<
>

Anthony Joshua firmó una obra maestra ante Andy Ruiz

play
Joshua: 'Andy es un peleador de nivel campeón del mundo' (0:40)

Tras despojarlo de los cinturos de peso Pesado, el monarca británico destacó las cualidades del pugilista mexicano sobre el cuadrilátero. (0:40)

Anthony Joshua estaba enfocado, disciplinado y en condiciones supremas. En otras palabras, él fue todo lo que Andy Ruiz Jr. no fue.

Al recuperar sus tres títulos mundiales de peso pesado con una magistral decisión unánime: 119-109, 118-110 y 118-110, el sábado en Diriyah, Arabia Saudita, Joshua marcó lo que sucedió el 1 de junio en New York como nada más que una mala noche, cuando Ruiz tuvo la suerte de conectarle un gran golpe de derecha que aterrizó perfectamente cerca de la parte superior de su cabeza para tumbarlo en la tercera ronda y cambiar una pelea en la que Ruiz había sido derribado segundos antes.

Joshua dijo que el golpe lo conmocionó y que nunca recibió el crédito que merece por haber permanecido hasta el séptimo asalto antes de que se detuviera la pelea, dándole a Ruiz una gran victoria.

Pero seis meses después, gran parte de lo que Ruiz admitió después de la pelea, que había pasado mucho tiempo de fiesta, gastando generosamente e ignorando el entrenamiento, Joshua tenía los cinturones de vuelta alrededor de su cintura y mostraba por qué es el mejor.

Joshua nunca puso excusas sobre la derrota. Nunca culpó a nadie más que a sí mismo. Simplemente dijo que volvería a trabajar y sería mejor para la revancha.

Él y el entrenador Robert McCracken, también se reivindicaron a pesar de que algunos pidieron erróneamente que Joshua lo despidiera después del revés, ellos idearon el plan de juego perfecto y Joshua lo ejecutó a la perfección. Puede que no haya resultado en una pelea llena de acción, pero Joshua hizo exactamente lo que tenía que hacer para ganar.

Él se puso en mejor forma, bajó 10 libras y tuvo una resistencia excepcional para simplemente boxear, moverse y golpear durante toda la pelea. Solo de vez en cuando se puso de pie y lanzó su poderosa mano derecha, una de las cuales cortó el ojo izquierdo de Ruiz en el primer asalto.

El equilibrio y la inteligencia que Joshua mostró al apegarse al plan fue admirable. Había prestado atención al consejo que su exrival y buen amigo, el excampeón Wladimir Klitschko, le había dado en los últimos meses, cuando Joshua recurrió a él para pedirle consejo. De hecho, Joshua se parecía mucho al luchador técnico que Klitschko tan a menudo era durante su histórico segundo reinado.

El inglés (23-1, 21 KOs) también mostró una clase tremenda en la victoria tal y como lo había hecho en la derrota. "Tengo el mayor respeto por Andy Ruiz, quien me ganó en el primer examen", dijo. "Fallé la primera vez, pero volví y estudié mucho y pasé esta vez.

"Sé que a mis fanáticos les gusta verme noquear a la gente y puedo hacer eso, pero a veces con ciertos luchadores tienes que boxear de manera más inteligente. Entiendo lo que Andy trajo a la mesa, así que tuve que detenerlo de una manera diferente".

La capacidad de Joshua para comprometerse con el plan y no ser imprudente, como lo había hecho en junio, también fue impresionante, ya que desestabilizó a Ruiz en un esfuerzo tácticamente brillante. El cambio de estilo de Joshua recordó la forma en que el gran Marco Antonio Barrera, un peleador frontal, alteró su estilo completamente y derrotó al monstruo golpeador Naseem Hamed para ganar la corona lineal de peso pluma en 2001.

El promotor de Joshua, Eddie Hearn, de Matchroom Boxing es propenso a la exageración como todos los promotores, pero estaba en lo cierto sobre Joshua.

