<
>

Cómo Floyd Mayweather convirtió el Cinco de Mayo en el Super Bowl del boxeo

play
Diez peleas notables de Cinco de Mayo (2:50)

Mayweather, Pacquiao y Canelo protagonizaron algunas de las batallas clásicas alrededor de la fecha tradicional. (2:50)

Cinco de mayo de 1862: Los franceses eran grandes favoritos ese día, mucho antes de que estuvieron en su racha perdedora en competencias internacionales.

Las casas de apuestas no tienen registros de las probabilidades hace tanto tiempo, pero la proporción de tropas probablemente fue de dos a uno. Aun así, México ganó la Batalla de Puebla en cuestión de horas.

Omitido totalmente es el hecho de que los franceses, que regresaron un año después con 30 mil soldados, ganaron la revancha. Pero la precisión histórica no es el punto aquí. Como muchas festividades y aniversarios, esta también evolucionó como una oportunidad de marketing.

En los albores de un nuevo milenio, Cinco de Mayo era un fenómeno mayormente estadounidense: una muestra de orgullo étnico, una oportunidad para que las familias se reúnan, y un momento para que las industrias vendan, en otras cosas cerveza y tequila, para un fin de semana de fiesta. También hubo, en ocasiones, algunos combates de boxeo. Me viene a la mente la revancha de Julio César Chávez en 1994 con Frankie Randall.

Pero no fue hasta 2003, en que realmente se vio el potencial para el Cinco de Mayo como una fecha de boxeo. Eso fue cuando Oscar De La Hoya, vistiendo su sombrero de promotor, peleó contra Yory Boy Campas y trató de convertir la pelea de otro modo aburrida en una especie de fiesta de boxeo.

"Para ser honesto", dijo De La Hoya a Arash Markazi años más tarde, "mi esperanza era que se convirtiera en lo que se ha convertido".

El eterno Golden Boy - que, al igual que las fiestas, era más popular en los Estados Unidos que en México - se refería a la posición ahora aceptada del Cinco de Mayo como el fin de semana del Super Bowl del boxeo.

Sin duda, la fecha ha sido testigo de peleas grandes. El año siguiente marcó la primera entrega de la tetralogía Pacquiao-Márquez. En el 2005, fue Diego Corrales noqueando a José Luis Castillo, no solo la mejor de todas las peleas del Cinco de Mayo, sino posiblemente los mejores diez asaltos que se hayan visto en el deporte.

Pero la visión de De La Hoya solo se cumpliría a expensas de De La Hoya, con la primera superestrella mexicano-estadounidense del boxeo en el improbable papel de complemento. Dicho de otra manera: lo que Oscar podía hacer, Floyd podía hacerlo mejor.

En su pelea inaugural en el peso súper welter, el 5 de mayo de 2007, Floyd Mayweather ganó más que el título del CMB. Transformó no solo su imagen (de 'Pretty Boy Floyd' a su personaje de 'Money Mayweather'), sino el boxeo en sí. Cuando apareció para su maravilloso paseo provocativo, con un enorme sombrero blanco y los colores de la bandera mexicana, Mayweather ya era más odiado que los franceses en 1862.

"Sabía que iba a vencer a Oscar y hacer de todos los fanáticos mexicanos mis admiradores también", dijo Mayweather recientemente a ESPN. "Siempre tuve una forma de hacerme notar".

Pero también había otro motivo.

"Fue para honrar a mi tío Roger", dijo por correo electrónico.

En los lugares grandes de boxeo en el sur de California, el Auditorio Olímpico, el LA Sports Arena y The Forum, Roger Mayweather era conocido como 'El Asesino Mexicano'. Era partidario a usar un sombrero negro, hecho más famoso en una derrota de 1989 ante Chávez. Una década después, se retiró con un récord de 59-13 antes de dedicarse a su papel más conocido: entrenador de su sobrino.

Si De La Hoya se creía el sucesor de Chávez, entonces Mayweather sería el vengador de su tío. Roger Mayweather murió en marzo, después de una larga enfermedad. Pero a juzgar por las recientes publicaciones en las redes sociales de su sobrino y la forma en que Floyd ha reconocido la profunda conexión que los unía, no puedes evitar preguntarte si el homenaje del sombrero fue más personal de lo que Floyd dejó entrever.

