<
>

Mayweather-Pacquiao: Revisitando la pelea más rica en la historia del boxeo

play
Diez peleas que definieron la década (1:43)

Repasamos algunos de los combates que hicieron las primeras planas los últimos 10 años. (1:43)

Cuando Floyd Mayweather y Manny Pacquiao finalmente se encontraron en el ring hace cinco años el 2 de mayo de 2015, la pelea se convirtió en la más rica de todos los tiempos.

A pesar del dinero que generó, $600 millones en total, la pelea fue pobre en entretenimiento. Pero el boxeo no ha visto un evento más grande de atención global y dinero generado desde entonces, y seguirá siendo una pelea significativa por emparejar a los dos mejores boxeadores de una generación.

Después de más de cinco años de tratar de hacer que la pelea suceda, los dos pesos wélter y campeones mundiales en múltiples divisiones de peso finalmente acordaron un enfrentamiento para decidir el rey libra por libra del boxeo en el MGM Grand Garden Arena en Las Vegas.

Fue uno de los momentos definitorios en la historia del boxeo, y la pelea generó cantidades récord de dinero y fue vista por millones a través de todo el mundo. Pero por un tiempo, parecía una pelea de ensueño que era imposible de hacer


La pelea para lograr la pelea

Todo comenzó en 2009 cuando Mayweather salió de un retiro breve y comenzó a hablar sobre Pacquiao. Tenía sentido: ambos eran campeones mundiales en múltiples divisiones de peso, y ambos afirmaban ser el mejor boxeador libra por libra del mundo. Pero no podían acordar sobre la división del dinero. Mayweather no estaba dispuesto a ir 50-50, así que enfrentó en vez al mexicano Juan Manuel Márquez en septiembre de 2009.

Cita: "Quiere dividir 50-50", dijo Mayweather. "Eso nunca va a suceder.

"Si Bob Arum no intentara ser tan codicioso, la pelea sucedería. Todavía es un negocio, incluso si es un deporte. Márquez me llamó y merece una oportunidad. Si Manny Pacquiao realmente quisiera pelear conmigo, todo lo que tiene que hacer es decirlo. Podríamos pagarle a Márquez para que se haga a un lado, un millón de dólares, hazte a un lado. Avísame".


Debate sobre pruebas de drogas

Más conversaciones ese mismo año resolvieron las diferencias sobre el dinero y el plan era que pelearan el 13 de marzo de 2010. Pero nunca sucedió. Esta vez debido a las diferencias sobre las pruebas de drogas.

Mayweather insistió en que Pacquiao aceptara el análisis de sangre al estilo olímpico 30 días antes de la pelea, y a consecuencias Pacquiao afirmó que presentaría una demanda por difamación contra Mayweather por acusarlo de tomar drogas para mejorar el rendimiento.

Pacquiao estaba dispuesto a someterse a análisis de orina ilimitados y aceptó realizar análisis de sangre en enero y hasta dos más, pero a más tardar 30 días antes de la pelea.

Cita: Mayweather después de una victoria por decisión unánime sobre Shane Mosley en mayo de 2010: "Si Manny Pacquiao puede hacerse un análisis de sangre y orina, entonces tenemos una pelea".

Pacquiao dijo: "Para mí, mientras la prueba de drogas no se haga cerca de la fecha de la pelea, estaré de acuerdo porque si me sacan sangre en una fecha cerca del combate, será una desventaja para mí porque soy más pequeño y él es grande".

El promotor de Pacquiao, Bob Arum, dijo: "Él [Mayweather] puede dictar todo lo que quiera. En lo que respecta a Pacquiao, nadie lo necesita [a Mayweather]. Es delirante. Es una tontería".

Pacquiao agregó: "Suficiente es suficiente.

"Estas personas, [Floyd] Mayweather Sr, Jr. y Golden Boy Promotions, piensan que es una broma y un derecho acusar erróneamente a alguien de usar esteroides u otras drogas para mejorar el rendimiento. He tratado de ignorarlo como una táctica mera previa de pelea, pero creo que se han ido más allá".


Otro contratiempo

Mayweather lo intentó nuevamente en 2012, y la pareja incluso habló por teléfono en enero de 2012.

Justo cuando parecía que se estaba avanzando, y el caso judicial se resolvió, Pacquiao fue noqueado fuertemente por Márquez en el sexto round de su cuarta pelea. Fue un golpe devastador para aquellos que querían ver a Mayweather-Pacquiao suceder, y fue difícil ver cómo se podría hacer la pelea después de un golpe tan poderoso.

