que estar preparado para pasar los próximos 50 años como trabajador. Dijo que lo entendía".

En el primer año de Walker como profesional, en la Liga de novatos New York-Penn, bateó .223, con dos jonrones en 241 apariciones en el plato. Jugó la primera base, la posición menos exigente del diamante, y cometió cuatro errores. Robó una docena de bases, pero incluso eso no era nada especial a ese nivel; cuatro compañeros robaron más y lo atraparon seis veces.

Así que ahí es donde empezó. Al año siguiente lideró la Liga del Medio Oeste Clase A en OPS, como uno de los bateadores más jóvenes del nivel. Un año después, conectó 26 jonrones y se robó 24 bases en Doble A, como el jugador regular más joven de la liga. Era uno de los mejores prospectos del béisbol y, después de que una extraña lesión lo descarrilara durante un año, se convertiría en uno de los mejores jugadores de su época. "El jugador más talentoso que he tenido", dijo su entrenador Don Baylor más tarde.

2. De 1995 a 2003, Walker tuvo el tercer mejor OPS en el béisbol, y ahí es donde realmente comenzó la controversia sobre su carrera. Como miembro de los Expos durante los primeros seis años de su carrera, fue visto como un muy buen jugador, pero hizo solo un equipo Todos Estrellas y lideró la liga en solo una categoría ofensiva (dobles, en la temporada de 1994 acortada por la huelga). Como miembro de los Rockies, tuvo una carrera de cinco años en la que bateó .357/.445/.658, que es lo que Ted Williams bateó en la mitad de su carrera. En 1997, lideró la liga en jonrones, alcanzó un promedio de bateo de .400 en julio y fue el primer bateador en superar las 400 bases totales en medio siglo. Tom Verducci, presentando el caso de Walker para MVP ese otoño, escribió:" Dentro de veinte años, los arqueólogos del béisbol no deberían examinar La Enciclopedia del Béisbol, encontrar estos números jurásicos (.366, 49 jonrones y 130 carreras impulsadas) y lamentarse: '¿No ganó el Jugador Más Valioso?' "

Lo ganó. Unos años más tarde, el especial anual de pretemporada de Baseball Prospectus preguntó sobre Walker: "¿Será el primer hombre en sufrir en las votaciones del Salón de la Fama debido al Coors Field?" Probablemente lo fue. Pero esa temporada de 1997 podría haber sido lo que más convincentemente hizo su caso. Walker estaba, sí, acumulando números enormes en un parque que estaba creando números ofensivos ridículamente inflados para todos. Pero ese año, fue aún mejor en la carretera. Conectó 29 de sus 49 jonrones fuera de casa y tuvo un slugging de .733 fuera de casa. Solo nueve jugadores en la historia tuvieron una temporada con un OPS en la carretera más alto que él: Barry Bonds, Ted Williams, Babe Ruth, Lou Gehrig, Stan Musial, Joe DiMaggio, Mark McGwire, Norm Cash y Jeff Bagwell.

Veinte años después no es tanto, y todavía no necesitamos arqueólogos del béisbol cuando la mayoría de nosotros estuvimos allí. Pero aun así es de gran ayuda tener estos recordatorios de lo que la gente pensó cuando realmente lo estaba viendo. La victoria de Walker como Jugador Más Valioso ese año fue un bloque importante para establecer la credibilidad de sus actuaciones de finales de los noventa. Coors Field fue una farsa, es cierto. Pero las personas que tuvieron que pasar por alto esa farsa aún pudieron ver a través de ella lo suficiente como para notar que Larry Walker fue, de hecho, el mejor jugador de la Liga Nacional ese año, y uno de los mejores durante aproximadamente una década.

3. Justo después de su retiro, y antes de convertirse en entrenador en jefe en San Diego State, Tony Gwynn pasó algún tiempo como analista de ESPN. Usó ese tiempo para declarar su ilimitada admiración por Walker:

"Es el mejor corredor de bases del juego. Lo que pone a Walker en un nivel más alto es su enfoque mental. Es obvio para otros jugadores y personas que ven el juego que siempre está pensando en el futuro. Va de la primera a la tercera base mejor que nadie en el béisbol porque lo pensó antes de la pelota fuera golpeada".

Walt Weiss, un compañero de equipo que se convirtió en entrenador, se hizo eco de ello: "Tenía los mejores instintos de correr bases que he visto".

Cómo es plausible que Trout sea, de hecho, ya mejor: Larry Walker se merece todos los votos del Salón de la Fama que obtuvo y todos los votos de MVP que obtuvo, y en todo caso, los poderes distorsionadores del Coors Field le costaron crédito. Pero la grandeza de Walker fue, de hecho, más sobre sus habilidades generales (defensa, carrera de bases y ofensiva) que por ser Ted Williams en el plato. Durante su apogeo, de 1995 a 2003, estuvo apenas en el puesto 34 en las mayores en OPS como visitante, un punto por delante de Jay Buhner y 12 puntos por detrás de Ryan Klesko. Seguía siendo un muy buen bateador y un gran jugador, pero no bateó tan bien como Trout. (El OPS de Trout en la carretera desde 2012 es, por mucho, el mejor de la liga, por más de 50 puntos).

