<
>

La historia de los juegos de la NFL en el Thanksgiving: Por qué Lions y Cowboys juegan cada año, mejores momentos, tradiciones, récords

play
Los Raiders y su visita a Dallas (1:58)

Carlos Nava nos trae su análisis con la previa del enfrentamiento entre Raiders y Cowboys en el Día de Acción de Gracias. (1:58)

El Thanksgiving (Día de Acción de Gracias) para los aficionados al deporte se trata del futbol americano tanto como de la tradicional cena de pavo. Ver desde los partidos de preparatoria en la mañana hasta los juegos de la tarde por televisión antes de la cena es una tradición tan antigua como el tiempo.

Bueno, casi igual.

Los Detroit Lions han jugado en casa en Thanksgiving cada año desde 1934, excepto cuando los juegos se detuvieron de 1939 a 1944 por la Segunda Guerra Mundial y la tradición anual se amplió para incluir un partido en casa de los Dallas Cowboys en los años 70. Estas franquicias, y sus aficionados, sólo saben de futbol americano en esta fecha. En 2006, la NFL añadió un tercer juego sin un local específico para el horario estelar.

¿Por qué los Lions y los Cowboys siempre juegan en casa en Thanksgiving? ¿Cómo es el día para los entrenadores, jugadores, familias y aficionados que ponen pausa a sus festejos para participar? ¿Cómo muchos miles de libras de comida se sirven en los estadios?

Le preguntamos a los reporteros de NFL Nation, Todd Archer y Eric Woodyard, para que expliquen la historia.

Cómo comenzó la tradición de Thanksgiving

- Los Lions fueron los primeros en recibir juegos cada año: En 1934, el dueño de los Lions G.A. Richards programó un partido de festejo entre Lions y Bears. Antes en ese año, Richards había comprado los Spartans de Portsmouth (Ohio) y los mudó a la Ciudad del Motor, para renombrarlos como Detroit Lions. Los Bears, bicampeones defensores, vencieron a los Lions 19-16 frente a 26 mil aficionados en el estadio de la Universidad de Detroit el 29 de noviembre de 1934. Ahora, más de ocho décadas después, el futbol americano en Acción de Gracias se ha vuelto algo fijo en Detroit y los Lions tienen marca de 37-42-2 en la celebración anual. -- Woodyard

- 32 años después, los Cowboys se les unieron: Los Cowboys jugaron por primera vez en Thanksgiving en 1966, al vencer a los Cleveland Browns 26-14 en el Cotton Bowl. El gerente general Tex Schramm quería más reconocimiento nacional para los Cowboys, antes que se les conociera como el equipo de América, y pensó que el juego en esa fecha tenía sentido. La NFL estaba un poco preocupada y les garantizó una cierta cantidad de ingresos. Unos 80,259 aficionados aparecieron y nació una tradición. Los Cowboys han jugado en Thanksgiving desde entonces, excepto en 1975 y 1977.

- ¿Por qué los Cowboys no jugaron en esos dos años? Antes de la temporada de 1975, el entonces comisionado Pete Rozelle quería ver si los St. Louis Cardinals podían aumentar su popularidad con el coach Don Coryell, cuyos equipos recibían el apodo de ‘Cardiac Kids’ por sus finales emocionantes. Desafortunadamente, los Cardinals perdieron ambos juegos de forma contundente y Rozelle volvió con Schramm para preguntarle si los Cowboys podrían tomar el juego de Thanksgiving de regreso.

“Fue un error en St. Louis”, dijo Schramm en 1988 al Chicago Tribune. “Pete me preguntó si lo tomaríamos de regreso. Le dije que sólo si los conseguíamos de forma permanente. Es algo que debes construir como una tradición. Él respondió: ‘Es tuyo por siempre”. -- Archer


Los récords de Thanksgiving

Tomando en cuenta lo mucho que la serie ha durado, no es una sorpresa que los Lions tengan la mayor cantidad de victorias y derrotas en el Día de Acción de Gracias, pero otros dos equipos que son habituales en la tradición son los Bearse y los Packers.

Lions: 37-42-2
Cowboys: 31-21-1
Bears: 19-15-2
Packers: 14-14-2


¿Cómo es jugar en Thanksgiving?

Ezekiel Elliott ha jugado en esta fecha cada año, excepto uno, desde que se unió a los Cowboys en 2016. No tiene un recuerdo favorito.

“Mi cosa favorita sobre jugar en Thanksgiving es que somos el único equipo jugando en ese momento, todos los ojos están sobre nosotros”, dijo Elliott. “Todos están viendo. Tenemos el escenario, así que tenemos que salir y encargarnos del negocio”.

