<
>

"Espera una clase magistral": Cómo es pelear contra el campeón de peso pesado Tyson Fury

play
Tyson Fury sacó su furia en el ring y acabó con Deontay Wilder con nocaut (0:50)

El boxeador británico retuvo el campeonato de peso pesado y se apoderó del cinturón WBC, en el MGM Grand Garden Arena. (0:50)

Rich Power estaba sentado en su porche en California en 2010 en medio de la preparación para un combate, una pelea de MMA, cuando recibió una llamada de su manager. Conocido por ser un peleador dispuesto a todo, y siempre en forma para una pelea, Power estaba intrigado por la pregunta de su manager.

"¿Quieres pelear con Tyson Fury?"

Esto fue años antes de que Fury se convirtiera en uno de los nombres más conocidos en el deporte: un campeón mundial de peso pesado que cantaba American Pie y amaba a Tom Jones.

En ese entonces, era Tyson Fury, un boxeador británico invicto y prometedor. Power también estaba invicto, por lo que hizo algunas llamadas y pidió consejos. Tres días antes de la pelea, Power y sus entrenadores se subieron a un avión rumbo a Inglaterra.

"Simplemente fuimos allí", dijo Power. "Sabiendo que era un gigante".

Realmente no hay otro boxeador como Tyson Fury. Tiene una combinación de tamaño, velocidad y habilidad, además de alcance, instintos y talento. También tiene la boca y el don de poder cortar un promo. Súmalo todo y es casi imposible lidiar y compararse con eso.

Solo pregúntele a las personas que han peleado, y perdido, contra él durante la última década.

"Hay tres partes clave para cualquiera que vaya a pelear con él", dijo Lee Swaby, quien perdió ante Fury en 2009 y luego se convirtió en un compañero de entrenamiento. "Tienes que ser un maestro de relaciones públicas, tienes que ser un maestro de la confianza en ti mismo y tienes que ser un maestro en el ring”.

"De lo contrario, fracasarás".

Compra Tyson Fury-Deontay Wilder 3 en ESPN+ PPV


Pelear contra Fury comienza incluso mucho antes de que un oponente esté en el ring. Realmente comienza cuando Fury decide que podría querer pelear contigo. Por muy bueno que sea Fury en el ring, su capacidad para promocionar una pelea podría ser igual de buena. Comenzará a hablar, tratando de cebar a su oponente para que entre en combate verbal.

"Su habilidad para meterse en la cabeza de alguien es su mayor fortaleza porque desde el principio comienza con eso y se abre camino", dijo Joey Abell, a quien Fury noqueó en 2014. "Él sabe, fuera del ring, que no tiene nada que ver con el boxeo, logra una conexión con mucha gente”.

"Él sabe qué decir, sabe qué hacer, sabe cómo actuar, todo ese tipo de cosas".

Si bien los intercambios verbales son comunes en el boxeo, algunos de ellos son parte del programa para ayudar a generar entusiasmo por las peleas, Fury es mejor que la mayoría. Desde decir en 2019 que vive en la cabeza de Deontay Wilder "sin pagar renta" hasta llamar a Wladimir Klitschko "aburrido" y decir que tenía "tanto carisma como mis calzoncillos, cero, nada", en el periodo previo a su pelea de 2015 que le dio a Fury los títulos AMB, FIB y OMB.

Fury hace que su oponente comience a pensar más en él durante el entrenamiento, lo que, en teoría, puede ser una distracción. Fury también puede hacer eso sin hablar. Abell asistió a su primera conferencia de prensa el jueves antes de la pelea esperando que Fury hablara mucho. No dijo mucho en lo absoluto. Luego, en el pesaje, rápidamente dijo "Te voy a noquear", y tomó a Abell con la guardia baja. Y también hay una diferencia en cómo lo hacen los peleadores. Power, quien perdió ante Fury en 2010, dijo que con Fury la charla nunca es falsa. Eso se puede olfatear rápidamente.

Pero cuando es real, o es lo suficientemente convincente como para parecer real, puede alterar la forma en que un oponente lo maneja. ¿Los dos mejores que Power ha visto Power? Fury y Conor McGregor, a quienes comparó con Drake y Jay-Z como improvisadores de líneas.