Jim Thome, WAR de por vida 72,9 (56º)

Qué tan bueno fue Thome:

1. En este punto de esta serie, cuando Trout está sobrepasando a los verdaderos jugadores de todos los tiempos, las tablas de clasificación hacen la mayor parte del trabajo por nosotros. Desde 1920, Jim Thome tiene el 30º mejor porcentaje de embasamiento de su carrera y el 22º mejor porcentaje de slugging (y el octavo mayor número de jonrones). Es un prototipo de su era, la era temprana del Moneyball: un gran bateador de poder que atraía un montón de bases por bolas, veía un montón de lanzadores, conectaba un montón de bambinazos y enterraba las tendencias de tocar y correr de la era anterior. Él era tan, mucho mejor que los demás de ese tipo. Por el WAR ofensivo, su bate era un poco más valioso que los de Adam Dunn, Jay Bruce y Pat Burrell combinados. Su poder era tan temible que podría haber inventado el género de "reacción" en Internet, cuando Delmon Young se colocó convenientemente en el círculo de espera cuando Thome conectó su jonrón de 490 pies.

2. Pero Thome (y otros de su prototipo) a menudo fueron criticados por ser unidimensionales. Eso no es justo. Por un lado, golpear bambinazos y atraer bases por bolas son dos dimensiones, y Thome (quien lideró la liga en esa última estadística en tres ocasiones) se destacó en ambas. Pero Thome también era una rareza para su tipo, porque también podía batear para promedio, a pesar de los abundantes ponches que provenían de su enfoque de bateo. Desde 1961, hay 77 bateadores que han pegado al menos 350 jonrones. El promedio de bateo de Thome en pelotas en juego es, con .322, el octavo mejor. Muchos de estos bateadores se defienden fácilmente, porque (para batear jonrones) pegan muchos elevados, halan todo y son musculosos pero lentos. Eso también describe principalmente a Thome, pero logró superar esos desafíos.

Entre su tasa de boletos y sus respetables promedios de bateo, Thome era en realidad un bateador bastante completo. Reggie Jackson, Willie McCovey, Harmon Killebrew, Ken Griffey, George Brett, Duke Snider, Mike Piazza, Willie Stargell, Carl Yastrzemski, Vladimir Guerrero, y así sucesivamente: todos tuvieron un OBP y un menor porcentaje de slugging que Thome. Eso no quiere decir que Thome fuera mejor en general que estos grandes, pero era un mejor bateador.

3. Thome está tan asociado con su educación geográfica como cualquier jugador de béisbol. Es de Peoria, Illinois, y los miembros de su familia, que son legendarios jugadores de softbol, se encuentran en el Salón de la Fama de Peoria. A lo largo de su carrera, los perfiles de Thome destacaron lo que podría considerarse su extremada Mediooccidentalidad, es decir, lo agradable y poco glamoroso que era.

Pero las personas son individuos, no estereotipos. En el perfil de 2010 de Thome escrito por Joe Posnanski, se relata cómo el padre de Thome, estrella del softbol de pitcheo rápido llamado Chuck, "era estrictamente un hombre como Bill Buckner. Buckner casi nunca se ponchaba, y casi nunca conectaba un jonrón, ya que su especialidad era conectar líneas entremedio de los jardineros y que rodaban hacia las paredes de hiedra. 'Mira a Billy Buck', le decía Chuck a su hijo menor cuando hacían el viaje a Wrigley Field. 'Eso es un bateador'".

Pero Jim Thome de Peoria no eligió a Billy Buckner como su ídolo. Su héroe fue Dave Kingman, un famoso idiota y todo lo contrario a Buckner, en todos los sentidos. Kingman se ponchaba y conectaba un jonrón. Posnanski: "'No lo sé', dice Jim cuando se le preguntó por qué Kingman era su jugador favorito". Realmente no conectaba jonrones en ese entonces. No era realmente tan grande entonces. Quiero decir, era solo genial ver la forma en que conectaba esos largos jonrones hacia Waveland Avenue. Eso es todo. Supongo que no lo pensé mucho'".

Thome se convertiría, esencialmente, en la versión de béisbol perfecta de Dave Kingman. Y también muy agradable.

Cómo es plausible que Trout sea, de hecho, ya mejor: La parte simple de la respuesta es que, a pesar de todos nuestros elogios por lo multidimensional que era, Thome realmente no podía correr. Trout ha valido seis WAR más que Thome, aproximadamente un tercio del valor de la carrera de Dave Kingman, solo con su corrido de bases. Y el valor defensivo de un jardinero central (y uno bueno) empequeñece el valor defensivo de un inicialista (y uno relativamente pobre).

Pero si bien eso es cierto, y esa es la mayor parte de la diferencia, no es del todo satisfactorio. Más satisfactorio es esto: Thome fue uno de los mejores bateadores de todos los tiempos, y Trout es considerablemente mejor como bateador. El OPS+ de por vida de Thome fue 147. El peor OPS+ de Trout es 168. (El OPS+ de por vida de Trout es 176; Thome tuvo una temporada completa mejor que esa). La mejor temporada de Thome, por WAR, sería la octava mejor de Trout.

Quién sigue: Frank Thomas.