Insiste que no: "Para ser un boxeador exitoso, no puedes entrar al ring con sentimientos personales. No funciona, todo lo que hice a lo largo de mi carrera fue convertirme en el mejor de todos los tiempos, y las movidas de negocios que hice me ayudaron a llegar ahí. Siempre se trataba de negocios".

De hecho, amado u odiado, 'Money Mayweather' sería el personaje más lucrativo en la historia del deporte. De La Hoya-Mayweather no solo obtuvo un récord de 2.4 millones de compras de pago por evento en aquel entonces, sino que estableció al Cinco de Mayo como la fecha de boxeo casi perfecta.

Fue ese fin de semana raro que no ofrecía competencia: nada de fútbol americano, o del deporte universitario, nada salvo un posible juego de segunda ronda de playoffs de NBA o NHL. "Se ha convertido en mucho más que una pelea de boxeo", dice Chris Baldizan, vicepresidente senior de entretenimiento y marketing de MGM Resorts International. "Toma control de nuestras propiedades y nuestra ciudad. Se ha convertido en un fin de semana distintivo para Las Vegas".

A diferencia del Super Bowl o el Final Four, dice: "Para el boxeo tienes que estar aquí. Cinco de Mayo y el boxeo se han convertido en sinónimos".

Se ha convertido en un escenario anual para la mayor atracción reinante del boxeo, libras por dólares, el mejor del mundo. Y aunque el boxeo tiene sus raíces en la rivalidad étnica, siete de las últimas 11 peleas estelares del Cinco de Mayo no presentaron ningún boxeador mexicano. Manny Pacquiao peleó en cuatro de esas, incluyendo el nocaut más devastador de la fecha, el de Ricky Hatton en 2009, una izquierda que fue el comienzo del final de la carrera de Hatton

Aún así, los récords pertenecen al invicto Mayweather:

• Seis peleas, la mayoría contra oponentes del calibre del Salón de la Fama

• 11.8 millones compras de PPV

• $138.5 millones en taquilla

• $289 millones en pagos individuales

"Convertí el Cinco de Mayo en el Cinco de Mayweather", dice.

Si el énfasis en el dinero se siente indecoroso para los fanáticos de los deportes, recuerde que Mayweather proviene de una familia de boxeadores. Sabía lo que normalmente le pasa a los pugilistas y se ocupó de explotar el juego mejor de lo que podría explotarlo a él.

Entonces, hacia ese fin, Mayweather-Pacquiao se convirtió en la pelea más millonaria de la historia. Con 4.6 millones de compras de PPV, fue un aburrimiento histórico. Además, oscurece las peleas mejores y más entretenidas del fin de semana de Cinco de Mayo. En 2010, Mayweather tomó una mano derecha de Shane Mosley que otros boxeadores no hubieran aguantado. En 2014, hubo una decisión cerrada y dura sobre Marcos Maidana.

Cinco años después de la última pelea del Cinco de Mayo de Mayweather, te preguntas si aquellos que alguna vez lo abuchearon con su sombrero lo extrañan con el pasar del tiempo.

"Todos los aficionados me extrañan", dice. "... Pero yo también extraño a mis fans".

Incluso, o tal vez, especialmente, aquellos que apostaron contra él.

Eso nos lleva a lo que podría haber sido este año: Canelo Álvarez (otra víctima de Mayweather), probablemente contra Billy Joe Saunders. Podría haber sido una pelea bastante buena, ya que Saunders, con algunas habilidades y un cinturón de 168 libras, tenía muchas más posibilidades que los franceses.

"Me enorgullece representar a mi país en fechas importantes como esta", dijo Álvarez durante el periodo previo a su primera pelea estelar del Cinco de Mayo en 2016. "Cantaremos 'Viva México' juntos".

Tal vez es así como se pretendía, una celebración de feriado encabezado por un campeón mexicano. Solo recuerden: si el Cinco de Mayo ahora pertenece a Canelo, fue un regalo del único hombre que lo derrotó.