<
>

El estelar Odell Beckham Jr. reveló que llegó a contemplar el retiro

play
Lalo Varela: 'Que Odell Beckham Jr. se dedique a jugar' (2:06)

Tras las fuertes declaraciones dadas por el receptor en una revista en contra de su exequipo, los New York Giants, Lalo tuvo duras palabras para el ahora nuevo jugador de los Browns. (2:06)

Odell Beckham Jr. reveló en entrevista con GQ que sintió "falta de respeto" por los New York Giants cuando lo canjearon a los Cleveland Browns a inicios de la temporada baja, y que las cosas se pusieron tan mal en los años recientes que contempló alejarse del juego.

La amplia entrevista que cubrió desde la felicidad de Beckham (dijo que está más feliz ahora que nunca) su gusto musical, rumores sobre su sexualidad (dijo que se le hizo humorístico, señalando, "No tengo ningún problema con la orientación sexual de nadie"), su cabello, 'The Catch', el canje y los Giants.

Beckham fue reclutado por los Giants en la primera ronda del 2014. Se convirtió en una estrella, imponiendo récords en New York antes de ser traspasado en marzo.

"Mi reacción inicial no fue decepción... fue falta de respeto. Como, 'Con todo lo que he hecho por ellos'", dijo Beckham en la entrevista. "Estoy siendo honesto: este equipo no ha sido bueno en los últimos seis años. Punto. incluso cuando fuimos a los playoffs y todos hablaban de esto y de aquello. Y fui allí, y no tuve un gran partido de playoffs. No me malentiendan, tuve un partido terrible. Pero salí del partido con siete balones en mi dirección y se supone que debo ser el receptor primordial. Salí del partido con siete balones en mi dirección. Perdimos. Anotaron 40 puntos. Simplemente fue todo malo.

"Sentí falta de respeto, porque sentí que fui una de las razones principales que mantenía viva la marca. ellos estaban recibiendo partidos de horario estelar, aun así, para un equipo de 5-11. ¿Por qué? Porque la gente quiere ver el show. Quieren verme jugar. Y esa es la realidad. No estoy sentado aquí como, 'Fue gracias a mí'. Pero seamos honestos. Por eso seguíamos con partidos en horario estelar. Sentí una falta de respeto que ni siquiera fueron suficientemente hombres para sentarse conmigo y decirme a la cara lo que sucedía".

La ira de Beckham fue dirigida al gerente general Dave Gettleman y al head coach Pat Shurmur. Gettleman dijo en múltiples ocasiones que los Giants no firmaron a Beckham para canjearlo. Shurmur dijo que el canje no fue personal, sino una decisión de fútbol americano.

Ninguno parece estar en la lista para regalos de Navidad de Beckham, aunque su relación con el copropietario John Mara parece más amigable después del canje.

"Siempre tendré respeto por el [presidente y CEO de los Giants] Sr. Mara. Todo lo que ha hecho por mí, me ha mostrado solamente amor", explicó Beckham. "incluso cuando tenemos nuestras charlas, siempre venían de un lugar de amor. Siempre lo podía sentir. Así que siempre tendré respeto por él.

"Pero luego que te llamen así y que te mande un mensaje de texto tu coach y sea como, 'Oh, sí, escuché la noticia'. Sí, ¿escuchaste la noticia? Sucedió por ti. La razón por la que me sacaron fuiste tú. Fue duro por el modo en que me sentí inicialmente. Por el otro lado, estaba emocionado por el nuevo inicio, porque había estado... honestamente, rezando a Dios antes de la campaña por un cambio".

Beckham dijo que hubo ocasiones el año pasado en que recorría la banca pensando, "¿Para qué me firmaron?". Acordó una entonces extensión de contrato récord por cinco años y hasta 95 millones de dólares antes de la temporada.

Los Giants finalizaron en 5-11 y se perdió los cuatro partidos finales de la campaña con una lesión en la pierna. Fue el capítulo final de una rocosa estadía de cinco temporadas en New York que incluyó momentos memorables como cuestionables, como su atrapada a una mano durante su campaña de novato frente a los Dallas Cowboys, y celebrando al fingir que orinaba el campo de los Philadelphia Eagles durante la campaña del 2017.

Los reflectores de la gran ciudad se posaron sobre Beckham desde el momento en que llegó. La atención llegó a nuevos niveles con la atrapada y su incidente dentro del campo con el esquinero Josh Norman.

El escrutinio intenso a veces pudo más que Beckham. El fútbol americano se estaba convirtiendo en un negocio, no un juego. Es lo que esperaba evitar, dijo, pero lo llevó a contemplar el retiro y pensar en cuán diferente sería su vida de haber elegido otro deporte.

"Todo el tiempo, hermano, Literalmente todos los días. especialmente esos días que estaba caído", dijo Beckham. "Pude haber hecho cualquier deporte del mundo. No muchas personas saben, pero solía hablar con mi mamá y le decía, 'Ma, si estuviera haciendo esto ahora, ¿seguirías orgullosa de mí?'. Y eso fue hace un par de años, unos dos o tres años".

Beckham estaba imponiendo marcas hace dos o tres años. Tuvo la mayor cantidad de recepciones y la segunda mayor cantidad de yardas en la historia de la NFL a lo largo de los primeros 50 partidos de su carrera.

Aun así, se trataba de una montaña rusa que pensó abandonar.

"Veinticuatro años de edad. Simplemente terminarlo. Amar tanto algo hasta que se vuelve todo, y verlo manchado, toda clase de cosas en medio de ello. Me lastimó el alma", dijo Beckham. "Es como amar a alguien y dejarlo a tal nivel donde la vida se trata de esa persona y la amas más que a nadie. Lo bueno y lo malo. Y verla hacer algo tan abominable y vulgar. Algo tan, casi imperdonable. los sigues amando, pero es como, '¡Wow!'".