<
>

J Balvin y Michael Jordan: La reunión que gestó las primeras Air Jordan 'latinas'

play
J Balvin rompe barreras con sus Air Jordan (3:06)

La estrella colombiana relata la historia detrás de la creación de los tenis, que lo convirtieron en el primer artista latino con su propio modelo de Air Jordan. (3:06)

Inicialmente, la marca de ropa deportiva Jordan Brand buscó a J Balvin para captarlo como su imagen de una serie de campañas con motivo del Mes de la Herencia Hispana, incluyendo fotografías suyas en iniciativas publicitarias y otros lanzamientos claves.

Sin embargo, J Balvin tenía planes más ambiciosos.

Después de todo, el oriundo de Medellín, Colombia, es el primer artista latino en actuar en la tarima principal del Festival de Coachella. El primer artista latino en encabezar el cartel de Lollapalooza en Estados Unidos. El primer artista latino de música urbana en superar 1.000 millones de visualizaciones en YouTube. El artista más nominado para una sola entrega de los Latin Grammy, tras sumar 13 nominaciones en 2020. Su presencia es habitual en primera fila de la Semana de la Moda.

“Quería mostrarles el hecho de cuán global es nuestra presencia, nuestras cifras y el alcance que tenemos”, expresó Balvin en una entrevista con ESPN Deportes y The Undefeated con motivo del Mes de la Herencia Hispana. “Requerimos de un año para explicarles que tenerme presente serviría como declaración de intenciones”.

Por eso, Balvin decidió dirigirse directamente a Su Majestad.

El artista colombiano, cuyo nombre de pila es José Álvaro Osorio Balvín, se encontraba en París para la Semana de la Moda en 2019; a la vez que la leyenda del baloncesto Michael Jordan visitaba la Ciudad de la Luz para asistir al evento anual de baloncesto callejero Quai 54 organizado por su marca. Un ejecutivo de mercadeo hizo la conexión y ambos hombres se reunieron en un salón VIP, amparados por la discreción de la medianoche. Jordan (con puro en mano) estaba acompañado por su esposa Yvette Prieto. La cónyuge de Jordan, de ascendencia cubana, disfrutaba desde hace tiempo de la música de J Balvin, incluso asistiendo a sus conciertos.

El grupo conversó por cerca de cuatro horas, intercambiando historias relativas a sus crianzas, ética de trabajo y el impulso que sienten para conquistar la cima en sus respectivos oficios. J Balvin le contó a Jordan su historia de cuando llegó a Oklahoma como estudiante de intercambio de secundaria, mejorando su inglés y posteriormente llegando a conectar con sus primos en Nueva York, teniendo así su primer contacto con la cultura estadounidense. Fue allí, a principios de la década del 2000, donde Balvin se enamoraría de los tenis, adquiriendo su primer par de Air Force 1s; al mismo tiempo que el rapero Nelly lanzó su tema en celebración del famoso modelo de calzado que se convirtió en clásico instantáneo; aparte de asimilar el estilo neoyorquino de la ropa urbana o streetwear.

Balvin también describió la influencia de la música latina y la repercusión que podría causar a favor de la marca de Jordan.

Sin importar la hora, ni el hecho de encontrarse a aproximadamente 5.000 millas de distancia de la sede de la empresa en Beaverton, Oregon; Jordan envió un mensaje de texto a los ejecutivos de su marca: “Le daremos un modelo de calzado a J Balvin”.

“Fui realmente bendecido al poder cerrar el negocio con el propio Michael Jordan”, afirma ahora J Balvin. “Es una verdadera bendición”.

Después de un proceso que requirió de casi tres años de desarrollo, su colaboración oficial con un modelo Air Jordan 1 (al que gusta llamar los “Air Balvins”) fue lanzada en diciembre de 2020, siendo el primer artista latino en contar con sus propios tenis marca Jordan.

Fue todo un sueño hecho realidad para el apasionado por largo tiempo de las zapatillas deportivas y fanático de Jordan Brand. Poco tiempo después de haber superado a Drake en 2018 como el artista con más streams en Spotify a nivel mundial, con cerca de 50 millones de oyentes al mes, confesó sus aspiraciones a una audiencia que presenció una entrevista escenificada en Nueva York.

“Quiero tener unos tenis con mi nombre”, expresó en un evento organizado por YouTube TV. “Quiero hacer algo con Jordan… ¿Han visto alguna vez una colaboración de un latino con Jordan o Nike? Nunca. Por eso, tenemos que cambiar el juego y hacerlo global. No haré tenis para el público latino. Quiero hacer la colaboración de J Balvin con Nike o Jordan, [disponible] para todo el mundo… porque está listo para ello”.

Al igual que muchos sueños y objetivos, que ha ido anotando y fechando con detalle en un cuaderno a través de los años, Balvin buscaba expresar sus aspiraciones para hacerlas realidad.

