<
>

Cierre patronal de MLB parece inminente luego que negociaciones terminan abruptamente

play
Estatus de las relaciones laborales en MLB: ¿Vamos camino a un cierre patronal? (3:49)

Enrique Rojas explica dónde están paradas las negociaciones sindicales entre jugadores y propietarios, lo que pasaría si se impone un cierre, y cómo afectaría a ambas partes el conflicto. (3:49)

IRVING, Texas - Un cierre patronal de los jugadores de Grandes Ligas parecía inminente después de que las discusiones entre la liga y el sindicato interrumpieron las negociaciones el miércoles por la tarde, menos de 12 horas antes de la expiración del acuerdo de negociación colectiva del juego.

En lo que probablemente serán las últimas conversaciones entre las partes antes del cierre esperado de jugadores de la liga el jueves, los líderes de ambos lados se reunieron durante siete minutos en el Four Seasons Dallas en Las Colinas. Cuando terminó la reunión, los funcionarios de la liga abandonaron el hotel y se les dijo a los jugadores que habían terminado las conversaciones del día.

Fue un final vergonzoso para tres días de negociaciones que no produjeron ningún progreso después de meses de conversaciones que habían hecho lo mismo. Si bien existía la esperanza de que las reuniones cara a cara generaran algún movimiento, ninguna propuesta ganó fuerza.

Algunos jugadores salieron del hotel con su equipaje, resignados a la implementación de un lockout, una herramienta de gestión que impide que los empleados se presenten a trabajar. En caso de que la liga imponga el cierre patronal como se esperaba, sería el noveno paro laboral en la historia de la MLB y el primero desde la huelga de 1994-95.

Durante un cierre patronal, la agencia libre y los intercambios de jugadores de las grandes ligas no están permitidos. La congelación vendría inmediatamente después de uno de los períodos más activos en la historia de la agencia libre de la MLB, con equipos garantizando más de $1.6 mil millones a los jugadores en lo que va de invierno.

El abismo entre los lados se centra en la economía central del juego. La propuesta del sindicato esta semana incluía la expansión de los playoffs a 12 equipos y la posibilidad de poner parches en los uniformes. Los jugadores permanecen firmes en su deseo de eliminar las restricciones artificiales en la agencia libre, hacer que los jugadores reciban mejor pago a edades más tempranas, arreglar la manipulación del tiempo de servicio y abordar el tanking.

Antes de las reuniones, la liga había propuesto una postemporada de 14 equipos en un paquete que incluía un aumento del umbral del impuesto sobre el equilibrio competitivo (CBT) de $210 millones a 214 millones, con un crecimiento que aumentaría a $220 millones. La propuesta del sindicato había incluido una reducción de su pedido anterior de un CBT de $248 millones a $245 millones.

En la sesión de siete minutos, el sindicato rechazó una propuesta de la liga para eliminar ciertos temas, incluido cualquier cambio de la reserva de seis años antes de que un jugador pueda llegar a la agencia libre, de las discusiones.

Cuando terminó, el comisionado adjunto Dan Halem y el propietario de los Colorado Rockies, Dick Monfort, que han liderado las negociaciones de la liga, partieron sin planes de regresar.