"Fue una clase magistral absoluta", dijo Hearn. "Pudo mantenerse disciplinado. La gente ha dudado de su capacidad de boxeo, su resistencia. Fue humillado en el Madison Square Garden. Era la fiesta de presentación frente a los estadounidenses y se arruinó. Regresó y realizó esa actuación y fue hermoso. Esa es la dulce ciencia. Eso fue como Picasso en un lienzo, pintando una obra maestra.

"Fue una victoria por todos los medios necesarios y el trabajo para detener a Ruiz. Lo que metió en problemas a Joshua la primera vez fue participar en el intercambio cuando podría haber ganado haciendo estallar el jab y dando vueltas. Es una estrategia simple para la que pensarías que Ruiz se habría preparado mejor. Él no lo hizo. Anthony Joshua habría sido un tonto al ponerse de pie e intercambiar en cualquier momento con Ruiz. Absolutamente tuvo que ganar esta pelea y utilizó sus ventajas físicas para hacerlo. Ruiz no aprendió a cortar el paso ni intentó encontrar una forma creativa de meterse en la corta distancia".

Ruiz (33-2, 22 KOs) no hizo mucho. Tan brillante como fue Joshua, Ruiz fue todo lo contrario.

Aquellos que no aprenden sobre la historia están condenados a repetirla. Ruiz fue comparado con la maravilla de un solo golpe Buster Douglas en el período previo a la revancha y dijo que probaría que no, pero no hizo ningún esfuerzo real para hacerlo.

play
2:18

Joshua cumplió su meta, recuperar el título

El campeón de peso Pesado de la OMB, AMB y FIB aseguró que la clave del éxito ante el mexicano Andy Ruiz fue un trabajo colectivo

En cambio, Ruiz, quien nunca ha estado realmente en excelente estado físico para las peleas, pesaba 283.7 libras, casi 16 veces más pesado que en junio. Lamentará eso por el resto de su vida porque si hubiera estado en mejor forma, mejor condicionado para perseguir a Joshua por 12 asaltos, podría haber ganado nuevamente.

En cambio, se presentó para el día de pago de aproximadamente $10 millones y admitió después de la pelea que no había entrenado diligentemente.

En su conferencia de prensa posterior a la pelea, Ruiz dijo que no quería excusas y luego pasó los siguientes 15 minutos haciendo eso, disculpándose con el entrenador Manny Robles y su padre Andy Ruiz Sr. por no escucharlos y por ser holgazán en el entrenamiento.

"Siempre hubo mañana, mañana", se lamentó Ruiz. "Debería haber tomado esta pelea más en serio. Tres meses de fiesta y celebración me afectaron.

"Siendo más grande y pesado, pensé que me beneficiaría. No lo hizo. Al tener sobrepeso, pensé que iba a ser más fuerte. Debería haber entrenado más duro y haber escuchado a mi equipo".

Entonces Ruiz tuvo la audacia de pedir una tercera pelea.

"Sé que estaré listo para la próxima", dijo. "La fiesta y todo eso me pasó factura". Mientras Joshua se centró en la redención e hizo todo el trabajo necesario, Ruiz no lo hizo. Ambos vivirán con sus decisiones por el resto de sus vidas.

Charlo necesita competencia

Como era de esperar, Jermall Charlo retuvo su título de peso mediano de manera unilateral, noqueando a Dennis Hogan el sábado en el Barclays Center en Brooklyn, Nueva York. Sí, Charlo se vió bien y lo hizo emocionante. Pero si estás cansado de ver a Charlo enfrentar una débil oposición, levanta la mano.

No puedo culpar a Charlo. Parece que quiere enfrentar una oposición de calidad. Durante su reinado en el peso mediano junior, dos de sus tres defensas fueron ante oponente de primera en el ex campeón Austin Trout y Julian Williams, quien ganaría posteriormente un título unificado.

