<
>

Deaontay Wilder lanza un reto a Tyson Fury: 'Sé hombre y honra tu palabra'

play
Wilder promete, de forma apasionada, que volverá (1:33)

Deontay Wilder dejó saber a sus fans que no 'irá a ninguna parte y no se rendirá' tras su derrota ante Tyson Fury. (1:33)

Deontay Wilder habló públicamente por primera vez en meses este sábado sobre su derrota ante el campeón de peso pesado del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Tyson Fury, en la segunda pelea entre ambos celebrada a principios de este año, y acusó a Fury de manipular los guantes y también lo llamó a contar por no cumplir con la cláusula de revancha en su contrato.

En un video de Twitter y tres tuits posteriores, Wilder dijo que Fury estaba asustado por no cumplir con su acuerdo. Los comentarios se produjeron una semana después de que Fury anunciara que planea pelear en Londres el 5 de diciembre contra un oponente que aún no se ha anunciado. Fury y su co-promotor Frank Warren expresaron recientemente sus dudas de que ocurriera una tercera pelea con Wilder en 2020.

Muchos pensaron anteriormente que una tercera pelea entre los dos ocurriría en diciembre.

“Cuando pasabas por tu momento más oscuro, te dije que si te recuperabas te daría una oportunidad por el título. Siendo un hombre de palabra, te di la oportunidad por el título", escribió Wilder en Twitter. "Cuando esa pelea fue un empate, les dije que les daría una revancha. Sabes que me ofrecieron más dinero para pelear contra (Anthony) Joshua que para pelear contigo. Una vez más, siendo un hombre de palabra, hice una pelea contra ti como dije que lo haría.

"En el acuerdo había una cláusula de revancha, ahora es el momento de que seas un hombre y honres tu palabra, en lugar de tratar de escapar de nuestro acuerdo".

Wilder entró en la primera pelea con Fury con un récord de 40-0; esa pelea terminó en empate. En la revancha del 22 de febrero, Fury ganó por nocaut técnico en el séptimo asalto cuando el entrenador de Wilder, Mark Breland, tiró la toalla.

En su video de Twitter el sábado, Wilder llamó a Fury "un ladrón" que lo engañó para que no mostrara su grandeza. También acusó a Fury de usar guantes cargados en ambas peleas. Alegó que vio a Ricky Hatton, quien estaba en la esquina de Fury en la primera pelea, "bajándole los guantes para poner los puños en la posición incorrecta".

"Todos ustedes usaron el mismo método la segunda vez, pero esta vez rasgaron la carne de mis oídos, lo que hizo que mis oídos sangraran", dijo Wilder. "Es imposible que un guante nuevo de 10 onzas se doble, mantenga una forma aplastada o tenga espacio suelto.

“Creo firmemente que pusiste algo duro en tu guante, algo del tamaño y la forma del peso de un huevo. Es la razón por la que el lado de mi cara se hinchó en forma de peso de huevo. Y dejó una abolladura en mi cara, también."

Mark Kriegel, de ESPN, habló con Bob Bennett, el director ejecutivo de la Comisión Atlética del Estado de Nevada, quien dijo que las acusaciones de Wilder de que Fury tuvo un objeto en sus guantes son "absolutamente falsas".

Bennett dijo que hay un protocolo para los guantes en las peleas de campeonato y que los guantes están sellados de fábrica y entregados a la comisión como máximo 72 horas antes de la pelea. Luego se abren e inspeccionan. Los peleadores recogen sus guantes después del pesaje y luego los guantes se sellan nuevamente y los peleadores no los vuelven a ver hasta la noche de la pelea en el camerino con un inspector de NSAC en la sala.

Los guantes, le dijo Bennett a Kriegel, nunca están solos.

Fury ha negado previamente la afirmación de los guantes cargados. En una publicación de Instagram en junio, después de que el hermano de Wilder sugiriera que Fury se había puesto algo en los guantes, Fury escribió que el entrenador de Wilder, Jay Deas, estaba en la habitación y examinó a Fury cuando le envolvieron las manos y le pusieron los guantes. Para que la acusación sea cierta, escribió Fury, Deas tendría que haber estado en el lugar.

“Así que todos citan juego sucio, mier...”, escribió Fury en la publicación. “Y para la próxima vez haré mella en su carrera en el boxeo, la terminaré, porque serán dos derrotas por nocaut seguidas. Adiós, adiós para siempre".

En su video de Twitter el sábado, Wilder también culpó a Breland por tirar la toalla, llamándolo "desleal" y criticó al árbitro Kenny Bayless por detener la pelea. Wilder anunció a principios de este mes que él y Breland se habían separado.

Cuando se detuvo la pelea, Fury había conectado 82 de 267 golpes en comparación con 34 de 141 de Wilder. Fury lideraba 59-52 en dos tarjetas y 58-53 en una tercera cuando la pelea se detuvo en el séptimo asalto.

“Al final, se necesitó un árbitro y un entrenador desleal por tirar la toalla solo para detenerme", dijo Wilder.

Él terminó el video diciendo: "Se acerca la recuperación".