Las dos partes parecían estar más separadas que nunca cuando Mayweather firmó un acuerdo con la cadena de televisión estadounidense Showtime, el rival de HBO que presentaba las peleas de Pacquiao. Pero la pareja continuó yendo y viniendo en las redes sociales.

Se tiraron por Twitter en septiembre de 2014, y nuevamente en enero de 2015, y el interés - así como la esperanza - en que la pelea ocurriera volvió a cobrar vida.


Haciendo la pelea

Pacquiao reconstruyó su carrera después de la devastadora derrota ante Márquez con victorias sobre Brandon Ríos, Tim Bradley y Chris Algieri por el título mundial de peso wélter de la OMB. Después de vencer a Miguel Cotto en mayo de 2012 y a Robert Guerrero un año después, Mayweather obtuvo una decisión mayoritaria sobre Canelo Álvarez en una pelea grande en septiembre de 2013.

Cita: Pacquiao después de derribar a Chris Algieri seis veces en una cómoda victoria por puntos en noviembre de 2014: "Creo que es hora de hacer que esa pelea suceda".

"La gente merece esa pelea. Los fanáticos merecen esa pelea. Yo quiero esa pelea. Siempre niegan la pelea. Creo que la pelea tiene que suceder".

Arum dijo: "Hagámoslo y hagámoslo en la próxima pelea de cada boxeador, en algún momento de los primeros seis meses del próximo año".

Pacquiao no estaba en la lista de opciones futuras de Mayweather antes de pelear contra Marcos Maidana en mayo de 2014, pero la pelea de Pacquiao volvió a ser prioridad después de que Mayweather venció a Maidana por segunda vez más tarde ese año.

En junio de 2014, el director ejecutivo de CBS, Leslie Moonves, se reunió con el promotor de Pacquiao, Bob Arum, sobre una pelea contra Mayweather. Moonves pasó a desempeñar un papel clave para hacer realidad la pelea.

Tanto "Pac Man" Pacquiao como "Money" Mayweather, o "TBE" (The Best Ever) como Mayweather se llamaba a sí mismo, ahora presionaban nuevamente para hacer la pelea.

Cita: Mayweather después de ganar una decisión unánime sobre Maidana en la revancha: "No sé con quién pelearé en mayo [2015] pero espero pelear en mayo.

"Manny Pacquiao necesita enfocarse en el hombre frente a él. Si la pelea de Pacquiao se presenta, hagamos que suceda".

Las conversaciones aumentaron un nivel en enero de 2015 cuando Arum y el asesor de Pacquiao, Michael Koncz, se reunieron con dos de las figuras más cercanas a Mayweather: su asesor Al Haymon y el CEO de Mayweather Promotions Leonard Ellerbe.

Cita: Arum dijo: "Hemos acordado todo, punto.

"Las personas con las que hemos hablado del lado de Mayweather aceptaron todo. Ahora necesitamos que Mayweather dé un paso adelante y diga: 'Sí, estoy a bordo. Estoy de acuerdo'".


Un encuentro casual

Un encuentro público el 28 de enero de 2015, en un partido de la NBA en Miami, seguido de una reunión privada en la suite de un hotel esa misma noche que duró más de una hora, avivó la especulación de que la pelea estaba a punto de acordarse.

El mal tiempo en Miami jugó un papel clave para lograr el acuerdo de la pelea. Pacquiao estaba en Miami como juez en el concurso de Miss Universo el 25 de enero, y su vuelo fue cancelado debido al clima.

En cambio, Pacquiao fue a ver el juego del Miami Heat. Dio la casualidad de que Mayweather también estaba en el juego. Se encontraron durante el medio tiempo y acordaron reunirse nuevamente, más tarde, en la habitación del hotel de Pacquiao. Los campeones rivales se sentaron uno al lado del otro cuando Mayweather llamó a Stephen Espinoza, en ese momento vicepresidente ejecutivo y gerente general de Showtime Sports, por Facetime para intentar concretar un acuerdo.

Algunas de las cosas que debían acordarse incluían la división de ingresos (60-40 a favor de Mayweather), el protocolo de pruebas de drogas (las pruebas de sangre y orina al azar preferidas de Mayweather realizadas por la Agencia Antidopaje de los Estados Unidos en lugar del deseo de Pacquiao de usar la Asociación Voluntaria Antidopaje), quien saldría al ring último (Mayweather), quien sería presentado último (Mayweather), quien aparecería primero en la promoción (Mayweather-Pacquiao), así como a acuerdo complicado de transmisión entre HBO y Showtime.

Cita: Espinoza dijo: "Una de las razones principales por las que se logró este acuerdo, en comparación con acuerdos en el pasado, fue porque Leslie Moonves fue parte del proceso”.