Sin embargo, a diferencia de los pesos welter de Premier Boxing Champions, que tienen una gran cantidad de oponentes de calidad para enfrentar, ese no es el caso en el peso mediano. Charlo es muy parecido al campeón de peso welter Terence Crawford, quien es sobresaliente pero no tiene enemigos a los que enfrentarse en el universo de Top Rank.
A pesar de que el peso mediano está lleno de nombres importantes, que pelean para otros promotores y cadenas, Charlo ha sido relegado en el peso mediano a enfrentar a Jorge Heiland, Hugo Centeno Jr., Brandon Adams y Hogan, que habían subido de peso para pelear contra él. El único enemigo de nivel superior que Charlo ha enfrentado en la división es Matt Korobov en diciembre pasado y muchos pensaron que Korobov merecía la decisión.

Charlo, de Houston (30-0, 22 KOs), está en su mejor momento a los 29 años y es hora de que su equipo le dé una gran pelea.

"El hombre de hierro mexicano" continúa

Como fanático de boxeo, ¿cómo no puedes amar a Emanuel Navarrete, ahora apodado "El hombre de hierro mexicano" debido a su agenda tremendamente ocupada? Le encanta pelear y se nota.

Navarrete encabezó yuna cartelera de ESPN el sábado en Puebla, México, y peleó en su quinta pelea por el título de peso pluma junior desde diciembre pasado, cuando superó a Isaac Dogboe para reclamar un título. En su cuarta defensa del año, derrotó a Francisco Horta (20-4-1, 10 KOs), de 26 años, de México, cuya racha invicta de 13 peleas terminó en el cuarto asalto de una actuación dominante.

Para poner en perspectiva el nivel de actividad de Navarrete mientras ha estado en cinco peleas por el título en 12 meses, sus compañeros campeones de 122 libras Rey Vargas y Daniel Roman han estado en tres combinados.

El incómodo Navarrete (30-1, 26 KOs), de 30 años, de México, fue agresivo como de costumbre, controló toda la pelea y ensangrentó la nariz de Horta antes de descargar una serie de golpes duros en el cuarto asalto que lo sorprendió y obligó al referí Roberto Ramírez Jr a detenerlo a los 2 minutos, 9 segundos.

El siguiente paso: No, Navarrete no volverá al ring la próxima semana. El presidente de Top Rank, Bob Arum, le dijo a ESPN Navarrete la próxima pelea será en febrero/marzo y que hará lo que pueda para asegurarle una pelea más significativa que sus peleas recientes. Arum dijo que preguntaría sobre hacer una pelea de unificación con Vargas o Román en 2020.

Prospecto del fin de semana: Filip Hrgovic

El peso pesado Filip Hrgovic (10-0, 8 KOs), de 27 años, medallista de bronce olímpico de 2016 de Croacia, parece tener todo lo que se desea en un prospecto: habilidades, poder, defensa sólida, coeficiente intelectual en el ring, una gran formación de aficionado y un equipo profesional detrás de él (co-promotores Matchroom Boxing y Team Sauerland y el entrenador Pedro Díaz). Está mejorando cada vez más y va a llegar lejos.

En la cartelera de Ruiz-Joshua II, logró su victoria más notable, destrozando al ex retador al título dos veces Eric Molina (27-6, 19 KOs) por nocaut en el tercer asalto. Hrgovic lo golpeó durante toda la pelea y se anotó dos derribos.

Si pudieras comprar acciones en un peso pesado, él sería alguien en donde podrías tener algunas acciones.
El siguiente paso: Hrgovic está en la vía rápida, sin dudas. Esperaría verlo nuevamente en el ring en el primer trimestre del próximo año y estar en una especie de pelea seria para fines de 2020.