"Creen que si [él] pueden meterse bajo tu piel y hacerte enojar, o si [él] puede hacer que te pongas nervioso o que estés pensando constantemente en [él] de alguna manera, es mejor", dijo Power. "Y te va a molestar y afectar más".

Lo que hace, dijo Power, es crear dudas. Verás a Fury, con todos sus 6 pies 9 pulgadas, de cerca y te das cuenta de que será un tipo diferente de pelea.

Entonces podría salir de la nada con otro jab verbal, como cuando le dijo a Power: "¿Sabes que te voy a romper la mandíbula?"

Power respondió: "Oye, hermano, 32 personas rechazaron esta pelea. Soy el único idiota que dijo que sí y vino aquí con tres días de anticipación. Te voy a dar un puño en la cara y verás lo que sucede."

Power sintió que aprendió la clave para lidiar con la furia de Fury: empujar para atrás. No seas amable. Responde con lo mejor que tengas. Si no lo haces, dice Power, puede afectarte como cuando una relación termina y sabes que es tu culpa, la sensación en tu estómago que simplemente no sienta bien.

Eso es lo que busca Fury. Contraatacar correctamente alivia eso.

"Si no lo igualas fuego con fuego un poco, corres el riesgo de desaparecer ante la prensa, los fanáticos de las peleas y todos", dijo Swaby.


Ningún tipo de sparring o preparación puede preparar a un oponente para lo que ve a través del ring en la noche de la pelea.

"Imagina tu primer día en la escuela. Imagina que eres un niño pequeño en la escuela y el de tres años mayor que tú se te acerca y te dice: 'Tú y yo vamos a pelear'", dijo Swaby. "En primer lugar, así es como te sientes porque eres pequeño en comparación. Aunque eres un hombre adulto en este momento, estás mirando esencialmente a un chico que es tres años por encima de ti en la escuela”.

"Y estás pensando 'Oh, Dios mío".

Puede ser menos discordante para un peleador como Deontay Wilder, que mide 6 pies y 7 pulgadas y ha estado en el ring con él dos veces antes. Pero aún así, incluso un peleador como Wilder rara vez ve a un peleador más grande que él.

El tamaño es algo a lo que hay que acostumbrarse, tanto antes de la pelea como cuando comienza la pelea.

"Solo para darte una idea de lo grande que es, los dos estamos de pie y cuando voy a agarrarlo con mis brazos, estoy abrazando su trasero", dijo Power. "Yo pienso, 'Esto no puede ser real. ¿Cómo es este hombre tan grande?'".

Luego está cómo Fury usa su tamaño. De alguna manera, se hace parecer aún más largo debido a su alcance y cómo es capaz de lanzar combinaciones, lo cual es raro en un peso pesado.

Fury tampoco avanza pesadamente como muchos pesos completos. Es lo suficientemente rápido como para lanzar golpes como peleadores más pequeños, mientras que su tamaño y alcance son raros incluso para pesos pesados más grandes.

"Pasé los dos primeros rounds tratando de averiguar cómo iba a acercarme lo suficiente a él para tratar de hacer algún tipo de daño porque [él] está tirando sus manos por todos lados", dijo Abell. "Como presumiendo, pero luego a mitad de eso, te pega un jab y lo siguiente que sabes es que estas pensando en eso, '¿Qué diablos?'".

Incluso si un oponente puede durar lo suficiente para intentar adaptarse, Fury continúa presentando diferentes problemas a medida que avanza la pelea.

"Me sentí bastante cómodo en los primeros seis asaltos, pero me sorprendió que Tyson fuera tan rápido también en la segunda mitad [de la pelea]", dijo Klitschko después de su combate. "No podía lanzar mi mano derecha porque la ventaja era la distancia más larga que [él] tenía".

Y si las cosas no salen como quieres contra Fury, eso puede hacer que un oponente cambie su plan de juego e intente hacer diferentes cosas que no son efectivas y/o exitosas.

Deontay Wilder no conectó un golpe de poder hasta el noveno asalto, cuando derribó a Fury la primera de dos veces en su primer combate.

"Salí lento. Aceleré mis golpes. No me quedé quieto. Estaba demasiado indeciso", dijo Wilder después de la primera pelea. "Empecé a tirar la mano derecha de más y no pude adaptarme”.