Por esa misma época, Jordan Brand también había empezado a interesarse en Balvin, cuyo éxito en las carteleras musicales era igualado por su creciente sentido del estilo, visibilidad en primera fila de los desfiles de la Semana de la Moda e influencia global; basada en la promoción de una expresión positiva, divertida y vibrante de su Colombia natal.

“Venimos de un país hermoso y una bella ciudad, aunque también solía ser conocida como una de las urbes más peligrosas del planeta”, afirmó. “Hace 40 años, Medellín era la ciudad más peligrosa del planeta. Pensamos: ¿cómo podemos convertir la oscuridad en luz?”

Su música ha ayudado a dar ese vuelco de imagen, alcanzando cifras récord en los servicios de streaming, una extensa colección de trofeos entregados en espectáculos vistos en todo el mundo y conciertos con boletería agotada por todo el mundo. A pesar de sus múltiples logros, las marcas de ropa todavía no lo adoptaban plenamente como socio colaborador.

La lista de músicos homenajeados con sus propios modelos Air Jordan es muy corta. Si bien la marca ha hecho ediciones especiales “amigos y familiares” de sus modelos retro para múltiples artistas antes de J Balvin, sólo Eminem, Justin Timberlake, Travis Scott y Drake han logrado lanzar al público sus modelos Jordan.

“Siempre he soñado con tener mi propio Jordan 1. Nací en el ’85, y fue entonces cuando se lanzaron oficialmente”, afirma J Balvin. “Es un ícono. Cuando piensas en Jordan, piensas en los Jordan 1. Y punto”.

Desde la combinación “Chicago” de colores blanco y rojo, hasta la ejecución original en negro y azul real, J Balvin ha adquirido pares originales de su talla 9 fabricados en 1985 en años recientes. Asimismo, el artista ha sido visto luciendo todas las combinaciones de las ediciones Off-White del diseñador Virgil Abloh y los “remixes” más recientes de la clásica silueta de la marca.

Cuando llegó la hora de iniciar el proceso de creación de su propio diseño, Balvin tuvo una visión muy clara desde el primer momento.

“Si solo cambias el color, se verán bien de todos modos”, expresó entre risas. “No quería tener un Jordan 1 más. Quería hacer algo distinto”.

J Balvin comenzó a trabajar con un equipo de Jordan Brand conformado por especialistas en mercado de productos, creativos y desarrolladores; entre ellos, el diseñador de los modelos NRG Frank Cooke, quien por coincidencia estuvo presente en aquel evento de YouTube TV en 2018.

Cooke hizo seguimiento durante todo el año a la gira Vibras de J Balvin, aparte de asistir a sus múltiples apariciones promocionales, con la intención de familiarizarse con la estrella del reggaetón.

“Es un tipo súper humilde y es una persona realmente genuina”, expresa Cooke. “Cuando trabajas con una colaboración, lo primero que hay que tener es gran energía y [emanar] maravillosas vibraciones”.

A mitad del proceso, Cooke dejó su empleo en Jordan Brand para convertirse en socio creativo consultor de J Balvin. Adicionalmente, comenzó a trabajar con la estilista y modelo Aleali May y la figura del BMX Nigel Sylvester en sus respectivos proyectos de calzados deportivos con Jordan Brand. Además, Cooke ha servido como consultor en lanzamientos de colaboraciones para la cadena de tiendas Shoe Palace y la boutique Social Status, propiedad del empresario de la moda James Whitner.

Durante una serie de reuniones sostenidas entre Portland, en el estado de Oregon y París, J Balvin afirmó que no sólo quería aportar una nueva perspectiva a la clásica silueta, sino que también quería incluir elementos inspirados por sus tres álbumes de estudio más recientes: Energía (lanzado en 2016), Vibras (2018) y Colores (2020).

J Balvin no se considera coleccionista, sino más bien un apasionado fanático de las zapatillas deportivas, que siente felicidad vistiendo sus pares de tenis, en vez de guardarlos en un rincón. Fue por ese motivo que el artista decidió no utilizar paneles de cuero, que suelen arrugarse y romperse con el tiempo.

“No lloras, porque no se rompen”, bromeó Balvin.

Aparte de sus tonalidades vibrantes, J Balvin y el equipo también buscaron “alterar y distorsionar” los paneles del zapato, tal como lo dijo Cooke. Por ello, volvieron a imaginar los diseños, intentando captar y aprovechar la expresividad de la música de J Balvin.

“[Su concierto] fue tan bullicioso, que podía imaginar a las bocinas haciendo volar [el zapato]”, dijo Cooke. “Si las líneas podían ser súper fluidas, saldrían volando”.