Peleas que podrías haberte perdido

Sábado en Montreal

Peso súper mediano David Lemieux (41-4, 34 KOs) G10 Maksym Bursak (35-6-2, 16 KOs), tarjetas: 94-94 (dos veces) Lemieux, 94-93 Bursak. El ex campeón de peso mediano Lemieux, de 30 años, de Montreal, finalmente hizo el ascenso oficial al peso súper mediano después de tantos problemas para hacer peso en la división mediana. Pero Lemieux, en su primera pelea en 15 meses, tuvo problemas serios en la victoria por decisión dividida sobre el ex retador al título Bursak, de 35 años, de Ucrania. Bursak derribó a Lemieux dos veces, en el primer asalto y nuevamente en el quinto, y Lemieux anotó un derribo en la sexta vuelta de una pelea que apenas ganó, pero una victoria que no parece ser un buen augurio para el futuro de Lemieux en esta división.

La cartelera incluía un par de ex titulares de peso pesado desvanecidos que fueron noqueados en Samuel Peter y Sergei Liakhovich. Arslanbek Makhmudov (10-0, 10 KOs), de 30 años, un nativo de Rusia con sede en Montreal, bombardeó a Peter (38-9, 31 KOs), de 39, de Nigeria peleando con base en Las Vegas, en el primer asalto, para dejar caer a Peter a 2-6 en sus últimas ocho peleas. Simon Kean (18-1, 17 KOs), de 30, de Quebec, detuvo a Liakhovich (27-8, 17 KOs), de 43 años, de Bielorrusia con sede en Scottsdale, Arizona, en el décimo asalto para dejarlo caer a 2-5 en sus últimos siete.

Sábado en Puebla, México

Peso gallo junior Jerwin Ancajas (32-1-2, 22 KOs) KOT6 a Miguel González (31-3, 8 KOs), conserva un título mundial. Ancajas, de 27 años, zurdo filipino, retuvo su cinturón de 115 libras por octava vez a través de una actuación dominante contra González, de 30, de Chile, en la co-estelar de Navarrete-Horta. Ancajas, más agresivo de lo habitual, mantuvo un ataque constante contra el cuerpo de González. Continuamente agotó a González hasta que lo lastimó gravemente con un uppercut izquierdo en el sexto asalto y continuó golpeando hasta que el referí Wayne Hedgpeth lo detuvo en 1 minuto y 53 segundos. Con suerte, Ancajas puede dejar de girar sus ruedas y obtener un oponente serio en 2020.

Sábado en Mashantucket, Connecticut

Peso semipesado Peter Manfredo Jr. (42-7, 23 KOs) KOT4 a Milton Núñez (37-23-1, 32 KOs).

El exretador al título mundial en dos ocasiones Manfredo, de 38 años, de Providence, Rhode Island, quien terminó un retiro de 3 años y medio el 23 de noviembre y noqueó al jornalero Melvin Russell en 79 segundos, regresó a la acción dos semanas después para enfrentar a Núñez, de 32 años, de Colombia, que estaba un paso por encima de Russell. Núñez tambaleó a Manfredo dos veces con derechas en el primer minuto de la pelea antes de que Manfredo se recuperara. Desde allí se hizo cargo, evitó la mano derecha de Núñez y comenzó a llevarle la pelea en el cuarto asalto, lo que provocó que la esquina de Núñez tirara la toalla al minuto y 39 segundos.

Viernes en Sydney, Australia

Peso mediano junior Tim Tszyu (15-0, 11 KOs) KOT4 Jack Brubaker (16-3-2, 8 KOs). Tszyu de Australia, de 25 años, hijo del miembro del Salón de la Fama y ex campeón mundial indiscutible de peso welter junior, Kostya Tszyu, es un boxeador en ascenso. Pareció desmantelar a su paisano Brubaker, de 28 años, con relativa facilidad en una pelea televisada en los Estados Unidos por ESPN+. Tszyu conectó muchas derechas fuertes a la cabeza y al cuerpo y le dio una paliza a Brubaker, quien absorbió el castigo. Cuando Tszyu continuó jugando con él en el cuarto asalto el entrenador de Brubaker, el miembro del Salón de la Fama Jeff Fenech, tiró la toalla y el rferí John Cauchi detuvo la pelea al minuto, 31 segundos.