<
>

Colombia va a San Juan a su cita con la historia

Mike Ehrmann/Getty Images

Después de años de espera, le llegó finalmente a Colombia su turno para debutar en una Serie del Caribe.

Cuestiones coyunturales facilitaron la invitación a los Vaqueros de Montería, campeones de la liga profesional de béisbol colombiano, al torneo que se disputará entre el 1 y el 7 de febrero en San Juan, la capital de Puerto Rico.

Colombia ocupará el lugar de Cuba, que por demoras en sus trámites de visado quedó fuera de la cita.

Los Vaqueros regresaron al certamen doméstico después de una ausencia de dos décadas y lo hicieron dirigidos por Ozney Guillén, hijo de Ozwaldo Guillén, quien también dirige en las Ligas Menores dentro de la organización de los Houston Astros.

En el playoff decisivo de siete juegos a ganar cuatro le pasaron por encima a los debutantes Gigantes de Barranquilla y ahora en el primer partido de la Serie del Caribe estarán estrenándose ante el campeón de Venezuela, aún por definir entre los Caribes de Anzoátegui y los Cardenales de Lara.

Los Vaqueros desplegaron una poderosa ofensiva a lo largo de casi toda la final, pues salvo el primer choque, que ganaron con cerrado marcador de 3-2, sus otras victorias fueron holgadas, con pizarras de 8-1 en el segundo choque, 12-4 en el tercero y tras un único triunfo de los Gigantes 7-4 en el cuarto desafío, dieron el tiro de gracia en el quinto encuentro con blanqueada de 8-0.

La gran figura del equipo es el serpentinero venezolano Antonhy Vizcaya, quien en dos aperturas frente a Barranquilla permitió una sola carrera en 15 episodios, con 15 abanicados, para apuntarse dos de los cuatro triunfos de su equipo.

Un viejo conocido, el también venezolano Alberto Callaspo, quien jugó diez temporadas en Grandes Ligas entre 2006 y 2015 con seis equipos diferentes, es la cara más sobresaliente del campeón colombiano.

Callaspo, de 36 años, ahora defiende la primera base de Montería, cuyo roster completo que asistirá a San Juan no ha sido anunciado todavía.

Gran expectativa se ha creado con la participación de Colombia en el evento en el estadio Hiram Bithorn, luego de la muy buena impresión que dejó la selección cafetera en el Clásico Mundial de Béisbol del 2017, cuando le plantó cara a las poderosas escuadras de República Dominicana y Estados Unidos en la ronda disputada en el Marlins Park de Miami.

Según medios de prensa locales, la invitación extendida a Colombia por la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe abarca también la edición del 2021, en Mazatlán, México.

Una buena actuación en estas dos oportunidades podría abrirle a los colombianos la membresía plena de la CBPC y la posibilidad incluso de organizar ellos el torneo, pues cuentan con un muy buen y moderno estadio, el Edgar Rentería en la ciudad de Barranquilla.

Después del debut en el choque inaugural de la Serie del Caribe ante Venezuela, Colombia se medirá al día siguiente al campeón defensor, Panamá, representado por los Astronautas de Chiriquí, también en el primer turno de la jornada.

A segunda hora, en la tercera fecha, los Vaqueros rivalizarán con el campeón dominicano, a definirse entre los Tigres del Licey y los Toros del Este.

El martes 4, en el tercer partido del día, Montería enfrentará a los anfitriones Cangrejeros de Santurce y terminará su actuación en la ronda clasificatoria el miércoles 5 contra el ganador de la Liga Mexicana del Pacífico, que saldrá entre los Tomateros de Culiacán y los Venados de Mazatlán.

Los colombianos tratarán de mirarse en el espejo de los panameños, que el año pasado ni siquiera estaban en los planes de la CBPC y a última hora salvaron la continuidad del evento, al organizarlo y contra todo pronóstico, ganarlo.

Lo que pase en el terreno del Hiram Bithorn no está escrito, pero por lo pronto, ya Colombia dio su primer paso hacia su cita con la historia.