<
>

Wilder ejerce derecho a tercera pelea ante ahora campeón Fury

play
Wilder promete, de forma apasionada, que volverá (1:33)

Deontay Wilder dejó saber a sus fans que no 'irá a ninguna parte y no se rendirá' tras su derrota ante Tyson Fury. (1:33)

El ex campeón mundial de peso pesado Deontay Wilder ha ejercido oficialmente su derecho a una tercera pelea inmediata con Tyson Fury.

El presidente de Top Rank, Bob Arum, co-promotor de Fury, le dijo a ESPN el domingo que el abogado Jeffrey Spitz, en representación de Wilder y Premier Boxing Champions, había enviado una carta informándoles sobre la decisión de Wilder.

Arum dijo que el plan es que la pelea se lleve a cabo el 18 de julio en el MGM Grand Garden Arena en Las Vegas, el mismo lugar donde se realizó la revancha el 22 de febrero.

En la muy publicitada secuela, Fury, el campeón lineal, reclamó el título de peso pesado del CMB de Wilder cuando lo derribó dos veces --en el tercer round con un derechazo en la cabeza y con un golpe al cuerpo en el quinto asalto-- y la pelea se detuvo en el séptimo round cuando el entrenador Mark Breland tiró la toalla mientras Fury golpeaba a Wilder.

Wilder y Fury habían peleado previamente en un controvertido empate en su primera pelea en diciembre de 2018 en el Staples Center de Los Ángeles.

Cuando tuvieron la revancha, fue un acuerdo de dos peleas con el perdedor que tenía el derecho de tener una tercera pelea inmediata si lo deseaba. Justo después de que Wilder perdiera la revancha, dijo que "definitivamente" continuaría y elegiría su opción para una tercera pelea, y ahora lo ha hecho oficialmente.

"Ahora nos sentaremos y analizaremos todos los detalles de la pelea", dijo Arum, y agregó que la tarea recaería principalmente en el presidente de Top Rank, Todd duBoef, y Bruce Binkow, de PBC.

Antes de que Wilder lo hiciera oficial, Arum dijo que estaba dispuesto a cambiar la tercera pelea al otoño si eso era lo que querían Wilder y PBC, pero dijo el domingo que la pelea sería el 18 de julio y que nuevamente sería un pago por evento conjunto entre ESPN, la emisora de Top Rank, y Fox, una de las emisoras de PBC.

"Nos dimos cuenta de que la fecha era la favorita de ESPN y Fox porque llega en un momento muerto en el deporte, lo cual es bueno para la pelea", dijo. "Es después de los playoffs del baloncesto, el béisbol está en la mitad de la temporada y no hay fútbol". Es el momento ideal. El hotel, MGM Grand, también cree que es un momento ideal ".

Arum dijo que contractualmente la pelea tenía que ser en Las Vegas, Nueva York o Los Ángeles, pero que Las Vegas tenía más sentido para esa época del año.

Arum dijo que no estaba sorprendido de que Wilder haya elegido su opción.

"Pensé que lo haría porque he tenido suficiente experiencia con las revanchas para saber que cualquier cosa puede pasar y los muchachos pueden cambiar su estrategia y quieren la oportunidad de (vengar) la derrota", dijo Arum.

Shelly Finkel, cogerente de Wilder, confirmó la decisión de seguir adelante con la tercera pelea. "Lo ejercitamos", dijo Finkel a ESPN. "Queremos pelear contra Fury a continuación y queremos asegurarnos de que enviamos la carta y que se hizo".

Wilder (42-1-1, 41 KOs), de 34 años de edad, de Tuscaloosa, Alabama, tenía 25 días desde el final de la segunda pelea para notificar formalmente a Top Rank y Fury (30-0-1, 21 KOs), de 31 años, de su decisión.

La pelea del 22 de febrero fue un acuerdo de 50-50, pero con Fury habiendo ganado, cambia a una división de 60-40 a favor de Fury para la tercera pelea.