"Estaba apurando mis golpes. Es algo que normalmente no hago. Estaba forzando mis golpes demasiado en lugar de ser paciente y esperar", agregó.


Cuando Otto Wallin peleó contra Fury en 2019, sintió que su estrategia era sólida. Wallin creó dos cortes alrededor de los ojos de Fury y con 6 pies 6 pulgadas de estatura no presentaba una diferencia de tamaño como otros boxeadores. Wallin tenía la velocidad de la mano para mantenerse con Fury y decidió antes de la pelea que no podía entrar con demasiada mentalidad defensiva.

El corte en el tercer asalto sobre el ojo derecho de Fury llevó a Wallin a pensar que la pelea podría detenerse en algún momento. No fue así, y Fury remontó para llevarse una decisión.

"Él vino por mí en la segunda mitad de la pelea, por lo que no estaba usando su altura o alcance", dijo Wallin. "Más su peso y poder".

Si un peleador cree que hay un área que descifró, Fury deduce qué funciona y qué no, y cambia de estrategia a mitad de la pelea. Por lo general, un peleador tiene resistencia o corazón. De vez en cuando tienen ambos. Fury remontando contra Wallin, Wilder y John McDermott le brindó a los oponentes en diferentes etapas de su carrera una ventana a lo que hará para ganar.

"Tiene un valor increíble", dijo McDermott. "Sus ojos se pusieron en blanco cinco o seis veces cuando lo golpeé y la mayoría de la gente habría agarrado, pero él simplemente respondió peleando".

Incluso si lastimas a Fury, él está haciendo ajustes. Si te sincronizó, no importará lo que haga un oponente porque Fury podrá contrarrestarlo.

"Por supuesto que su alcance es inmejorable, pero es la forma en que tira", dijo Jared Anderson, un peso pesado en ascenso y compañero de entrenamiento de Fury que peleará en la cartelera el sábado. "Puede lanzar fuerte y rápido. Puede lanzar un fuerte jab. Tiene una variación de un jab y es una combinación de golpes”.

"Él puede ir ahí boom-boom arriba, luego volver al cuerpo y luego para arriba hacia abajo. Confunde a la gente", añadió.

Su altura también crea ángulos poco convencionales para los golpes. Entonces, si un boxeador está acostumbrado a bloquear un jab desde un ángulo de un peleador más corto, Fury lo coloca en un lugar diferente. El alcance también puede adormecer a un oponente en una falsa sensación de casi comodidad. Durante su pelea contra Fury, hubo momentos en que Abell pensó que estaba a una distancia segura.

Entonces Fury conectó un puño, no uno con la intención de noquear a Abell, sino más bien como un recordatorio de que él también podía alcanzarlo allí.

"La mayoría de las personas, cuando las golpean, toman un respiro o dan un paso atrás", dijo Power. "Fury avanza y junta combinaciones masivas. Ni siquiera tienes un segundo para entrar en un modo, para hacer que tu cerebro cambie como 'oh, tengo una oportunidad aquí'”.

"Él te lo quita mental, físicamente, rápidamente".

Y cuando Fury vence a un oponente, a menudo es algo que se queda con el perdedor. Para algunos, como Swaby y Power, les llevó a trabajar como compañeros de entrenamiento de Fury. Para otros, ha sido un entendimiento de que el peleador con el que pelearon, a menudo en su ascenso, iba a ser algo especial.

En el caso de Abell, cambió por completo la forma en que se preparó. Cambió su forma de pensar sobre todo el deporte. Nunca antes se había enfrentado a alguien así. No lo ha hecho desde entonces. Decidió tener más compañeros de entrenamiento para futuras peleas para darle una apariencia diferente. Para ayudarlo a anticipar cualquier cosa que pueda presentar un peleador.

Eso comenzó por Fury.

"Esperen ver una lección de clase magistral", dijo Abell. "Porque sin importar cómo se vea, te está enseñando. Es como resolver un problema de matemáticas. Lo haces de una manera poco ortodoxa, pero aún así lo haces. Él boxea de una manera poco ortodoxa, pero aún así cumple su cometido".

Nick Parkinson también contribuyó a esta historia.