<
>

Tokio 2020: las grandes sorpresas que dejó el segundo día de acción

play
Diego Schwartzman arrancó con victoria en Tokio (0:48)

El argentino venció al peruano Juan Pablo Varillas en la primera ronda. También ganó el colombiano Daniel Galán. En cambio, Francisco Cerúndolo, Facundo Bagnis y Federico Coria se despidieron. (0:48)

Terminó el segundo día de acción en los Juegos Olímpicos y, además de las victorias que a priori se esperaban, hubo algunas grandes sorpresas que significaron la temprana e inesperada vuelta a casa para varios tenistas. Sin dudas, la más resonante fue la eliminación de Ashleigh Barty, la N°1 del mundo.

La australiana no estuvo en su mejor nivel y cayó en manos de la española Sara Sorribes Tormo en sets corridos por 6-4 y 6-3. Por primera vez en la historia del tenis femenino en los Juegos Olímpicos la primera cabeza de serie es eliminada en 1ª ronda. Increíble.

En el cuadro masculino, la derrota del ruso Andrey Rublev también resonó bastante fuerte. Es que se medía ante Kei Nishikori, un rival que siempre es peligroso pero que, a sus 31 años y ubicado como 69° del mundo, ya no atraviesa su mejor momento tenístico. Finalmente, el japonés se llevó el pase a segunda ronda tras un sólido 6-3 y 6-4.

A su vez, el australiano Max Purcell sorprendió a Felix Auger-Aliassime y, luego de un 6-4 y 7-6 (2), le bajó un representante a Canadá en Tokio. Por su parte, Gael Monfils también tuvo un temprano regreso a casa: perdió ante Ilya Ivashka por 6-4, 4-6 y 7-5 y se despidió de los Juegos.

En la rama femenina, Ekaterina Aleksandrova, de Rusia, fue la encargada de arruinarle la fiesta a Elise Mertens, que cayó por 4-6, 6-4 y 6-4. Asimismo, la experimentada Carla Suárez Navarro sigue dando pelea: a sus 32 años, venció a Ons Jabeur, la 23ª del mundo, por 6-4 y 6-1.

Y por último, otra derrota resonante fue la de Jelena Ostapenko ante Elena Vesnina. La rusa de 34 años batió a la joven de 24 tras un 6-4, 6-7 (2) y 6-4 y se metió en la siguiente instancia.

Así, el cuadro de Tokio poco a poco empieza a abrirse y a dejar algunas sorpresas a medida que avanzan los partidos.