<
>

Margot y Altuve, las dos caras de la moneda en el Juego 2 de SCLA

play
Margot, el héroe; Altuve, el villano del segundo juego (2:08)

Enrique Rojas analiza lo que sucedió en el segundo juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, donde Tampa tiene ventaja de 2-0. (2:08)

SAN DIEGO -- El jardinero dominicano Manuel Margot fue el mayor héroe de otro gran esfuerzo colectivo de los Tampa Bay Rays, mientras que el venezolano José Altuve fue el principal villano de los Houston Astros, que por segundo día consecutivo fueron incapaces de convertir las oportunidades que les brindó el encuentro.

Margot bateó un jonrón de tres carreras en la primera entrada y realizó la jugada defensiva más espectacular de la actual postemporada en la segunda y el grandioso "establo de tipos que pueden lanzar la pelota a 98 millas por hora" de Kevin Cash siguió brillando para que los Rays derrotaran 4-3 a los Astros, el lunes en el Petco Park de San Diego, para tomar ventaja 2-0 en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Tampa Bay, que ganó la División Este por primera vez en una década y luego procedió a eliminar a sus rivales regionales Toronto Blue Jays y New York Yankees en las primeras dos rondas de la postemporada, está a la mitad del camino de su segunda aparición (la primera fue en el 2008) en la Serie Mundial. Los equipos que tomaron ventaja 2-0 en una final de liga, terminaron avanzando en el 85% (72 de 85) de las ocasiones.

El derecho Charlie Morton lanzó cinco entradas en blanco y su bullpen se encargó de los últimos cuatro actos. Peter Fairbanks admitió una carrera en dos episodios, Aaron Loup sacó dos outs, Ryan Thompson tres y Nick Anderson fue castigado con tres hits y una carrera, pero sobrevivió para conseguir el salvamento.

El mejor pitcher de la jornada, sin embargo, fue el abridor de Houston, Lance McCullers Jr, quien cargó con la derrota pese a lanzar siete entradas de una carrera limpia y 11 ponches.

Con un corredor en circulación y dos outs en la primera entrada, McCullers dominó al inicialista Ji-Man Choi con rodado a la segunda base, pero Altuve lanzó tarde y de piconazo al inicialista cubano Yuli Gurriel, quien no pudo controlar la pelota. Margot siguió con jonrón por el jardín central que puso a Tampa arriba 3-0.

En la primera parte del segundo acto, Gurriel bateó sencillo y el receptor puertorriqueño Martín Maldonado agregó doblete con dos outs contra Morton. George Springer bateó un elevado a la zona de foul del jardín derecho, que Margot atrapó encima de la verja que separa el campo de las gradas al tiempo que recibía un tremendo golpe en el costado izquierdo y caía de cabeza en el túnel de concreto entre el campo y la zona de aficionados.

"Creo que el jonrón fue más satisfactorio, porque no me produjo dolor", dijo Margot, quien fue socorrido por algunos de sus compañeros mientras intentaba regresar al campo para dirigirse a la cueva.

play
1:47

Memo Celis: "Los Astros están enfrentando a lanzadores que estudiaron"

Nuestro experto analiza los resultados de los dos juegos de la serie y asegura que la clave está en los pitcheos.

"Mi primera reacción fue de emoción por la jugada, pero luego sentí pánico por lo que pudo haber pasado con Manny. En esa zona hay un pasillo de cemento", dijo el torpedero dominicano Willy Adames.

Margot, quien pasó de los San Diego Padres a los Rays en febrero, batea .227 pero tiene tres jonrones y ocho carreras impulsadas en 22 turnos en los playoffs, incluyendo dos en el Petco Park, su antigua casa. En una temporada regular recortada por el coronavirus y que incluyó la muerte de su padre como consecuencia de la pandemia, Margot conectó un jonrón y empujó 11 carreras en 145 turnos.

Altuve, un seis veces Todos Estrellas, Jugador Más Valioso de la liga en 2017 y ganador del Guante de Oro en el 2015, volvió a lanzar mal a Gurriel en un rodado de Brandon Lowe en la tercera entrada, aunque ahora sin el mismo tipo de consecuencias para su equipo.

En su carrera de 10 años en las Grandes Ligas, Altuve nunca había tenido un partido de dos errores en tiros. En la serie regular del 2020, pifió cuatro veces, pero nunca tirando. Ahora tiene tres errores en tiros esta postemporada.

El infield completo de los Astros, que tuvo la menor cifra de errores en la temporada (8), ha cometido cinco en los playoffs.

"No podemos devolver el tiempo y comenzar a lamentarnos sobre lo que se pudo hacer lo que no se pudo", dijo el torpedero puertorriqueño Carlos Correa. "José es un tremendo jugador defensivo, pero esas cosas pasan. Yo tuve un error en el primer juego, pero el pitcher ponchó al próximo bateador y no tuvo consecuencias, pero hoy fue diferente", agregó.

Contrario al primer encuentro, en el que Altuve bateó un jonrón para la única carrera en la derrota 2-1, los Astros sacaron muy bien el bate el lunes. Y no es solamente por qué consiguieron 10 hits, sino porque también batearon fuerte 11 bolas de out, empatando la mayor cantidad de un equipo en una final de la Liga Americana desde que Statcast comenzó a medir la velocidad de salida de los batazos en el 2015.

En la novena entrada, la tropa de Dusty Baker llenó las bases con dos outs contra Anderson, pero el antesalista Alex Bregman conectó batazo al jardín derecho al primer lanzamiento para apagar las luces en el hermoso estadio de los Padres.

Houston, que bateó .314 con 23 impulsadas con corredores en posición anotadora en seis juegos en las primeras dos rondas, va de 16-3 (.188) sin remolque en la Serie de Campeonato.

"A veces no se puede hacer mucho mejor de lo que conseguiste. Creo que no tuvimos mucha suerte esta noche", dijo Correa, quien bateó su quinto jonrón de la postemporada del 2020 para elevar a 16 en 58 juegos el total de su carrera, solamente detrás de los 20 que logró Derek Jeter en 158 encuentros, entre los jugadores de la posición seis.

Para los juegos 3 y 4, martes y miércoles, Houston mandará al montículo al mexicano José Urquidy y al estelar Zack Greinke.

"Ya hemos estado anteriormente en esta situación y pudimos regresar. El año pasado en la Serie Mundial estuvimos abajo 1-2 y fueron Urquidy y Greinke quienes nos regresaron al camino correcto. Podemos hacerlo de nuevo", dijo Correa.