"Estaba profundamente comprometido con llegar a un acuerdo y era alguien que todas las partes en esta negociación realmente respetan. Fue el catalizador para llevarlo a cabo y se negó a aceptar un no por respuesta de ninguna de las partes".


El efecto Moonves

Moonves, quien trabajó con Arum y Haymon durante las negociaciones, dijo: "Tenía la relación con ambas partes y tengo un interés personal debido a nuestro acuerdo con Floyd. Bob sabía que soy justo. Yo era el que podía ser un enlace”.

La emoción y la especulación sobre Mayweather-Pacquiao estaban en su punto máximo. Fue una historia grande en todo el mundo.

Finalmente, el 20 de febrero de 2015, las cosas se pusieron serias cuando la pareja confirmó por redes sociales que la pelea estaba en marcha.

Cita: Pacquiao un día después de que se confirmó la pelea: "Estoy muy feliz de que Floyd Mayweather y yo podamos darles a los fanáticos la pelea que han querido durante tantos años".

"Dedico esta pelea a todos los fanáticos que quisieron que esta pelea ocurriera y, como siempre, para traer gloria a Filipinas”.

"Estoy muy feliz de que esta saga de cinco años haya llegado a su fin. Todos los fanáticos querían y merecían esta pelea, y estoy feliz de que se la vamos a dar. Es un honor ser parte de este evento histórico".

La máquina de promoción se puso en marcha y escuchamos repetidamente de Mayweather: "Soy el mejor de todos, 'TBE'". Fue una de las narrativas rumbo a la preparación de la pelea: ¿Dónde se ubicaba Mayweather entre los grandes como Sugar Ray Robinson, Muhammad Ali y Sugar Ray Leonard?

La teoría era que Pacquiao podía asegurar el legado de Mayweather y colocarlo entre (o sobre) los más grandes.


La pelea

Mayweather (47-0, 26 KO), 38, y Pacquiao (57-5-2, 38 KO), 36, quizás ya no estaban en su momento cumbre cuando por fin se enfrentaron, pero el boxeo agradeció que el enfrentamiento por fin fuera una realidad.

El tamaño de la pelea y el dinero involucrado ($600 millones de ingresos brutos, 4.6 millones de compras de PPV) convirtieron a Mayweather-Pacquiao en la pelea más grande desde la década de 1980 por lo menos, tal vez incluso desde Muhammad Ali-Joe Frazier en 1971. Estuvo en las portadas y contraportadas de los periódicos, acaparó el espacio de boletines deportivos por televisión y radio, y fue tendencia en las redes sociales.

Los asientos junto al ring entre una multitud de 16,500 se iban por $180,000 y celebridades de la lista A, como Prince, Robert De Niro y Clint Eastwood, estuvieron entre las estrellas que asistieron. Esos asientos en el extremo inferior de la escala que hace agua la vista, con un precio de entre $1,500 y $7,500, se vendieron en cuestión de minutos.

Cita: Arum, quien promovió a boxeadores como Muhammad Ali, dijo: "Tuvimos a Ali-Frazier, tuvimos a Leonard-Durán, tuvimos a Leonard-Hagler, y ahora tenemos a Pacquiao y Mayweather. Esta es la pelea más grande de su era. Es un gran evento para el boxeo. Todos en todo el mundo están interesados en esta pelea: embajadores, senadores, celebridades".

Mayweather dijo: "Estoy en el gimnasio trabajando ahora, dedicándome al deporte, empujándome al límite porque nunca quise ganar una pelea tanto en mi vida".


El anticlímax

Mayweather, un campeón de cinco divisiones, entró en la pelea como el boxeador número 1 libra por libra en el mundo y, a pesar de estar involucrado en peleas grandes contra Álvarez, Oscar De La Hoya y Cotto, esta era más grande que cualquier otra. Pacquiao, el único titular de ocho divisiones del boxeo, nunca deseó más la victoria.

Al igual que una lata de refresco que se ha dejado abierta por un tiempo, la pelea careció de efervescencia cuando llegó el momento de disfrutarla. Para muchos, dejó un mal sabor de anti-clímax. Algunos incluso se sintieron engañados o traicionados, y definitivamente decepcionados.

Le faltó intensidad y drama. Pacquiao generalmente dependía del volumen y la presión para abrumar a sus oponentes, pero no hubo nada de eso en el MGM. El zurdo conectó solo 18 jabs en comparación con 67 de Mayweather, y Pacquiao lanzó seis golpes menos que Mayweather.