Elliott tuvo un momento viral cuando envió a Dak Prescott a la tetera roja del Ejército de Salvación tras un touchdown en el juego del 2018 vs. Washington.

“Creo que no estaba planeado”, dijo Elliott. “Fue una situación del momento”. – Archer

Lomas Brown, ex tackle de los Lions (1985-95) dijo que los jugadores ven el juego de Thanksgiving como un indicador de lo que ha sido la temporada o cómo debe terminar.

“El juego de Thanksgiving de alguna manera marca el punto de la temporada en el que estás”, afirmó. “Es decir, te preparas para el último cuarto de la temporada y entrar a una racha en casa o a una racha si quieres ser un equipo de playoffs. O si harás ruido en los playoffs, debes empezar a jugar mejor. En ese punto, todo debe ajustarse para ti, sobre todo si estás en ese momento de la temporada”. – Woodyard


¿Cómo celebran los jugadores Thanksgiving?

Todos los festejos generalmente no ocurren hasta el día siguiente, cuando los jugadores de los Lions pueden celebrar con sus familiares. Brown dice que él “no podía esperar hasta que terminara el partido”.

“Porque no sólo era la noche del jueves, al menos para mí, empezaba una juerga de comida jueves, viernes, sábado y domingo. Ganaba peso durante las celebraciones, porque alguien no tenías más responsabilidades después del juego hasta la siguiente semana. Así que era como una semana libre y era la forma en la que la veíamos”. – Woodyard


¿Hay tradiciones en los equipos?

Mientras los Lions no tienen alguna tradición en el vestidor o en el equipo para el tradicional juego, Brown dijo que el ex entrenador Wayne Fontes sí ponía énfasis en la disputa anual al remarcar su importancia durante toda la temporada. Los jugadores lo consideraban, también.

“Cuando veía el calendario al salir, la segunda cosa que veía era Thanksgiving”, dijo Brown. “Lo primero que siempre miraba era ver si teníamos algún juego de Lunes por la Noche, lo segundo era contra quién jugaríamos en Thanksgiving.

Ese el orden cada año cuando miraba el calendario. Thanksgiving era más o menos lo más importante y solíamos enfatizarlo como líderes del equipo. Le decíamos a los más jóvenes cuando llegaban que no perdíamos ese día. Ese era un juego que definitivamente teníamos que ganar”. – Woodyard

Los Cowboys abren la olla para la campaña del Ejército de Salvación en el medio tiempo de cada partido de Thanksgiving. Desde 1997, han recaudado casi 3 mil millones de dólares y promover al Ejército de Salvación es una prioridad para el dueño de los Cowboys Jerry Jones. Jerry, junto a su hija Charlotte, han encabezado varias iniciativas a lo largo del año para el Ejército de Salvación, desde recaudar dinero con la rifa 50/50 en los juegos hasta iniciativas en la celebración que benefician a las comunidades locales.

En la mayoría de los años, los jugadores de Cowboys visitarán el refugio del Ejército de Salvación en Dallas o en Fort Worth y darán comidas previas a Thanksgiving a aquellos en necesidad, aunque esa práctica ha sido congelada los últimos dos años por la pandemia.

En el pasado, los jugadores eran acompañados por sus esposas e hijos. Jason Witten era acompañado por sus dos hijos y sus dos hijas para entregar comidas durante su carrera con los Cowboys.

“Intentaba decirles (a mis hijos): ‘Miren, tendrán la oportunidad de devolverle algo a la gente menos afortunada”, dijo Witten hace unos años. “Lo hacían felices, creo que les gustaba ver a esos aficionados y darles esa comida”. – Archer


¿Qué tradiciones mantienen los abonados?

Existe un grupo de más de 100 apasionados seguidores de los Lions que se congregan temprano, específicamente a las 9 de la mañana, para hacer el tradicional picnic en el estacionamiento del Eastern Market de Detroit (en 2021 lo harán en el No. 124 de la calle W. Montcalm). Usualmente, preparan cuatro pavos y cada aficionado se inscribe para aportar una guarnición. El nombre de los platillos se basa en el equipo al que se enfrentará los Lions, por ejemplo, “Estofado Bears” y “Macarrones y Queso (pero no el de los Packers)”.

Megan Stefanski, seguidora de los Lions de toda la vida y abonada por muchos años, ayuda a organizar las festividades. Viaja en su auto durante cinco horas, desde Goetzville, Michigan (ubicada en la Península Superior) hasta Detroit.

Mark “Pilgrim” Mullins ha sido abonado desde 1991. Todos los años se disfraza de peregrino para asistir a cada encuentro del Día de Acción de Gracias acompañado de su hija Mandie, quien también se viste para la ocasión.

