<
>

Cómo consagrarse campeona de Grand Slam en 7 horas...

play
¡Sueño cumplido! Barty, reina en el Australian Open (5:31)

La local derrotó a Danielle Collins por 6-3 y 7-6 (2) para convertirse en la nueva campeona del Slam oceánico. Se trata de su tercera corona de Grand Slam. (5:31)

Está bien. Se le escaparon unos ingratos minutos (exactamente 35) a esas siete horas pero es magnánimo lo que logró Ashleigh Barty en el Abierto de Australia 2022. Difícil de igualar. Difícil de comprender.

Porque el camino a la final no tuvo espinas para la campeona y solo Danielle Collins la exigió al máximo, como debía ser, al punto que le quebró en más de una oportunidad el servicio (solo Amanda Anisimova lo había logrado en octavos de final), la llevó al único tiebreak del torneo y realmente la superó durante unos cuantos minutos. No le alcanzó.

El derrotero de Barty comenzó con Lesia Tsurenko, que había llegado desde la qualy, y la despachó con un contundente 6-0 y 6-1 en 54 minutos. En segunda ronda le tocó la italiana Lucia Bronzetti y el trámite le costó solo un juego más: 6-1 y 6-1 de nuevo en menos de una hora (fueron 52 minutos). La tercera ronda fue ante otra italiana, Camila Giorgi. Era lógico pensar que éste sí sería un partido algo más duro, pero el resultado no tanto: 6-2 y 6-3 en una hora y un minuto.

El partido de octavos de final fue, por decirlo de algún modo, el más duro hasta la definición: la estadounidense Anisimova le arrebató siete games y fue la que más tiempo le llevó para ganar: 6-4 y 6-3 en una hora y 14 minutos. Ya en los cuartos de final, lejos de ponérsele más difícil, volvió a lo que fueron las primeras rondas y aplastó a Jessica Pegula, por 6-2 y 6-0. Llegó así a la semifinal, en la que se enfrentó a otra norteamericana, Madison Keys, a quien pulverizó con un inapelable 6-1 y 6-3. Lo dicho, en el último encuentro batió a Collins por 6-3 y 7-6 (2) en una hora y 29 minutos. Ni más, ni menos.

La primera mujer australiana en ganar en casa desde Chris O'Neill en 1978, es decir 44 años después, cedió solo 30 games en todo el torneo (promedio de 4,2 por partido) y no perdió sets.

Además, es la séptima tenista de la Era Abierta en ganar Grand Slam en tres superficies distintas: polvo de ladrillo, cemento y césped. ¿Las otras? Chris Evert, Hana Mandlikova, Martina Navratilova, Steffi Graf, Serena Williams y Maria Sharapova.