Pacquiao logró acertar una izquierda recta que envió a Mayweather contra las cuerdas en el cuarto round, pero en general, Mayweather controló la distancia y limitó los ataques de Pacquiao. Mayweather bloqueó los golpes de Pacquiao, contraatacó, y el filipino no pudo atrapar al resbaladizo estadounidense. No hubo ninguna combinación de golpes rápidos de Pacquiao, y Mayweather nunca se sintió incómodo.

El estadounidense adoptó tácticas defensivas en lugar de buscar un nocaut ya que contuvo a Pacquiao, y usó su alcance y habilidades para acumular puntos.

No hubo derribos, ninguno resultó gravemente herido, y Mayweather lució más confiado a medida que avanzó la pelea.

Mayweather retuvo sus títulos mundiales de peso wélter CMB/AMB, y tomó el cinturón de la OMB de Pacquiao, con una decisión unánime 118-110, 116-112, 116-112. Selló su estatus como el mejor boxeador de su época, pero dejó serias dudas sobre su propia afirmación de que era el mejor de todos. Ya tiene algo de derecho al título: en sus siete peleas previas que terminaron en decisión, Mayweather ganó 60 de 84 tarjetas de puntuación de jueces en los últimos cuatro rounds (71%).


Lo que vino después

Muchos quedaron poco impresionados y se sintieron estafados por la pelea. Twitter explotó con algunos indignados por la falta de acción, exigiendo su devolución de dinero por el PPV.

Pero Mayweather, quien ganó aproximadamente $250 millones por la pelea, no parecía demasiado molesto por las críticas mientras publicaba fotos de sus ganancias masivas.

Cita: Mayweather dijo: "Es un gran boxeaador. Me quito el sombrero ante Manny Pacquiao. Ahora veo por qué es uno de los están en la cúspide”.

"Tuvo algunos momentos, pero lo mantuve afuera. No recibí muchos golpes a menos que estuviera en el bolsillo. Soy un peleador calculador".

Pacquiao dijo: "Pensé que había ganado la pelea. Él [Mayweather] no hizo nada".

Mike Tyson tuiteó: "Esperamos 5 años por eso ... #underwhelmed (decepcionado)".

Los fanáticos se enfurecieron aún más cuando Pacquiao reveló que entró en la pelea con una lesión en el hombro derecho. Los que apostaron por Pacquiao querían recuperar su dinero después de que el filipino dijo que había resultado lesionado en el campo de entrenamiento y que el hombro se agravó en el tercer round. Los que pagaron por el PPV también estaban molestos.

Hubo informes de que Pacquiao podría enfrentar medidas disciplinarias de los funcionarios de boxeo de Nevada por no revelar la lesión en el hombro, que requirió cirugía el 7 de mayo.

No hubo revancha, pero no fue el final de la historia.


La demanda

Una demanda presentada por fanáticos descontentos con la actuación de Pacquiao por pelear con una lesión en el hombro fue desestimada en 2017, y el tribunal de apelaciones se negó a restablecerla en una votación de 3-0 en noviembre de 2019.

La notable carrera de Pacquiao aún se desarrolla a los 41 años de edad, combinando el boxeo con una carrera política en Filipinas.

Pac Man recuperó la corona de la OMB con una victoria por puntos sobre Bradley casi un año después de perder ante Mayweather, pero la carrera del filipino parecía acabada cuando fue superado por el australiano Jeff Horn en una sorpresa grande en julio de 2017. Pero como lo ha hecho antes, Pacquiao respondió, deteniendo a Lucas Matthysse en julio de 2018 y luego superando a Adrien Broner el año pasado.

Más tarde en 2019, Pacquiao le entregó a Keith Thurman, un hombre 10 años menor que él, su primera derrota de carrera y ahora es campeón de la AMB tras la victoria por decisión dividida. Pacquiao (62-7-2) derribó a Thurman en el primer round de una de sus mejores exhibiciones en los últimos años.


Hacia adelante

Mayweather superó a Andre Berto cuatro meses después de vencer a Pacquiao, se retiró nuevamente, luego salió de su retiro para pelear contra la estrella de UFC Conor McGregor en agosto de 2017. Recibió muchas críticas de los puristas, pero hubo suficiente interés para generar el segundo mayor evento de dinero en la historia del boxeo, con 4.3 millones de compras de PPV e ingresos totales de $550 millones.

También significó que Mayweather cerró su carrera con marca de 50-0 tras el predecible TKO en la 10mo round.

Hubo informes recientes de una revancha Mayweather-Pacquiao, pero es poco probable que eso suceda y sería una triste secuela a una de las noches más grandes en la historia del boxeo.