La punta del zapato cuenta con bordes dentados en relieve, mientras que el panel del talón y el cuello incorporan formas más redondeadas y alargadas. La zapatilla se asienta sobre una entresuela y suela de color rosa pastel, con una lengüeta de bordes crudos y panel negro que también rodea el logo “Swoosh” de la famosa marca.

“Alterar un clásico se sentía como una locura… podía funcionar o la gente podría terminar súper molesta”, afirmó Cooke. “Él quería asumir ese riesgo”.

La lengüeta incorpora el logo de J Balvin, una carita sonriente con ojos de relámpago, que sirve de referencia a su energía positiva. Asimismo, el artista intentó incluir una serie de parches intercambiables con Velcro, que incluían el logotipo de la carita sonriente, un balón de baloncesto, el logo Jumpman y un relámpago en solitario.

Una vez confirmada la versión final del modelo, J Balvin no pudo contener su emoción y ganas de mostrarla al mundo, debutando sus tenis en el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl LIV en Miami, junto a la también estrella latina de la música Jennifer López a principios de 2020.

Una cosa es haber finalmente tenido la oportunidad de contar con su propio modelo de colaboración de tenis (luego de hacer ciertos esfuerzos creativos de lobby) y otra distinta es que dicho calzado fuera objeto del lanzamiento mundial que tanto había soñado. La silueta fue lanzada en 28 tiendas al detal en Estados Unidos, 11 en los mercados de Asia-Pacífico y Latinoamérica, 26 en Europa y 34 en China; motivando filas, sorteos y esfuerzos de activación promocional en dichos comercios.

En la mañana del lanzamiento, Balvin ingresó a la aplicación SNKRS, propiedad de Nike, para probar su suerte y hacerse con un par talla 9. Por el contrario, solo pudo ver la “L” (“Perdiste/no disponible”), demasiado familiar para los usuarios de la app. De acuerdo con los estimados hechos en aquel momento por J Balvin, el lanzamiento se agotó en 35 segundos.

“Lo sabía muy en el fondo”, afirmó con respecto al potencial de éxito de su calzado. “No sentía miedo de hacerlo”.

El modelo recibió críticas divididas por parte de algunos puristas y coleccionistas de mayor edad, tras la filtración de imágenes preliminares durante los meses previos al lanzamiento. J Balvin dijo que recibía con agrado las filtraciones, ya que eso hacía que la gente hiciera publicaciones en las redes sobre su calzado. Y dichas preocupaciones iniciales no afectaron la aceptación en el mercado: el modelo de Jordan 1s “Colores y Vibras” de J Balvin se revende actualmente por más de tres veces su precio inicial de venta al público de $190.

“Tener su propia versión del [Air Jordan] 1, yo sé que él no lo da por sentado”, afirmó Cooke. “Eso vivirá por siempre”.

Pocos meses después del lanzamiento, en su canción “Ma G” lanzada a principios de 2021, J Balvin incluyó con orgullo este verso:

Mi nombre ya está escrito en los Jordan Retro High.

“Es un flexeo hermoso, porque soy el único”, afirmó.

Durante todo el año, diversas celebridades tales como López y Justin Bieber se han dejado ver vistiendo los tenis, que también se han convertido en un elemento omnipresente en los ingresos desde los túneles de las figuras de la NBA y WNBA en múltiples canchas.

Ahora que ha pasado casi un año desde el lanzamiento, J Balvin avanza que ya ha terminado de trabajar en su próximo modelo de tenis Jordan Brand, con la aspiración de que su próxima colaboración tenga como objeto un modelo Air Jordan 4. Después del éxito de su lanzamiento de tenis Jordan 1, según afirmó el cantante, vendrá una colección completa de accesorios y prendas de vestir que complementarán su venidero proyecto con la marca.

“Ahora estamos en otro nivel. Sienten el poder”, indicó Balvin. “Como latinos, somos ciudadanos del mundo y merecemos ubicarnos en lugares en los que no deberíamos estar”.

Solo en el último año, el perfil de Balvin para el mercadeo continúa su explosión. El colombiano se acaba de convertir en la tercera persona en tener un menú con su nombre en McDonald’s, después de Jordan y el rapero Travis Scott. Balvin y sus tenis Jordan 1 fueron incluidos como personajes dentro del popular videojuego Fortnite. Sus cinco temas más recientes suman más de 1.500 millones de reproducciones en Spotify.

Al fomentar la aceptación de personajes latinos en campañas de marcas globales y demostrar el poder de ventas de su generación de cantantes en español, J Balvin también ha ayudado a cambiar la narrativa que muchos tienen en mente sobre su Colombia natal.

“Por eso me siento tan orgulloso, porque estamos demostrando que somos mucho más que eso”, expresó. “Todas esas vibraciones oscuras quedan en el pasado; y el presente y futuro son más brillantes y geniales, e inspiran al mundo entero”.