“Nos conocen en Detroit como los peregrinos”, afirmó. “De hecho, este año recibí recuerdos de todos mis amigos, porque es mi aniversario número 30 desde que me vestí de peregrino [por primera vez]”. Cada año, Mullins incluye un detalle nuevo a su disfraz, que se remonta a los días en que los Lions jugaban en el Pontiac Silverdome, hasta la actualidad en el Ford Field. También asiste a los picnics de estacionamiento junto con Stefanski.

“Ese era todo el objetivo: vestirme de peregrino, ser festivo y salir en televisión”, dijo Mullins. “Entonces, llega el año siguiente y toda la gente ubicada en mi sección decía: ‘Oye, grandulón, ¿vas a ser peregrino otra vez?’ Y yo respondía: ‘Bien, pues creo que debería’”. – Woodyard

¿Y qué hay del que quizás sea el abonado (o arrendatario de suite) más famoso de los Cowboys, Roger Staubach?

El quarterback miembro del Salón de la Fama, mejor conocido como Capitán América, organiza todos los años un partido en el AT&T Stadium conocido como “Turkey Bowl” (Tazón del Pavo) disputado el día antes de Acción de Gracias. A pesar de sus 79 años de juventud, Staubach mantiene su intención de jugar en el partido, después de que el encuentro se tomó un receso obligado en 2020, debido a la pandemia del COVID-19.

¿Cuánta influencia mantiene Staubach? Al ingresar a The Star el pasado 5 de noviembre, el entrenador de los Cowboys Mike McCarthy tuvo que recuperar su aliento luego de ver al legendario mariscal de campo.

“Ese es Roger Staubach”, expreso McCarthy, oriundo de Filadelfia, para volver a prestar atención a los periodistas. “Hombre, me estremecí. Solo pensando en esos Super Bowls, Steelers y los Cowboys de antaño…” – Archer


Las cenas en equipo

La víspera del Día de Acción de Gracias no necesariamente significa una cena en equipo con pavo para los Cowboys, sin embargo, el pavo y todas sus guarniciones por si los jugadores están disponibles, por si desean mantener la tradición. Sin embargo, muchos jugadores se aferran a sus comidas tradicionales para la noche previa al partido, con asado, pollo, pescado o pasta. Considerando como la mayoría de los mortales se siente después de engullir el plato de pavo, puré de papas y relleno, probablemente sea prudente que los jugadores de la NFL no se atiborren con el menú característico de estas fechas. – Archer

Los Lions no organizan una ostentosa cena de Acción de Gracias en equipo, como algunos podrían creer. Es comprensible que algunos prefieran cenar en casa junto a la familia. Este año, se servirán platillos tradicionales de la fecha en el complejo de entrenamientos de los Lions en Allen Park para la víspera del encuentro. – Woodyard


¿Qué come el dueño de los Cowboys Jerry Jones en el Día de Acción de Gracias?

La familia Jones es similar a la mayoría de sus jugadores. Organizan una cena de Acción de Gracias tradicional para el viernes después del partido de los Cowboys en la residencia de Jerry, ubicada en Highland Park. Es una cena típica de acción de Gracias, cuyas recetas han sido transmitidas por muchos años por las madres de Jerry y Gene Jones.

La lista de platillos familiares incluye pato, aderezo y batatas. – Archer


Cena de Acción de Gracias en el estadio

Todos los abonados de suites de los Cowboys, al igual que las personas con acceso a las zonas del club y palco de prensa del AT&T Stadium de Arlington, Texas, disfrutan de una cena tradicional de Acción de Gracias. – Archer A continuación, damos un repaso a los platillos a servir este año, según los estimados de Legends Hospitality:

• 11.500 libras de pavo

• 7.600 libras de Macarrones con Queso de los Cowboys

• 4.640 libras de pan de maíz

• 4.150 libras de jamón

• 2.340 libras de puré de patatas

• 234 galones de salsa de arándanos

• 175 galones de crema batida para los postres

En el Ford Field de Detroit, la jornada del equipo de hostelería culinaria del equipo comienza a las 3 a.m., hora del Este, con la finalidad de asegurarse de que todo esté listo antes del inicio del partido, previsto para las 12:30 p.m. Los aficionados presentes en el estadio pueden adquirir muslos de pavo, batatas cargadas y sidra con bourbon. Los abonados con suites reciben platillos más amplios con preparaciones típicas de la festividad. – Woodyard

Según Levy Restaurants, estas son las cantidades de alimentos que se preparan en el Día de Acción de Gracias en la casa de los Lions:

• 1.300 libras de pavo • 1.000 piernas de pavo • 2.500 rebanadas de pastel • 75 galones de salsa • 35 galones de salsa de arándanos • 25 galones de salsa BBQ de arándanos • 2.000 libras de puré de papas • 400 libras de frijoles verdes • 300 libras de mazorcas • 1.100 libras de relleno

El Día de Acción de Gracias, en cifras

1: Cantidad de equipos que nunca han jugado en el Día de Acción de Gracias: Jacksonville Jaguars

4: Equipos sin ganar en Día de Acción de Gracias: Cleveland Browns, Cincinnati Bengals, Tampa Bay Buccaneers

6: Más anotaciones en un mismo partido disputado en Día de Acción de Gracias, propiedad de Bob Griese (1977) y Peyton Manning (2004)

6: Blanqueos producidos en Día de Acción de Gracias desde la fusión AFL-NFL de 1970. No se han registrado blanqueos desde que los Cowboys se impusieron a los Miami Dolphins en 1999.

8.5: Más capturas de por vida en Día de Acción de Gracias, propiedad del ex ala defensiva de los Lions Ezekiel Ansah.

11: Más recepciones para anotación de por vida, en poder del ex receptor de los Lions Calvin Johnson.

18: Más pases para anotación de por vida en Día de Acción de Gracias, en poder del ex mariscal de campo de los Cowboys Tony Romo y el ex mariscal de campo de los Lions Matthew Stafford.

895: Más yardas de recepción en por vida en Día de Acción de Gracias, propiedad del ex ala cerrada de los Cowboys Jason Witten.

1,178: Más yardas por tierra de por vida en Día de Acción de Gracias, en poder del ex corredor de los Cowboys Emmitt Smith. Smith también posee la mayor cantidad de anotaciones por tierra en Día de Acción de Gracias, con 13.

3.000: Más yardas de pase de por vida en Día de Acción de Gracias, propiedad de Stafford, que logró la marca en 10 partidos disputados de por vida durante la festividad.

Los mejores momentos de la NFL en Acción de Gracias

1974

El mariscal de campo suplente Clint Longley asumió las riendas de su equipo en sustitución de Roger Staubach, que sufrió una contusión. En ese momento, los Cowboys tenían desventaja 16-3 contra Washington. Longley condujo a Dallas hasta lograr la remontada, con un pase para anotación de 50 yardas recibido por Drew Pearson, faltando 28 segundos en el marcador para sellar la victoria de Washington 24-23.


1980

Los Bears remontaron tras sufrir déficit 17-3 para vencer a los Lions 23-17 en tiempo extra, gracias a la devolución de 95 yardas de Dave Williams. Fue el primer partido disputado en Día de Acción de Gracias definido en tiempo extra (los alargues fueron instituidos en 1974).


1982

El linebacker de los New York Giants Lawrence Taylor devolvió un pick-six de 97 yardas en el triunfo 13-6 de su equipo sobre los Lions.


1993

El tackle defensivo de los Cowboys Leon Lett inexplicablemente intentó recuperar un intento de gol de campo bloqueado para sellar la victoria. El balón fue arrojado por Lett y recuperado por los Dolphins en la línea de 2 yardas. Miami conectó en su próximo intento de gol de campo y ganó 16-14.


1997

Barry Sanders y los Lions arrollaron a los Bears 55-20, con Sanders corriendo para 167 yardas y tres anotaciones.


1998

El novato de los Vikings Randy Moss solo sumó tres atrapadas; sin embargo, las tres valieron para un trio de anotaciones superiores a las 50 yardas para el triunfo 46-36 sobre Dallas. Tres atrapadas. Tres anotaciones. 163 yardas.


2004

En la victoria 41-19 de Indianapolis sobre los Lions, el mariscal de campo de los Colts Peyton Manning lanzó para seis anotaciones, empatando la marca histórica para el Día de Acción de Gracias originalmente impuesta por Bob Griese (1977).


2010

Tom Brady terminó con un rating de pasador perfecto. Brady completó 21 de 27 pases, para un total de 341 yardas y cuatro anotaciones en la paliza 45-24 que los Patriots propinaron a los Lions. De hecho, New England tenía desventaja 24-17 durante el tercer periodo, antes de que Brady lanzara tres pases para anotación (los dos primeros a Deion Branch de 79 y 22 yardas; y el segundo de 16 yardas a Wes Welker) en un periodo de 13 minutos, 30 segundos.


2012

Una imagen que nadie olvidará. El quarterback de los New York Jets, Mark Sanchez, soltó el ovoide luego de chocar con el trasero de un compañero en la derrota por 49-19 ante los Patriots. La jugada también es conocida como “Butt Fumble”.